Investigación en el club rojiblanco

El espionaje del Granada CF, de asunto interno a caso judicial

  • La Policía remite el atestado al juzgado para la posible apertura de diligencias de una investigación penal

  • Los investigadores han solicitado al juez instructor que se dicte orden de secreto sumarial

Las oficinas del Granada CF en el estadio Nuevo Los Cármenes Las oficinas del Granada CF en el estadio Nuevo Los Cármenes

Las oficinas del Granada CF en el estadio Nuevo Los Cármenes / Carlos Gil

La Policía Nacional ha remitido a los Juzgados de Granada un oficio con el atestado policial y los datos recabados hasta el momento sobre la investigación abierta en torno al espionaje denunciado por el Granada Club de Fútbol. Todo ello para la posible apertura de diligencias de una investigación, si así lo estima el juzgado al que corresponda el asunto por turno de reparto.

En dicho oficio, la Policía ha solicitado que el juez dicte orden de secreto sumarial una vez se abran las diligencias oportunas. Según ha podido saber Granada Hoy, no se descarta que en las próximas horas se produzca alguna detención –hasta la noche de ayer no se había producido ninguna–, así como que se vuelva a las oficinas del Granada CF ya que aún faltarían dependencias por registrar en busca de más material de espionaje.

La noche del domingo, Granada Hoy avanzó en su web que el Granada CF había sido víctima de un espionaje. En concreto, se habían encontrado cámaras y micrófonos que formaban toda una red de vigilancia en despachos de altos cargos del club, algo que se desconocía desde la directiva.

A tenor de este hallazgo, que se produjo hace aproximadamente dos semanas, el club comenzó a indagar sobre quién podría estar detrás de estos hechos. El miércoles 31 de diciembre el informático del club fue despedido y se suspendió de empleo y sueldo al jefe de seguridad de la entidad.

Tras ello, el Granada CF emitió una circular interna a través de correo electrónico en la que se informaba sobre las medidas que se habían tomado respecto a estos trabajadores, así como que se notificase cualquier tipo de extrañeza que encontrasen al usar los teléfonos del club.

En el correo también se indicaba que estas dos personas tenían prohibido el acceso al estadio Nuevo Los Cármenes, a consecuencia de lo ocurrido. Cinco días más tarde, el pasado lunes 5 de noviembre, el club tomaba la decisión de despedir al jefe de seguridad.

El pasado domingo, cuando los medios de comunicación llegaron al estadio Nuevo Los Cármenes se encontraron que las contraseñas de las redes Wifi de la entidad habían sido modificadas. Algunos se extrañaron de que el Granada CF hubiese realizado esta acción, ya que todos dependen de la conexión para trabajar y a 20 minutos de que comenzara el encuentro, aún no se habían notificado las nuevas claves: se hizo a las 11:42 horas –el partido arrancaba a las 12:00 horas– a través de un mensaje en el grupo de Whatsapp que el club comparte con la prensa. El motivo del cambio estaba relacionado con el espionaje.

Se cambiaron todas las claves de las redes Wifi de las dependencias del club

Los dos trabajadores despedidos eran personas de confianza de la actual directiva y llegaron al club contratados por el que fuese director de infraestructuras y operaciones del Granada CF, Ángel González Segura, que fue cesado este verano. Meses antes, González Segura se había dado de baja tras declarar ser víctima de “acoso laboral”.

La red de espionaje se encontraba en varios despachos como el del director general, el gerente deportivo o el actual director de operaciones. Si bien, según pudo saber este diario, los dos cesados –el informático y el jefe de seguridad– mantienen que las cámaras que ellos controlaban eran legales, pese a que desde la directiva no se tuviese constancia de algunas de ellas.

Esta versión es contradictoria ya que, según indicaron a Granada Hoy fuentes cercanas al club, pese a existir una red de vigilancia en diversas salas de las dependencias de la entidad –tanto en Los Cármenes como en la Ciudad Deportiva– que sí están legalizadas, no existía ningún tipo de vigilancia dentro de los despachos de los altos cargos del club.

Tras saltar la noticia, pasado el mediodía de ayer, el Granada CF emitió un comunicado en el que confirmó “la aparición de determinados dispositivos” en sus oficinas.

Las cámaras también han aparecido en despachos de la Ciudad Deportiva Las cámaras también han aparecido en despachos de la Ciudad Deportiva

Las cámaras también han aparecido en despachos de la Ciudad Deportiva / Carlos Gil

En el comunicado, informó que se ha puesto en marcha “una investigación, tanto interna como externa” sobre este espionaje. Asimismo, expresaron “su máxima confianza en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que están llevando a cabo dicha investigación”, ante lo que pidieron el “máximo respeto en aras de la confidencialidad y con el propósito de no enturbiar dicho proceso”.

Asimismo, el Granada CF confirmó que desde la entidad “no se harán declaraciones al respecto sobre este asunto hasta que los hechos queden esclarecidos”.

Fuentes cercanas a la investigación afirmaron a este diario que no se descartan detenciones, así como que aún faltan varias dependencias del Granada CF por registrar en busca de más pruebas o elementos relacionados con esta red de espionaje.

Hasta el momento los investigadores han recopilado una decena de dispositivos en los despachos registrados, así como un ordenador desde el que se controlaba toda esta red de espionaje.

De momento, no hay confirmación de quién pueda estar detrás de este hecho, ya que se barajan varias hipótesis. Lo que sí afirman fuentes cercanas al Granada CF es el objetivo de esta vigilancia: recabar información con el fin de presionar a la directiva del club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios