Athletic-Granada CF | Directo resultado El VAR se ceba con el Granada CF en San Mamés

  • Una polémica decisión del vídeoarbitraje, al conceder un penalti al Athletic previo empujón a Duarte que además ordena repetir, condiciona el choque del Granada CF en San Mamés

  • Diego Martínez señala que "asumo, acepto y respeto las decisiones"

José Martínez (i) y Roberto Soldado (d) se echan las manos a la cabeza. José Martínez (i) y Roberto Soldado (d) se echan las manos a la cabeza.

José Martínez (i) y Roberto Soldado (d) se echan las manos a la cabeza. / EFE

Raúl García es uno de esos jugadores que todo entrenador quisiera tener en su equipo. Un veterano que se las sabe todas, que tira de oficio, que presiona, incordia, protesta, juega al límite y, además, se lo permiten. Domingos Duarte, por su parte, es un joven central con un gran futuro por delante al que le faltan muchas de las cosas de Raúl. El primero tiró de pillo y empujó al portugués tras un centro lateral que atajó Rui Silva. Pero el central se giró y le recriminó su acción con un empujón que el navarro exageró tirándose al césped. El colegiado picó y señaló penalti, amonestando al rojiblanco. La pena máxima la tiró el propio Raúl García y el luso la detuvo, pero el VAR, que no analizó el empujón, sí lo hizo con el guardameta, que se adelantó en el golpeo y ordenó su repetición. En la segunda oportunidad, el capitán del Athletic no falló y adelantó a su equipo.

Esa fue la jugada que marcó el choque del Granada CF en San Mamés, donde cayó por 2-0. El VAR, que tanta justicia iba a traer al fútbol, falló. Como lo hacían los árbitros antes de su instauración, como lo hizo Domingos Duarte que cayó en la trampa, o como lo hacen los delanteros ante la portería rival. Pero quedarse tan sólo con eso, no refleja la realidad del choque que los rojiblancos realizaron en San Mamés. El juego y los números están ahí, y quitando el primer cuarto de hora, los de Diego Martínez no generaron peligro como para haber sacado algo del majestuoso estadio vizcaíno. Fue a base de estrategia como los nazaríes se acercaron al área de Unai Simón. Y no siempre el balón parado funciona. Falta pegada, quizá condicionada por el sistema de tres centrocampistas con poca llegada, y así es muy difícil ganar.

Buen inicio

Lo cierto es que el arranque fue bueno, gozando de una clara ocasión tras una falta lateral de Montoro que Unai Simón no atajó, pero que supo reaccionar a tiempo para tocar levemente e impedir que Yangel Herrera rematara a placer. De hecho, fue la ocasión más clara de todo el choque de los rojiblancos, lo cual dice mucho. Se salió presionando arriba, obligando al Athletic a salir con golpeos en largo. Algo a los que están habituados, por cierto, y que tan bien realizan. Sobre todo, porque la dupla formada por Raúl García e Iñaki Williams se entienden a la perfección y cuando uno prolonga, el otro va al espacio.

El choque pudo cambiar si a los cuatro minutos de partido Yangel Herrera aloja el cuero en la portería de Unai Simón tras un rechace

Precisamente la posición de Williams, jugando en banda, le dio más de un quebradero de cabeza a la zaga visitante y, en especial, a Quini, que tuvo muchos problemas para frenar la punta de velocidad del galgo vasco. Poco a poco, los de Gaizka Garitano fueron metiendo al Granada CF en su campo. A base de centro laterales y de subidas de los laterales, en especial de Yuri, las llegadas fueron constantes, siendo Raúl García el protagonista pues lo remató todo. Hasta que llegó la jugada polémica del choque. Ya no sólo por no señalar el empujón previo sino por mandar repetir la pena máxima cuando Rui Silva detuvo el disparo del capitán y rozaba la línea de gol, que es la que deben respetar los guardametas para no considerar que se adelantan en el golpeo. En el segundo intento, Raúl García disparo con toda su alma pero Silva, condicionado pues vio amarilla, no hizo ni siquiera el ademán de tirarse, quedándose estático prácticamente.

Machís, que volvió a la titularidad en San Mamés, cae ante Córdoba Machís, que volvió a la titularidad en San Mamés, cae ante Córdoba

Machís, que volvió a la titularidad en San Mamés, cae ante Córdoba / Agencia LOF

Los jugadores de Diego Martínez se descentraron, viendo Montoro otra amarilla más por protestar, y por detrás en el marcador, no fueron los mismos. Pero tampoco estaban generando ocasiones de gol, todo sea dicho. De ahí al descanso, tan sólo destacó un acercamiento visitante gracias a un centro de Montoro que Yangel Herrera remató de cabeza muy desviado.

Segunda parte

Al igual que ocurrió en la primera mitad, tras el receso el conjunto de Diego Martínez dio un paso adelante. Por medio de acciones a balón parado fueron encerrando al Athletic en su terreno de juego. Faltas laterales, saques de esquina y terminar las jugadas con disparos desde fuera del área fueron los intentos de los de Martínez, que vio el choque en un palco al estar sancionado. Pero únicamente fue un disparo de Machís desde unos 25 metros el que hizo trabajar algo a Unai Simón, que ya no se tuvo que emplear más pues fue el único intento a puerta entre los tres palos. Y así es muy difícil. VAR aparte.

Los cambios ordenados desde el palco, donde estaba Diego Martínez, no dieron resultado

Con la entrada de Carlos Fernández por Yangel, se ordenó jugar con dos puntas pero la posterior salida de Soldado por Vadillo hizo que el sevillano terminara en punta junto a Puertas, que abandonó la banda para actuar por dentro. Pero los cambios tampoco le sentaron bien al Granada CF, que tan sólo pisó el área vizcaína en el 69' fruto de una buena combinación entre Vadillo, Puertas y Machís que culminó muy desviado el venezolano.

Soldado baja el cuero con calidad ante el lateral zurdo Yuri. Soldado baja el cuero con calidad ante el lateral zurdo Yuri.

Soldado baja el cuero con calidad ante el lateral zurdo Yuri. / Agencia LOF

Antes Raúl García, quien sino, remató como pudo al larguero un centro lateral, uno más. Hasta que llegó la sentencia a siete minutos del tiempo reglamentario. Fue por medio de un saque en largo de Unai Simón que terminó con el cuero en las botas de Unai López, que avanzó en línea de tres cuartos para centrar raso y con mucho efecto al corazón del área. El esférico, que pasó por delante de Domingos Duarte y Gonalons sin que ninguno de los dos despejara, le llegó a Yuri, que le ganó la espalda a Vadillo y, desde el suelo, puso la puntilla.

Toca olvidar

Segunda salida sin anotar y un bagaje de un punto de quince posibles dejan en mitad de la tabla a los rojiblancos tras pasar su particular Tourmalet. Ahora llegan cuatro citas antes de cerrar la primera vuelta y tres de ellas serán en Los Cármenes y ante rivales que luchan por el mismo objetivo. Ahí puede estar gran parte de la permanencia del Granada CF. Lo que sucedió en San Mamés es mejor olvidarlo cuanto antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios