Ampliación de la Facultad de Derecho

¿Qué pasó con la antigua comisaría de la calle Duquesa?

  • Un inversor planteó rehabilitar a cambio de la cesión durante 30 años de un inmueble para residencia estudiantil

  • Puertas y ventanas se cerraron hace un año con planchas metálicas para evitar que accedieran okupas

Fachada de la antigua Jefatura Superior de Policía Nacional, en la calle Duquesa. Fachada de la antigua Jefatura Superior de Policía Nacional, en la calle Duquesa.

Fachada de la antigua Jefatura Superior de Policía Nacional, en la calle Duquesa. / R. G.

De comisaría de la Policía Nacional a residencia estudiantil. De ampliación de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada a casa okupa. Los dos inmuebles de la calle Duquesa, en pleno centro de la ciudad, siguen a la espera de su rehabilitación y, mientras ésta llega, se asientan como un elemento singular dentro del mapa urbano. El decano de la Facultad de Derecho, Miguel Olmedo, recuerda en la presentación de la guía académica –que puede consultarse en la página web del centro– que “el proyecto de ampliación a través de los edificios de la calle Duquesa todavía no acaba de arrancar”. Señala el decano en el mismo documento que “desde que en el año 2012 se adquirieron las dos sedes de la antigua comisaría, y debido a los problemas presupuestarios que ha padecido la Universidad, no se han podido rehabilitar y destinar su uso a paliar las muchas necesidades de espacio que tienen los distintos departamentos de la Facultad de Derecho”.

“El proyecto de ampliación a través de los edificios no acaba de arrancar”, se señala en la guía para este curso

Sobre su futuro, se señala que “su reforma y adaptación” se han incluido en “el plan cuatrienal de inversiones, existiendo un borrador del proyecto”. Según se indica en la guía, y con ese borrador como referencia, la rehabilitación de la antigua comisaría permitiría que el centro sumara “en torno a cien puestos de trabajo, y algunos seminarios que servirán para poder realizar diferentes actividades docentes y de investigación que no requieran grandes dimensiones”. La reflexión del decano sobre los planes para el inmueble terminan con un deseo: “Esperemos que no tarde mucho en materializarse esa necesaria ampliación de espacios de trabajo que proporcionará a muchos investigadores y profesores de la Facultad una zona de trabajo digna”. La compra del inmueble coincidió con el inicio de la restricción de inversiones en infraestructuras por parte de la Universidad de Granada. El decano señala que el pasado año se hubo de intervenir en el inmueble para sellar con chapas metálicas puertas y ventanas ya que se había detectado la presencia de okupas en el bloque. La falta de recurso llevó a buscar como solución la participación de la iniciativa privada, opción que finalmente no cuajó.

El edificio de la calle Duquesa número 15 –sede de la antigua Jefatura Superior de la Policía Nacional en Granada– se levanta sobre 990 metros cuadrados de solar, según la información publicada en la página web del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. El inmueble cuenta con 3.474 metros cuadrados construidos y salió a la venta en el año 2009 por un precio de 4,3 millones. Nadie lo adquirió. En 2010 se rebajó el precio de compra hasta los 3,2 millones. Tampoco hubo comprador en ese momento. En 2011 se subastó de nuevo, esta vez por 2,4 millones de euros. Finalmente la Universidad adquirió el inmueble por 1,9 millones, menos de la mitad de lo que se pidió en un primer momento.

En 2009 el inmueble salió a subasta por 4,3 millones. En 2012 se adquirió por 1,9

El problema, una vez adquirido el edificio, era la rehabilitación. El decano de Derecho señala que se barajó la posibilidad de que un inversor privado colaborase con la reforma. Así lo expuso hace dos años en su discurso con motivo de la festividad de San Raimundo de Peñafort. En aquel momento se trabajó sobre la opción de que una empresa corriera con los gastos de la remodelación de los edificio y, en contraprestación, explotase como residencia estudiantil uno de ellos durante un periodo de 30 años. Una vez finalizado este periodo, el inmueble sería para uso de la Universidad. Aquello finalmente no se cerró.

Según el plan de infraestructuras previsto para los próximos cuatro años, la intervención de reforma del inmueble tendría un coste de 2,4 millones de euros. El edificio también se empleará, según los planes del Rectorado, para aliviar los problemas de espacio de la Facultad de Traducción e Interpretación, también en el campus centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios