Granada

Los promotores del teleférico dicen que se rechaza por interés electoral

  • Entienden que la cercanía de las autonómicas ha sido clave para que Medio Ambiente rechace el proyecto · Sugieren que algún partido es rehén de intereses ajenos a la defensa de la naturaleza

Comentarios 1

"La cercanía de las elecciones generales y autonómicas no ha hecho sino perjudicar a este proyecto. Quizás en su momento podamos conocer el verdadero porqué de la declaración negativa de impacto ambiental y descubrir si realmente algún partido político es rehén de otros intereses que no sean los de la protección de la Naturaleza".

Estas dos contundentes frases están extraídas de la declaración oficial realizada ayer por el presidente de la sociedad Teleférico Sierra Nevada SA, Juan Antonio López, en relación al dictamen hecho público el pasado miércoles por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, que no dio el visto bueno al proyecto de unir Granada y Pradollano por medio de un teleférico porque lo considera inviable desde el punto de vista medioambiental.

Por medio de un amplio comunicado, López, que asegura no haberse pronunciado antes porque el informe de la Junta le llegó ayer mismo, refuta algunos de los argumentos empleados por la Junta e insiste en que el teleférico es un proyecto viable, con un interés social "claro y manifiesto" y que podría haber superado el filtro medioambiental con una serie de "ajustes" que los promotores nunca se han negado a realizar.

Pero la política, explica el empresario, se ha puesto por encima de cuestiones como "el desarrollo de esta provincia, la creación de riqueza, de empleo y de futuro para muchos". Todo se ha supeditado "a los intereses electorales de los dos partidos que pugnan por ganar las elecciones".

A continuación, la cabeza visible del grupo de empresarios favorable a la infraestructura rebate datos como que ésta suponga "un atentado" contra la flora y la fauna de Sierra Nevada. Insiste en que nunca se negó a "cuantas modificaciones fueran precisas en el trazado" y recalca que la propia Consejería de Obras Públicas puede atestiguarlo.

"Si la administración autonómica hubiera buscado el consenso, lo habría podido hacer, pero lamentablemente optará por la salida más fácil: la de la prohibición", agrega, adelantándose en cierto modo a los acontecimientos porque Obras Públicas aún no ha dicho la última palabra sobre su autorización, si bien ya ha sugerido que no le dará el visto bueno.

Niega Juan Antonio López que la cifra aportada por Obras Públicas -el teleférico sólo reduciría en un seis por ciento el tráfico en la carretera a Sierra Nevada- y, sin dar un dato alternativo, sí se pregunta si es "mejor alternativa la actual, que se congreguen más de diez mil vehículos cada fin de semana en la estación de esquí y una amplia zona de influencia. Nosotros, como dicta el sentido común, creemos que no".

El promotor admite que el teleférico generaría un impacto visual -que también causan los aerogeneradores que proliferan en la provincia, matiza- pero opone a eso que es un transporte no contaminante. "¿Es más importante la contaminación visual o la atmosférica?", inquiere.

En cuanto a la falta de viabilidad económica del proyecto, López recuerda que son los empresarios los que se juegan su dinero y que los estudios económicos que éstos han realizado "avalan el futuro" de la infraestructura. "No entiendo el interés de ecologistas y particulares en desmontar lo que es irrefutable. El teleférico es, también, un buen negocio a largo plazo, como lo es en países como Austria, Suiza, Canadá o Estados Unidos. ¿Quién se ha molestado en escudriñar los estudios que avalan lo que afirmo?", finaliza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios