Política

Tregua en la lucha interna del PP de Granada, al menos hasta julio

  • García Montero no pedirá la suspensión del Congreso Provincial y esperará a que la Audiencia se pronuncie

  • Considera que es “lo que menos perjudica al devenir de las elecciones municipales”

Juan García Montero y Sebastián Pérez durante la campaña electora del 2015. Juan García Montero y Sebastián Pérez durante la campaña electora del 2015.

Juan García Montero y Sebastián Pérez durante la campaña electora del 2015. / G. H.

De pedir la dimisión de Sebastián Pérez el pasado septiembre a darle finalmente vía libre en su carrera a la Alcaldía de la capital granadina en las elecciones municipales del próximo mes de mayo. Juan García Montero esperará a que la Audiencia de Granada resuelva el recurso presentado por la dirección provincial del PP –se revisará el 23 de julio–, por lo que no pedirá la ejecución de la sentencia judicial que dejó sin efecto el XIV Congreso Provincial del PP de Granada por el que Sebastián Pérez salió reelegido presidente.

Esperar a la decisión de la Audiencia Provincial es “lo más sensato” y lo que “menos perjudica al devenir de las elecciones municipales”. Así valoró ayer Juan García Montero, en declaraciones a Europa Press, la postura que finalmente ha tomado y que ya dejó entrever el pasado mes de diciembre cuando tras las elecciones del 2-D, como ya publicó Granada Hoy, dejó en stand by su intención de pedir que se ejecutase la sentencia y se repitiera el congreso. Y es que el escenario político tras las elecciones autonómicas y la llegada de Juanma Moreno al Palacio de San Telmo ha supuesto un giro radical en esta lucha interna por el poder a nivel provincial, que se remonta a abril del 2017.

En el primer asalto de las primarias, Sebastián Pérez dejó fuera a García Montero al conseguir el 69,5% de los votos de la militancia, por lo que llegó como único candidato al Congreso Provincial que se celebró un mes después.

Sin embargo, Juan García Montero no tardó en anunciar que impugnaría el resultado al entender que se produjeron “graves irregularidades” en el proceso congresual, ya que la mayoría de los afiliados que participaron en la votación no habrían estado al corriente del pago de las cuotas.

Según se indicó, entre los distintos aspectos incumplidos estaba “la negativa por parte del Comité designado por el actual presidente provincial a formalizar el permiso para acreditar interventores de mesa” por parte de la candidatura de García Montero, así como “impedir el derecho a comprobar el censo final de electores en el momento de la votación y de manera increíble la presencia de estos interventores durante el recuento de papeletas, impidiendo la transparencia del proceso”. Por ello, acudieron a la vía judicial para dirimir esta supuesta irregularidad.

Tras no haber acuerdo en una primera vista celebrada en noviembre de ese mismo año, el Juzgado de Instrucción 7 fijó el juicio para el 9 de julio del pasado 2018, ante la “tranquilidad” mostrada desde la dirección provincial, ya que, en palabras del secretario general del PP de Granada y próximo delegado de la Junta, Pablo García, se trataba de “una pataleta de perdedor” porque “todas las reclamaciones del señor García Montero han sido desestimadas por los órganos internos del partido”.

Durante esos meses de espera al juicio, se anunció que finalmente sería el propio Sebastián Pérez el elegido del PP como candidato a la Alcaldía de Granada, una carrera que tuvo que sortear su primer obstáculo dos meses después de la citación en los tribunales. El pasado septiembre, se daba a conocer que la sentencia judicial avalaba la denuncia y dejaba sin efecto el proceso congresual por el que había sido reelegido como presidente provincial.

Por ello, García Montero no tardó en exigir la dimisión de Pérez, advertir de que podría ser “expulsado del partido, de uno a cuatro años”, según los estatutos, por “hacer trampas” y anunciar que ya estaba trabajando para solicitar la ejecución. Sin embargo, desde el PP anunciaron que el partido, además de recurrir la sentencia –se basarían, entre otras cuestiones, en que fue el propio García Montero quien pidió que no se estuviese al corriente de las cuotas–, continuaría su hoja de ruta rumbo a las elecciones, ya que la sentencia “no hace referencia directa” a Sebastián Pérez, sino que señala a la Junta Directiva.

Tal fue así, que apenas una semana después, tanto la dirección regional del partido como la nacional mostraron su apoyo a Sebastián Pérez: el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, manifestó, en nombre de la dirección nacional de su partido, el “respaldo unívoco” del PP hacia él.

Tras ello, y pese a que presentó un escrito para oponerse al recurso de apelación del PP, García Montero fue moderando su postura y anunció que, ante la convocatoria de elecciones andaluzas, esperaría hasta después del 2-D para pedir que se ejecutase la sentencia para no perjudicar al PP, si bien adelantó que su previsión era que el nuevo congreso se realizase en fechas cercanas a Semana Santa.

Sin embargo, tras los resultados electorales y la posibilidad de que Juanma Moreno fuese presidente, el 3 de diciembre confirmó, en declaraciones a este diario, que daba un paso atrás por lo que no pediría, al menos de momento, la ejecución: “No voy a ser un obstáculo para conseguir por fin un cambio de Gobierno en la Junta de Andalucía. No me lo planteo ahora”.

Finalmente, esta postura será la que mantenga, ya que tras conocerse que el 23 de julio será cuando la Audiencia Provincial estime el recurso de la dirección del PP, García Montero considera que “lo más sensato” es esperar, decisión que además es “lo que menos perjudicará” a las elecciones municipales, y en definitiva, a la carrera de Sebastián Pérez a la Alcaldía de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios