Eibar - Granada CF | Resultado El Granada CF, desbordado en Ipurúa

  • El conjunto de Diego Martínez despide 2019 con una clara derrota fruto de una mala primera mitad en la que carece de intensidad y queda a merced de su rival

  • El técnico rojiblanco señala que tras el 1-0 "hubo desconexión" en su equipo

Kike García remata en la acción que supuso el 2-0 del Eibar. Kike García remata en la acción que supuso el 2-0 del Eibar.

Kike García remata en la acción que supuso el 2-0 del Eibar. / Efe

El Granada CF despidió 2019 con una clara derrota en Eibar, en un duelo que estuvo marcado por una horrorosa primera mitad y que no pudo solucionar con un cambio de sistema en la reanudación, pese a tener una mayor presencia en ataque con tres delanteros en el campo. Los rojiblancos se van al parón navideño con cuatro puntos en su haber de los últimos 24 disputados y con malas sensaciones. No caben excusas porque los azulgrana también llegaban a la cita cansados y con bajas tras jugar el mismo día Copa del Rey. Pero sí se echa en falta una referencia en la medular cuando Montoro no está disponible como quedó reflejado en el estadio eibarrés.

La primera parte rojiblanca podría haber sido muy distinta si Carlos Fernández llega a encontrar portería en el minuto seis tras un gran centro de Roberto Soldado desde la derecha. Pero el sevillano sigue demostrando que cuanto más fácil es la ocasión, mayor es su error. No embocó y eso, en Ipurúa, es pecado mortal porque si algo ofrece el cuadro de Mendilibar es intensidad, la misma que le faltó a los de Diego Martínez en un primer acto en el que se vieron desbordados en todo momento. Pocos duelos individuales ganados, un aspecto clave ante el Eibar, poco provecho de las segundas jugadas y nula circulación de balón fue la carta de presentación de un primer tiempo deficiente.

En largo

Prácticamente en ningún momento se salió jugando desde atrás, siendo Rui Silva el que iniciaba el juego con envíos en largo, facilitando así el trabajo al conjunto azulgrana que a juego directo pocos le ganan y donde se encuentra tan cómodo. La ocasión de Carlos y un posible penalti por mano de Bigas a remate de Soldado, que no fue ni siquiera analizado por el VAR pese a las protestas rojiblancas, fueron las únicas ocasiones de un Granada CF superado en el verde.

El cuadro de Diego Martínez suma tan sólo cuatro puntos de los últimos 24 en juego

Poco a poco, y a base de cambios de orientación y llegadas por banda, fue encerrando el Eibar a los nazaríes que no estuvieron tan ordenados defensivamente como de costumbre. Ni Eteki ni Gonalons se impusieron en la medular, por lo que Vadillo y Puertas apenas entraron en juego. Con ese guión, era previsible que el tanto local llegara en alguna de las constantes llegadas de que dispuso. Y en una de ellas, tras un gran envío cruzado de José Ángel a Pedro León, el murciano tocó con clase a Escalante, que se descolgó en ataque con una gran diagonal a la banda diestra desde donde sacó un gran centro al segundo palo para que Sergi Enrich, libre de marca, rematara a placer (21').

Domingos Duarte trata de tocar el cuero antes que Sergi Enrich. Domingos Duarte trata de tocar el cuero antes que Sergi Enrich.

Domingos Duarte trata de tocar el cuero antes que Sergi Enrich. / Efe

Pero la cosa fue a peor cuando, cinco minutos más tarde y tras otro desorden defensivo y escasa contundencia, Expósito habilitó a Kike García para que cruzara ante la salida de Rui Silva. Las sensaciones no eran las mejores y encima, en menos de media hora, se caía por 2-0 en uno de los campos más complicados de la categoría para remontar. Pero la reacción no llegó. Es más, pudo llegar un tercer tanto fruto de un remate de cabeza de Escalante a la salida de un saque de esquina pero Silva lo evitó en dos tiempos.

Dominio

Cinco disparos a puerta del Eibar por cero de los rojiblancos reflejó el mayor dominio vasco en un primer tiempo en el que los aspectos básicos del juego de los de Diego Martínez no aparecieron en ningún momento. Y eso sí que era preocupante.El paso por los vestuarios, pero sobre todo la entrada de Adrián Ramos y Darwin Machís a los 56 minutos, cambió la imagen del Granada CF. Se jugó con tres centrales, cuatro en la medular y tres puntas y, al menos, con el colombiano se ganaron los duelos por alto. Porque eso sí, el juego no fue directo, fue directísimo. Una oda al pelotazo. Pese a todo, hasta el 69' no llegó el primer disparo a puerta de los visitantes y vino fruto de un saque de banda que prolongó Ramos y que remató con poca fuerza Soldado a las manos de Dmitrovic.

Los rojiblancos mejoraron en el segundo acto con el cambio de sistema

Poco a poco, los de Martínez fueron encerrando a su rival pero la suerte le fue esquiva en esa fase del encuentro. Un disparo al larguero de Machís tras una gran jugada individual y un lanzamiento al palo de Álex Martínez, que volvió a jugar un choque de liga más de un año después, pudieron llevar la emoción al duelo. La madera se interpuso en el camino de los rojiblancos, que ya no volvieron a gozar de más oportunidades de gol.

La sentencia

El riesgo de jugar tan adelantado y con tres atrás trajo en la recta final la sentencia. Fue por medio de una contra que no desaprovechó Inui quién, con un gran golpeo, finiquitó la contienda. El Eibar respiró y el Granada CF bajó los brazos. En sólo cinco minutos se echó al traste un duelo que deja un mal sabor a un año histórico. Sólo cabe descansar y pensar ya en Mallorca. Pero también en hacer una reflexión para reforzarse en invierno porque el equipo lo necesita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios