Oposiciones en Educación

La granadina que batió a 29.035 opositores

  • Rosario Tinaut consigue la nota más alta de toda Andalucía en las pasadas oposiciones a maestro gracias a un imbatible 9,9466

Rosario Tinaut, con su bebé, Darío. Rosario Tinaut, con su bebé, Darío.

Rosario Tinaut, con su bebé, Darío. / Carlos Gil

“Ha sido duro”. Es el resumen de los últimos meses de la granadina Rosario Tinaut Santas. Opositora, interina, madre, tiene ya en la mano una de las 3.800 plazas convocadas por la Consejería de Educación y Deporte de la Junta. Y la tiene cogida con la fuerza que da haber obtenido la mejor nota de toda Andalucía en todas las especialidades que se ofertaron. Un 9,9466 que supone una “recompensa” al trabajo de los últimos años.

Reconoce que estuvo a punto de abandonar.“Pensé en tirar la toalla, que no podía con esto”, pero sacó la cabeza. Alega que buena parte de la responsabilidad de esto recae en su familia y en su pareja, José. Llegó el embarazo –postergado hasta ahora por el nomadismo al que obliga ser interina del sistema educativo andaluz–, el nacimiento de Darío y la convocatoria del pasado mes de junio. Tras meses de preparación, Tinaut afrontó el examen escrito, del que salió “contenta, me salió un tema que controlaba”. “No deja de ser mitad suerte, mitad lo que estudias”, reconoce.

Suma más de siete años como docente interina en centros de media Andalucía

Después llegó la parte oral. “Siempre se sale pensando que se puede mejorar”. La nota de las dos pruebas, asegura, le sorprendió. Un 9,9110 que redondeó con un 10 del baremo. En total, un 9,9466 que la coloca como la mejor en su especialidad, Educación Primaria, y, en términos globales, como la nota más alta en todas las especialidades convocadas este año en Andalucía. "Quiero agradecer al tribunal número 58 la atención prestada".

En toda la comunidad se presentaron a las pruebas convocadas por la Junta 29.036 opositores, que optaron a 3.800 plazas repartidas en las especialidades de Inglés, Francés, Infantil, Primaria, Educación Física, Música, Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje. En Primaria la ratio era de 17,5 opositores por cada una de las 505 plazas convocadas. Sólo en Granada se presentaron en esta especialidad 1.080 opositores, mientras que en toda Andalucía fueron 8.855 los que intentaron acceder a una vacante de maestro de Primaria. En la provincia, según los datos facilitados por la delegación territorial de Educación, se presentaron a las pruebas 3.777 opositores.

Tinaut reconoce que “he dormido poco” y que ha aprovechado al máximo el tiempo que le dejaba su bebé para estudiar. Así, entre siesta y siesta, y la ayuda de “mi familia y pareja”, pergeñó un nuevo asalto a la plaza de maestra que hasta ahora se había resistido pese a sus excelentes calificaciones. Ha sido siete años y medio de interinidad en los que ha debido encajar formación, oposiciones cada dos años y el trabajo itinerante. Desde Almería a Málaga.Desde Jaén a Sevilla. “Estas han sido las quintas o sextas oposiciones” a las que se ha presentado.En la última convocatoria de la Junta, hace dos años, al no salir de su especialidad, optó por presentarse en la de Pedagogía Terapéutica.

En toda Andalucía se presentaron 29.036 opositores que optaron a 3.800 plazas

Empezó a trabajar como docente tras conseguir un 9,98 en sus segundas oposiciones. No consiguió plaza. Para obtener un puesto de funcionario de carrera es casi requisito imprescindible contar con tiempo de servicio. No era el caso de Rosario.En su primer intento rozó el 9 y no llegó a trabajar. Ahora, con el bagaje que dan siete años y medio de interina reconoce que lo suyo es ser maestra. “Tengo mucha vocación”. Reconoce que, si no fuera así, “se tira la toalla. Renuncias a muchas cosas” por estar dentro del sistema y luchar por una plaza. Así, asegura que lo mejor de estos años “es mi trabajo, me gusta mi profesión”. “Lo peor es estar fuera de casa, estar separados”, recuerda de esta etapa.

En este último año la renuncia ha sido doble.Además de encadenarse al temario, ha sido madre. Rosario, que hizo Magisterio y se licenció en Pedagogía en la Universidad de Granada, asegura que ha renunciado a tener “vida social”. Ha contado con dos preparadores, Antonio Romero y Francisco de Paula García Reguero. “Estoy muy contenta con ellos, han sido muy buenos formadores”. La preparación tuvo que ser, desde el nacimiento de su hijo el pasado mes de febrero, a distancia.

Sobre el sistema de acceso a la función pública, Tinaut reconoce que “es mejorable”. Apunta a que la suerte es un factor clave y que también depende del nivel económico del opositor. En estos años, ha compaginado el trabajo como maestra y el temario de oposiciones con sacarse el B2 en Inglés, afrontar un máster en Neuroeducación, realizar cursos de formación y prepararse en academias. Comenzó en la 2 Motivos, con María del Mar Romera. “Esto es una carrera de fondo”, arguye.

“Sí es verdad que hay que demostrar el nivel a la hora de desarrollar un tema, pero hay otras maneras de hacer un examen de oposición”, argumenta. “No sé si tipo test o no, pero sí es mejorable”, concluye la granadina, que también alega que el actual formato es “evidentemente muy subjetivo”.

El entorno también ha sido clave. “Somos una familia de opositores”. Algo que ha ayudado a encontrar comprensión en los momentos de tensión y ante la proximidad de las pruebas. También ha podido ayudar el hecho de que Tinaut, desde los 17 años, ha sido capaz de compaginar trabajos con estudios.Resume su currículo en un “he hecho de todo”, desde socorrista a monitora.

Ahora afronta el que será su año de prácticas. Será una de las 3.800 nuevas maestras –un altísimo porcentaje de opositores en este cuerpo son mujeres– que se incorporarán a partir de septiembre al sistema educativo andaluz con plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios