Granada

Un estudio con científicos de Granada revela la importancia de la leche en las pautas dietéticas

  • Los resultados indican que los niños consumidores de leches adaptadas o de crecimiento muestran una mejor adecuación a las ingestas recomendadas de proteínas, grasas e hidratos de carbono

Imagen de archivo de una niña mientras come. Imagen de archivo de una niña mientras come.

Imagen de archivo de una niña mientras come. / R. G.

El estudio EsNuPI (Estudio Nutricional en Población Infantil Española), de las Fundaciones Española de la Nutrición (FEN) e Iberoamericana de Nutrición (FINUT), ha revelado que los niños que consumen leches adaptadas a su edad cumplen mejor con las pautas dietéticas recomendadas.

Este estudio ha analizado la ingesta de energía y macronutrientes y las fuentes alimentarias en niños de 1 a 10 y ha revisado su adecuación a las recomendaciones internacionales al comparar una muestra de población general consumidora de leche de vaca y otros animales como referencia, con otra consumidora de leches adaptadas.

La investigación, en cuya dirección ha participado Ángel Gil, catedrático de la Universidad de Granada y presidente de Finut, concluye que los niños españoles tienen una ingesta diaria de energía adecuada, aunque los aportes de las proteínas y las grasas son mayores a los recomendados y hay un porcentaje importante que no alcanza las ingestas mínimas recomendadas de hidratos de carbono.

Según los resultados, la ingesta de energía se considera adecuada tanto en la muestra de referencia (1.484 kcal/día) como en la muestra de niños consumidores de leches adaptadas (1.375 kcal/día), aunque en estos últimos es ligeramente inferior.

En relación con las recomendaciones indicadas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), la adecuación de la ingesta de energía se corresponde con el 113 % en el caso de la muestra de referencia y con el 120 % en el caso de los consumidores de leches adaptadas. Según las recomendaciones del IoM (Institute of Medicine), el porcentaje de niños que alcanza las ingestas de energía fue mayor entre los consumidores de leches adaptadas (93,4%) frente a la muestra de referencia (84,0%).

La recomendación internacional para el consumo de hidratos de carbono es que éstos proporcionen entre el 45%-60/65% de la energía total ingerida por los niños. Según se observa en la población del estudio, este macronutriente es el que más contribuye a la ingesta energética en las dos muestras y en ambas se sitúa dentro de los niveles recomendados, siendo el porcentaje mayor entre los consumidores de leches adaptadas (46,7%) que en los niños de la muestra de referencia (45,4%).

Los autores del estudio observaron, además, que el porcentaje de niños que está por debajo de las recomendaciones es significativamente inferior entre los niños consumidores de leches adaptadas, concretamente del 39,3% frente al 47,8%.

El estudio ha sido el primero en proporcionar información sobre las fuentes alimentarias en los niños de este rango de edad en España, observándose que los grupos de leche y productos lácteos, cereales, carne y derivados, aceites y grasas, productos de panadería y pastelería, frutas y verduras contribuyeron aproximadamente el 80% de la ingesta total de energía en ambos grupos.

Sin embargo, la muestra de referencia presentó una contribución energética significativamente mayor aportada por cereales, carne y productos cárnicos, productos de panadería y pastelería y alimentos precocinados, mientras que los niños consumidores de leches adaptadas mostraron un consumo mayor de energía a través de leche y productos lácteos, frutas y huevos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios