Granada CF-Manchester United | Crónica y resultado Una derrota de la que sentirse orgullosos

  • Los de Diego Martínez caen por 0-2 ante el Manchester United pero muestran una gran imagen ante unos de los grandes equipos del fútbol mundial

  • El gol de Bruno Fernandes de penalti en el 90' pone cuesta arriba la eliminatoria para los rojiblancos

Yangel Herrera realizó un despliegue físico impresionante. Yangel Herrera realizó un despliegue físico impresionante.

Yangel Herrera realizó un despliegue físico impresionante. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Una acción que nunca debió suceder hará que el Granada CF tenga muy complicado acceder a las semifinales de la Europa League ante el Manchester United. El penalti cometido por Yan Eteki, que suele usar en exceso las manos en su juego, provocó la indignación de los rojiblancos, que deberán viajar a tierras inglesas con un 0-2 en contra en el que será el mayor reto de la historia de la nonagenaria entidad. Los de Diego Martínez dieron la cara, se vaciaron pero no fue suficiente para, al menos, no perder ante un de los transatlánticos del fútbol mundial. El orgullo que mostraron es con lo que debe quedarse unos seguidores que vivieron una intensas horas previas, algunos con demasiada intensidad en tiempos de pandemia, sobre todo con el recibimiento que les realizaron a su equipo.

Sorprendió el cuadro rojiblanco en el arranque. Había dos formas de afrontar el choque, como un equipo pequeño esperando que su rival fuera el que domine y tratar de sorprenderlo a la contra; o bien jugando en su campo. Se optó por la segunda opción y durante el primer cuarto de hora el United vio como se jugaba en su parcela. Las internadas de Carlos Neva, la gran novedad en el once, se sucedieron. La puesta en escena fue muy buena pero, poco a poco, los de Ole Gunnar Solskjaer se fueron haciendo con el cuero.

Pogba dominador

En especial fue gracias a Paul Pogba, que junto a Scott McTominay, se hicieron el dueño de la medular. La diferencia física con Montoro era mucha y fue el galo el que hizo despertar a su equipo jugando en corto o en largo, como mejor convenía. Con Pogba demasiado libre aunque no así Bruno Fernandes, el Manchester fue generando peligro en el área de Rui Silva. No obstante, hasta el minuto 19 no llegó el primer acercamiento. A partir de entonces, se jugó casi siempre en campo rojiblanco.

A los de Diego Martínez le costaba mucho superar la intensa presión de los ingleses, mucho más fuertes en el apartado físico. Llegaban antes, se anticipaban y eso le permitía no desordenarse casi nunca a nivel defensivo. Desde el banquillo, el técnico gallego animaba a sus jugadores y se le pudo escuchar en el silencio de Los Cármenes decirle a sus pupilos “estamos bien, hacemos nuestro partido chicos”. Pero faltaba velocidad de circulación en la medular. En las bandas, Kenedy buscaba encarar a Wan-Bissaka en la izquierda y Puerta a Luke Shaw, pero casi todos los duelos eran ganados por los visitantes.

Yangel Herrera envió el cuero al palo con un centro-chut antes del descanso

Rashford comenzó a entrar en juego haciendo diagonales desde la izquierda y, tras un par de intentos antes de la media hora, respondido con una volea de Kenedy, el United se puso por delante en la eliminatoria. Fue una jugada iniciada por De Gea, que sacó en corto para Lindelof que vio el desmarque de Rashford al que envió el cuero en largo. El internacional por Inglaterra buscó el espacio, realizó un enorme control en carrera y le ganó en el cuerpo a cuerpo a Domingos Duarte para plantarse ante Rui Silva, al que batió por bajo.

Kenedy volvió a cuajar un gran encuentro en Europa League. Kenedy volvió a cuajar un gran encuentro en Europa League.

Kenedy volvió a cuajar un gran encuentro en Europa League. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

La calidad comenzó a descantar el choque. Pero lejos de venirse abajo, los rojiblancos se soltaron. Tanto que, tras un intento de Bruno Fernandes que se marchó a córner, encerraron a base de faltas lateral y saques de esquina al United en los últimos cinco minutos del primer acto. El primer susto para los de Solskjaer llegó con un centro-chut de Yangel Herrera que se estrelló en el palo en una jugada ensayada. Posteriormente, Soldado y Kenedy tras saques de esquina, pusieron a prueba a De Gea, que se mostró muy seguro. Al menos se le dio un mensaje al United de que no iba a ser tan fácil ganar en Los Cármenes.

Con arrojo

Y así arrancó la segunda mitad, con varias jugadas a balón parado para los nazaríes. Sin embargo, no todo fueron buenas noticias. Domingos Duarte se lesionó en el 54’ y tuvo que entrar Germán en el eje de la zaga. Con ventaja en el marcador, el Manchester arriesgó lo justo. Sabía que con espacios el Granada CF era peligroso y a balón parado más aún. Por ello, trató de contemporizar ante un conjunto que nunca le perdió la cara al choque.

En la segunda mitad, el Manchester contemporizó ante un Granada CF que lo intentó por todos los medios

Tanto que fueron numerosas las llegadas al área de De Gea. El ex del Atlético de Madrid se mostró en todo momento muy firme pero la intención nazarí estaba ahí. Kenedy, Soldado y Yangel Herrera buscaron el empate de todas las formas posibles, pero la sobriedad inglesa evitó males mayores para alegría de los red devils. Pese a la seguridad defensiva que mostró la zaga granadinista, los espacios cada vez eran mayores. Pero no lo supieron aprovechar los de Solskjaer, cuya mejor ocasión llegó en el 83’ por medio de Bruno Fernandes, del que se esperaba mucho más y que terminó siendo el protagonista en la recta final.

Eteki protagonista

Fue gracias a un penalti muy riguroso que cometió Eteki sobre el propio internacional luso que provocó la indignación de Diego Martínez y sus jugadores. El míster gallego lanzó al aire “500 millones, ¡vaya penalti!”, y Antonio Puertas se dirigió al cuarto árbitro diciéndole en su cara “¡vete a celebrarlo con ellos!”. La pena máxima la lanzó Fernandes y, pese a que Rui Silva estuvo a punto de detener el esférico, no evitó el 0-2.

Un tanto que deja muy cuesta arriba la eliminatoria. Nadie dijo que iba a ser fácil pero quizá los rojiblancos merecieron un mayor premio, aunque solo fuera por su insistencia. Se cayó con orgullo, ese que ha llevado a este equipo a cotas inimaginables. Ahora toca hacer el milagro en el ‘Teatro de los Sueños’.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios