Recreativo-Sevilla Atlético

Empate sin goles entre el Recreativo y el Sevilla Atlético

  • Los filiales empatan a cero en un encuentro muy trabado y con pocas ocasiones de gol

Viedma y Alberto López en una acción del choque Viedma y Alberto López en una acción del choque

Viedma y Alberto López en una acción del choque / Álex Cámara

El Recreativo Granada volvió a sumar un punto a su casillero gracias al empate a cero cosechado en Los Cármenes ante el Sevilla Atlético. Los filiales andaluces protagonizaron un encuentro poco fluido debido a las constantes interrupciones y la poca imposición del colegiado. El cuadro de Tenorio tuvo oportunidad de llevarse los tres puntos, pero la falta de acierto volvió a ser el talón de Aquiles rojiblanco. Un mano a mano clarísimo errado por Rubén plasmó de nuevo la desesperación de cara a puerta.

Los futbolistas locales arrancaron el partido con mayor posesión de balón e intentando realizar su habitual juego, aunque el bloque hispalense mostró buenas formas con una presión altísima en la que se rascaba si había necesidad. Berrocal y Diabaté vieron amarilla en los primeros compases del juego. La primera ocasión llegó en las botas de Mario, que desde fuera del área mando el cuero a las manos de lucho tras un balón largo de Fran Serrano.

Viedma disfrutó de la segunda oportunidad tras un pase filtrado de Mario desde banda, pero el disparo del mediapunta fue desviado a saque de esquina. Yael probó poco después a balón parado, pero Lucho despejó de puños con seguridad un centro envenenado del mediocentro. En el intervalo del primer tiempo el propio Yael realizó un buen envío al área, pero Rubén Sánchez remató en semifallo.

El choque llegó a la media hora de juego con un solo disparo a puerta visitante, que fue un tímido cabezazo en un balón parado que Unai blocó sin problema. El ritmo ofensivo bajo en los minutos previos al descanso. Las interrupciones comenzaron a ser excesivas, lo que no ayudaba a que el fútbol fluyese sobre el verde. Aranda lo intentó desde lejos, pero su lanzamiento no cogió portería.

Subida de ritmo

El Recreativo salió con las pilas puestas tras el paso por vestuarios. Los pupilos de Tenorio subieron una marcha más en su juego y consiguieron que la presión sevillista diese un paso atrás. La primera ocasión del segundo acto fue para Viedma, que pudo disparar con mucha libertad desde la frontal el área tras una lucha titánica de Rubén Sánchez con los zagueros rivales. El dominio rojiblanco prosiguió, aunque el peligro no terminaba de llegar, pues en algunos momentos los atacantes locales no se atrevían a finalizar jugadas que no podían ser más profundas debido al oficio de la defensa visitante.

Pasada la hora de partido llegó la mejor oportunidad con diferencia de todo el encuentro. Rubén Sánchez peleó un balón dividido que le dejó más que solo frente al Lucho, pero inexplicablemente el delantero granadinista disparó blando a las manos del guardameta del Sevilla Atlético. La expresión posterior del atacante reflejó perfectamente una frustración que cuanto más se repite más difícil es de superar.

Lucho celebra con rabia su vital parada a Rubén Lucho celebra con rabia su vital parada a Rubén

Lucho celebra con rabia su vital parada a Rubén / Álex Cámara

A los pocos minutos de su fallo Rubén fue sustituido por Butzke, que entró a falta de veinte minutos para el final. David Tenorio dio la alternativa también a Caio, que sustituyó a Aranda. El filial granadinista terminó de atascarse en ataque. Mario trató de crear peligro en un par de acciones individuales, pero no llegaron a nada.

Los futbolistas de Tenorio empezaron a desesperarse junto con la grada debido a la actitud del filial sevillano, que mostró en el tramo final de forma constante que el punto era bueno para sus intereses. Tras poner el listón bajo tierra en la primera mitad, el colegiado repartió seis tarjetas amarillas en la segunda mitad, ya que en momentos puntuales el partido se calentó, aunque en ningún momento paso nada a mayores.

Isma Ruiz fue la última bala de Tenorio, que se desgañitó en la banda en la que suele hacerlo Diego Martínez. Butzke probó un lanzamiento muy lejano tras muchos minutos sin merodear área, pero su intento se fue fuera. Apenas pudo el delantero inquietar al meta rival durante su estancia en el terreno de juego.

Los minutos finales del partido se vivieron en Los Cármenes con la certeza de que el marcador no se iba a mover salvo que ocurriese un milagro, y más aún con la lesión de Amo, que se marchó sustituido por Jaime en el descuento cojeando de forma más que ostensible.

El Recreativo volvió a sumar, algo que siempre es positivo, pero se repitió la sensación de que la victoria podría haber llegado si la confianza de cara a puerta estuviese al alza. Al filial rojiblanco no le queda otra que seguir remando y esperar que las cosas vayan a mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios