Crisis del Covid-19

Matrícula de honor en confinamiento

  • Dos jóvenes opositoras explican su rutina de estudio diario, cuentan cómo afrontaron ese periodo de adaptación de varios meses y dan consejos para sobrevivir en plena cuarentena

Marta Pérez se prepara las oposiciones para el Cuerpo de Gestión de la Administración Civil del Estado. Marta Pérez se prepara las oposiciones para el Cuerpo de Gestión de la Administración Civil del Estado.

Marta Pérez se prepara las oposiciones para el Cuerpo de Gestión de la Administración Civil del Estado. / M. L. R.

La declaración del estado de alarma, el pasado 15 de marzo, pilló a los españoles por sorpresa. Muchos recordaron su última cerveza en el bar de siempre, otros la penúltima tarde de paseo por el centro. Esa ficción llamada realidad se evaporó y con ella la rutina de todos. Sin embargo, algunos ya se habían enfrentado al confinamiento mucho antes de la crisis provocada por el coronavirus. Hablamos de los opositores, un colectivo acostumbrado a encerrarse en casa durante una larga temporada para aprobar los exámenes. Es el caso de Verónica Pérez, una joven de Salobreña inmersa en la preparación de las oposiciones de Secundaria (en concreto a la especialidad de Geografía e Historia).

"Hasta la aprobación del estado de alarma no veíamos el peligro, no iba con los opositores. La primera semana la vivimos con incertidumbre", reconoce la granadina, algo "más tranquila" desde que la Junta anunciara hace unos días que las oposiciones de Secundaria pasan a celebrarse en 2021 y que se compromete a mantener las 6.326 plazas ofertadas. Ella lo prefiere así: "Muchos ahora están pendientes de su familia porque tiene mayores a los que cuidar. No hay igualdad de condiciones entre los opositores". Aunque también piensa en "otras personas que lo han dejado todo por preparárselas; no se trata sólo de tiempo y de esfuerzo, sino de dinero. Hay que pagar las academias".

Antes de la crisis, la joven estudiaba todos los días de 8:00 a 13:30 y de 15:30 a 20:30. "Eso ha sido imposible mantenerlo. La semana pasada me la tomé de relax. A partir de hoy cambia mi tabla de estudios. Me la he modificado por completo. Sigo estudiando, pero a otro ritmo más relajado. Mi cabeza no responde. Quedan más de 15 meses", admite la opositora con clases online. "Quedamos una vez a la semana con el preparador, los viernes, y hacemos videollamada", explica. Su profesor les anima diciéndoles que "esta situación es una bolsa de oxígeno para ir mejor preparado".

Verónica Pérez estudia en su cuarto. Verónica Pérez estudia en su cuarto.

Verónica Pérez estudia en su cuarto. / V. P.

Los primeros meses de encierro para estudiar, relata Pérez, fueron "muy duros". "Lo pasé fatal. Fue en septiembre. Muchos se habían ido de viaje, otros seguían en la playa. Tardé dos meses en acostumbrarme a mi nuevo ritmo de vida dedicado a las oposiciones. Ahora todo el mundo está igual", declara. Lo mejor, dice, es "no pensar". "Uno se tiene que mentalizar que esto es lo que tiene que hacer. Al final te acostumbras. No puedes pensar qué estaría haciendo yo ahora porque te autocastigas. A mí se me pasaban los días volando cuando estudiaba. Estaba súper entretenida. La única manera de sobrellevar esto es entretenerse, hacer deporte, ponerte series y hacer videollamas a tus seres queridos", resume.

La alumna se ha puesto Disney +, sigue series como La chica del cable y La casa de papel; e incluso juega al parchís con sus amigos a distancia. Con sus compañeros de oposiciones no para de hablar. "Hacen juegos, mandan imágenes de arte para adivinar. No paran. También es una putada porque hay gente con hijos que necesita trabajar", vuelve a insistir.

Marta Pérez Arias, madrileña afincada en Granada con el Máster Erasmus Mundus en Estudios de las Mujeres y de Género de la UGR, se prepara las oposiciones para entrar al Cuerpo de Gestión de la Administración Civil del Estado. "Estoy más relajada respecto a los horarios. Antes estaba el día entero encerrada en casa y normalmente intentaba acabar antes para salir a relajarme fuera. Ahora los horarios se han desplazado. Da igual a que hora acabe porque no puedo salir fuera", cuenta. Respecto al aplazamiento de las oposiciones, opina que "no le vendrá bien a personas que no ingresan y necesitan trabajar todo esos meses".

Para la graduada en Sociología, es "súper importante crearse una rutina o ponerse objetivos diarios y realistas". "No puedes proponerte hacer una hora y media de deporte cuando nunca antes lo habías hecho. Quizá 20 minutos si lo cumples. Eso te ayuda a ganar confianza y optimismo", destaca. Marta también habla de "cumplir con los horarios".

"En nuestro caso es fundamental. Si tienes que estudiar, te pones cuatro horas y lo cumples. Poco a poco. Si no, te frustras. Eso lleva a periodos de estrés. Hay que adaptarse a esos horarios gradualmente", reflexiona. Su rutina de estudio continúa igual. "Lo normal es estudiar seis días a la semana, pero empecé con cinco. Primero eran seis horas al día y poco a poco lo vas incrementando. Ahora mismo estudio ocho horas cada día, seis veces a la semana", explica.

Entre las recomendaciones está la de "ser paciente con uno mismo". "Hay que ser así porque esta crisis puede derivar en situaciones de ansiedad. Hay que ser conscientes de nuestros logros y de conocernos a nosotros mismos. Estar en casa las 24 horas si no estás acostumbrado es muy duro. Hay un periodo de adaptación. En la cuarentena no tenemos un periodo de equis meses de adaptación. Así que poco a poco. No hay que martirizarse", aconseja. La opositora tampoco se permite ver series nuevas. "Me pongo capítulos de Friends de 20 minutos. Me ayuda a estar distraída", desvela.

La joven hace deporte cada día. "Si estás en casa y no te puedes mover, te apalancamos. Nuestro cuerpo lo sufre. Estamos más cansadas. Afecta muchísimo a nuestro cuerpo, nuestro estado anímico y nuestras ganas de hacer cosas. Mentalmente es súper importante para liberar estrés. No tienes que practicar un deporte extremo para estirar y moverte un poco. Puede ser yoga o pilates", sugiere.

Pérez estuvo con "mucha ansiedad" la primera semana de confinamiento. "Te sobreviene y no tienes ni idea de como hacer nada. En vez de estudiar ocho horas, le dedicas cuatro horas. Es una situación que no sólo te afecta a ti. Todo el mundo debe darse un tiempo para entender las cosas y sacar provecho de las mismas. Ahora estoy bien y puedo aprovechar la jornada al completo", declara. Matrícula de honor en confinamiento para estas opositoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios