Tribunales

La secretaria de Torres Hurtado en el juicio del Serrallo: “El alcalde no sabía usar el ordenador”

  • La testigo confirma la versión del exregidor sobre su falta de competencia en determinados asuntos municipales, en especial de Urbanismo

La secretaria de Torres Hurtado en el juicio del Serrallo: “El alcalde no sabía usar el ordenador” La secretaria de Torres Hurtado en el juicio del Serrallo: “El alcalde no sabía usar el ordenador”

La secretaria de Torres Hurtado en el juicio del Serrallo: “El alcalde no sabía usar el ordenador”

La primera testigo que ha comparecido en el juicio del caso Serrallo, al que se enfrenta la mayor parte del gobierno del PP del exalcalde de Granada José Torres Hurtado por la construcción de una discoteca en una zona destinada a parque infantil, ha ahondado hoy en la supuesta falta de conocimientos, preparación o interés para determinados asuntos municipales que el antiguo regidor granadino admitió el primer día del proceso durante su declaración como acusado en la causa.

“En realidad se usaba sólo mi correo electrónico porque el alcalde no sabía utilizar el ordenador” ha llegado a decir hoy la mujer que fue su secretaria durante los 13 años de su gobierno. La testigo, que ha comparecido a petición de la defensa de Torres Hurtado, ha explicado el proceso que seguían habitualmente para concertar las citas en Alcaldia con los empresarios o con cualquier interesado. Según su declaración, el exregidor ni siquiera decidía directamente sobre esas reuniones y era ella misma la que lo hablaba con el jefe de gabinete o lo acordaban en las reuniones de grupo (del resto de concejales del PP).

Elisa P. L. ha asegurado también que en esas reuniones solía estar presente, además del alcalde, el concejal del área implicada en esa reunión. En particular, respecto al promotor acusado en este caso, Roberto García Arrabal, no recuerda más de "una o dos reuniones" en Alcaldía y que en una de ellas se comentó algo de un edificio de 20 plantas que quería hacer el empresario. 

Durante la declaración de Torres Hurtado, que fue el primer acusado en comparecer ante el tribunal de la Audiencia Provincial que enjuicia este caso, éste insistió en su desconocimiento de la materia urbanística y en que no asumía decisiones al respecto. Explicó que en este tipo de materias dejaba todo en manos de sus concejales, a los que sí consideraba preparados para eso, por sus "estudios universitarios". 

Su secretaria durante tantos años, que hoy ha declarado como testigo, ha ratificado esa versión. Cuando el abogado de Torres Hurtado, Pablo Luna, le ha preguntado por los conocimientos que el exalcalde tenía de Urbanismo ella ha contestado de forma categórica y con una sonrisa: "Ninguno". 

Torres Hurtado, que declaró no acudir normalmente a reuniones de Urbanismo y ni siquiera frecuentar la sede municipal, sí ha asistido este mes (desde el inicio del juicio) a intensas disertaciones sobre Urbanismo que se han producido en la sala de vistas en relación a este asunto de la discoteca. Por el momento no se ha perdido ni uno de los momentos del juicio, a diferencia de otros de los acusados, que fueron excusados por el tribunal para no acudir a un juicio que durará alrededor de dos meses

El primero en ausentarse en la última sesión fue el antiguo cargo de Urbanismo, Manuel Lorente, que sin embargo es uno de los principales acusados de este caso y para el que se piden mayores penas de cárcel. A la sesión de hoy han faltado la mayor parte de los acusados, pues solo se han presentado 6 de los 17 que se sientan en el banquillo. 

La ausencia más notable ha sido la del constructor, Roberto García Arrabal, que no ha acudido, como tampoco lo han hecho los concejales de la junta de gobierno que votaron a favor del cambio de uso y horario. 

Otro de los testigos importantes que ha declarado hoy en el juicio es el funcionario jubilado de Urbanismo que denunció la construcción de la discoteca. Juan S. P. ha explicado que lo que lo llevó a presentar su denuncia en Fiscalía, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Granada es que cuando llegó allí observó que "no había nada de infantil"

El testigo ha insistido en la sorpresa que se llevó cuando observó que en lugar del parque infantil que estaba previsto se había levantado una discoteca, un restaurante y unas instalaciones de ocio (las tirolinas) que a su juicio no eran para una edad infantil.  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios