Social

Las familias desalojadas de la Azucarera de San Isidro no aceptan la oferta del Ayuntamiento de Granada

  • Han sido acogidas en las viviendas de otros familiares para evitar separarse, que era la opción temporal ofrecida por Servicios Sociales

  • Se concentrarán esta tarde en la Plaza del Carmen para visibilizar su situación, en un acto coordinado por Médicos del Mundo

Agentes de la Policía Nacional y Local custodian el acceso a la azucarera de San Isidro esta mañana Agentes de la Policía Nacional y Local custodian el acceso a la azucarera de San Isidro esta mañana

Agentes de la Policía Nacional y Local custodian el acceso a la azucarera de San Isidro esta mañana / Álex Cámara

Cuando llegaron ya no estaban allí. Ante la inminente ejecución de la orden judicial de desalojo que pesaba sobre ellas, las cuatro familias que ocupaban un inmueble dentro del recinto de la Azucarera de San Isidro abandonaron de forma voluntaria el lugar antes de que se presentase un fuerte contingente de Policía Local y Nacional, compuesto por varias cerca de medio centenar de agentes mas técnicos judiciales y del Ayuntamiento de Granada.

A las 9:00, hora señalada para la actuación en el recinto, declarado como Bien de Interés Cultural (BIC), las fuerzas de seguridad llegaron a la explanada exterior de la Azucarera sin encontrarse en su interior a ninguna de las cuatro familias en situación de riesgo de exclusión social que habitaban una de las casas. Ni rastro de las 42 personas, entre ellas 15 niños, algunos bebés, que desde el pasado octubre tenían allí su morada. Así se ha evitado cualquier tipo de enfrentamiento.

Las cuatro familias no han aceptado la ayuda ofrecida ayer por los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Granada, que consistía en albergar a las mujeres y los niños en Ocrem, una asociación que atiende a personas en riesgo de exclusión social, y a los hombres en el albergue Madre de Dios, gestionado por Cáritas. De esta forma, las personas desalojadas de la azucarera se han acomodado de forma temporal en viviendas de otros familiares para así no separarse.

No ha hecho falta la intervención policial ya que las 42 personas abandonaron San Isidro de forma voluntaria durante la noche

Los agentes se encontraron con un panorama desolador, una huida a marchas forzadas en la que las familias recogieron lo que pudieron. Un carricoche en mitad de los matorrales, un triciclo de juguete, alguna prenda aún extendida en los ventanales, y la mochila escolar de uno de los menores que se habían olvidado. El fuerte despliegue, compuesto por 25 Policías Locales de Granada y cerca de una treintena de la Nacional, ha llamado la atención de algunos vecinos y de los trabajadores de las empresas cercanas.

Los agentes, durante la inspección de las instalaciones, se encontraron en su interior con una persona sin relación con las familias desalojadas, pero que ha sido detenido al tener una requisitoria judicial por un delito, ha informado la Policía Local.

Una persona que vivía dentro de la azucarera, y sin relación con las familias desalojadas, ha sido detenida al tener asuntos pendientes con la justicia

Sí estuvieron presentes a la llegada de los agentes las mujeres del clan familiar desalojado, que observaron desde la distancia las pesquisas de los agentes y las actuaciones de los técnicos municipales. Se localizaron varios enganches, tanto a la red de aguas como eléctrica. No estuvieron presentes los hombres en ningún momento, y tampoco de los menores, acogidos en la cercana Ciudad de los Niños.

Voluntarios de la ONG Médicos del Mundo atendieron a estas mujeres como llevan haciendo desde que tuvieron conocimiento de que estas familias ocupaban una de las casas del complejo de la azucarera. Esta tarde han convocado una concentración a las puertas del Ayuntamiento de Granada para visibilizar su situación y exponer la falta de acceso a una vivienda en la ciudad. Será a las 18:30 horas. Mañana también tienen pensado aparecer en el Pleno Ordinario del Consistorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios