Opinión|Manuel Olivares|Portavoz de Cs en el Ayuntamiento Granada necesita un presupuesto que transforme la ciudad

  • El Ayuntamiento sigue duplicando puestos y competencias en diferentes áreas con la consiguiente pérdida de recursos

  • Hay que mirar más por nuestros hijos y menos por nuestras diferencias

Manuel Olivares, portavoz de Cs en el Ayuntamiento. Manuel Olivares, portavoz de Cs en el Ayuntamiento.

Manuel Olivares, portavoz de Cs en el Ayuntamiento. / R. G.

Ni en su momento el PP ni ahora el PSOE han sido capaces de contener el gasto en un Ayuntamiento que está en un 5% (21 millones de euros) por encima de la media nacional, es decir, a cada granadino nos toca pagar cerca de 100 euros más que al resto de vecinos españoles para recibir los mismos servicios, o quizás peores. Todo ello tiene un claro origen que sabemos sin necesidad de ser premio Nobel de Economía: un modelo de gasto sobredimensionado difícil de contener fruto de numerosos enchufados, una administración propia de otro siglo, una mala gestión de recursos y una pésima gestión de cobros.

Desde Ciudadanos hemos planteado numerosas medidas para mejorar la gestión municipal y no solo acercarnos a la media nacional, sino ser una de las ciudades que se encuentre por debajo de la media. Pero para ello es necesario llevar a cabo una reducción drástica de puestos de libre designación, un control exhaustivo a empresas, una mejora de la administración (que sigue siendo del siglo XIX) y una reforma estructural del personal para adaptarla a un Ayuntamiento que debe no solo alcanzar la administración electrónica sino una administración inteligente.

Actualmente el Ayuntamiento de Granada sigue duplicando puestos y competencias en diferentes áreas con la consiguiente pérdida de recursos; sirva como ejemplo los informes técnicos contradictorios que, además de generar un gasto duplicado, suponen una parálisis del correcto funcionamiento de una administración pública. Todas las medidas han sido bloqueadas por los equipos de gobierno hasta la fecha porque, hasta ahora, ambos han estado cómodamente en sus poltronas viviendo de taparse las vergüenzas y de seguir contribuyendo a una gestión más propia de cortijos de amiguetes que de administraciones públicas transparentes y del siglo XXI.

Plaza del Carmen. Plaza del Carmen.

Plaza del Carmen. / R. G.

No es casualidad que tanto en 2015 el PP como recientemente el PSOE hayan presentado un borrador de presupuesto con más gastos que ingresos (por lo que no se le puede llamar presupuesto), convirtiéndose en un listado de gastos e ingresos que, para colmo, se han presentado descuadrados y donde el PSOE, en un esfuerzo de puro marketing, se ha superado al presentarlo sin los ingresos aprobados y a tan solo cinco meses de unas municipales, sin previos aviso y en total secretismo para filtrarlo a la prensa en una desleal y reprochable actitud de tomar por bobos a los granadinos, algo que solo puede venir motivado por la desesperación o la ineptitud.

En cualquiera de los casos les pasará factura, quizás de esas que no pueden pagar. Todo en un puro ejercicio de marketing para poder hacer anuncios de políticas populares y decir que no las pueden aprobar porque no les dejan desde Ciudadanos, algo muy similar a lo que hace su hermano mayor Pedro Sánchez.

Conseguimos sentar al resto de grupos de la oposición para presentar medidas reales que evitasen la previsible subida de impuestos

Durante el transcurso del período de ordenanzas fiscales, es decir, lo que marca los ingresos, desde el PSOE nunca hubo ni ha existido intención de negociación; se ven agotados y solo buscan titulares, escaparate y vender proyectos vacíos de contenido: marketing marca Paco Cuenca.

Desde Ciudadanos conseguimos sentar al resto de grupos de la oposición para presentar medidas reales que evitasen la previsible subida de impuestos a los granadinos. Lo hicimos sin mirar siglas, colores o ideología alguna y entendiendo que los granadinos deben estar por encima de cualquier partido, algo que todos repiten en sus declaraciones pero que, cuando se trata de los hechos, se demuestra que hay más políticos que políticas.

Sorprendentemente hay quienes todavía no entienden que el odio no cura cicatrices, si es que las tuvieron, y crean trincheras donde solo deberían existir medidas. Únicamente obtuvimos respuesta por parte del PP, donde sus aportaciones vinieron a sumar a las presentadas por Ciudadanos y donde uno se pregunta por qué nunca lo hicieron cuando ostentaban el poder hace escasos tres años...

En cualquier caso, nunca hemos sido de retrovisor, sino de mirar con perspectiva y con amplio rango de visión para alcanzar la transformación que necesita nuestra ciudad y el futuro de nuestros hijos. En Ciudadanos somos de crear puentes de comprensión y no muros de incomprensión.

Paco Cuenca con Baldomero Oliver como responsable de Economía se han presentado a la prensa con un borrador de presupuesto absurdo y vergonzoso que no cuenta con la firma de intervención, imposibilitado de pronunciamiento y que, como buen profesional, no lo puede hacer dado que se ha presentado sin cerrar los ingresos, descuadres y demás ‘errores’ propios de malos estudiantes que por desgracia provocan que Granada repita curso mientras otras capitales no solo aprueban, sino que sacan nota. El PSOE con Paco Cuenca ponen de manifiesto la carencia de plan y la falta de mayoría para sacarlo.

Desde que el PP decidiera, por su división interna tras la detención de Torres Hurtado por la UDEF, no cumplir con las exigencias firmadas con Ciudadanos y así permitir un alcalde socialista, culpando siempre a Ciudadanos y ocultando la realidad a los granadinos, hemos vivido tres años de anuncios de Paco Cuenca sin intención de cumplir ningún plan. Cada mes hemos sido testigos de titulares en medios, de fantásticos planes de progreso, decenas de planes que nunca se cumplen y que detrás de la foto y de los planes no hay nada. Aquello que los dichos populares llaman vendedor de humo.

Las consecuencias no se ven de forma inmediata pero se sufrirán a medio y largo plazo. Tres años de freno a Granada suponen un precio muy caro en pérdida de inversores, de proyectos y de progreso para una ciudad que no solo debe vivir del turismo, sino que debe ser una referencia en industria tecnológica y en desarrollo empresarial con un sistema universitario que solo necesita de capital privado y una institución que engrase el sistema para que emprender no sea una aventura de alto riesgo sino de apuesta segura. Desde Ciudadanos forzamos para la creación de la concejalía de Emprendimiento no para que forme parte de un organigrama sin organización, sino para que sirva de apoyo al desarrollo del tejido empresarial granadinos que únicamente piden que las instituciones no estorben.

En Ciudadanos no solo no queremos no estorbar; queremos impulsar, porque su impulso será el de nuestra ciudad y el de nuestros hijos, que podrán elegir si quedarse o no, cosa que hoy no deciden.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios