Granada CF-Numancia La crónica El Granada CF empata pero mantiene el liderato

  • Los de Diego Martínez igualan a cero ante el Numancia pero el empate del Málaga en Gijón le permite seguir al frente de la tabla clasificactoria

Alejandro Pozo volvió a ser titular en el Granada CF pero terminó siendo cambiado. Alejandro Pozo volvió a ser titular en el Granada CF pero terminó siendo cambiado.

Alejandro Pozo volvió a ser titular en el Granada CF pero terminó siendo cambiado. / Álex Cámara (Granada)

Hay una máxima en el mundo del fútbol que dice que cuando no puedes ganar, al menos no pierdas. Y cuando uno está en lo alto de la tabla y viene de ganar a domicilio, un empate dejando la portería a cero no es un mal resultado. La pena es que el Granada CF sumó un punto ante una afición que comienza a ilusionarse y que lo demostró con la mejor entrada de la temporada.

No se pudo lograr un nuevo triunfo porque realmente no fue el mejor encuentro del Granada CF en el presente curso. Faltó movilidad, verticalidad y sobre todo capacidad de remate pues las referencias ofensivas con las que cuenta el técnico a día de hoy no están acertados en la zona de definición. Dos disparos entre los tres palos en más de 90 minutos dicen mucho del bagaje ofensivo de los rojiblancos y así es muy difícil ganar un partido.

Posesión

Se temía la capacidad para tener el balón del Numancia, el mejor tanto en casa como fuera como ya avisó el míster gallego. Quitarle la posesión era el primer objetivo y se consiguió, de hecho se tuvo más de un 63%, pero no se tuvo ni profundidad ni velocidad para desarmar el buen orden defensivo de los sorianos.

Pese a jugar gran parte del choque en campo contrario, las ocasiones claras no fueron numerosas. Fue principalmente a balón parado como los locales generaron peligro, sobre todo gracias a Germán que estuvo en todas, perfecto por arriba, en la anticipación y siendo la principal arma ofensiva de los de Martínez. No sólo faltó Montoro, sino también la movilidad de los tres jugadores que suelen jugar por detrás del punta. Pozo lo intentó al igual que Vadillo, que puso muchos centros al área pero tomó malas decisiones en ataque. Tampoco a Fede Vico se le vio cómodo en la media punta, teniendo que bajar en ocasiones a recibir demasiado atrás, lo que generó un espacio en su zona de influencia que nadie ocupó.

Goles anulados

La grada quería ver ganar a su equipo y no tuvo ni un reproche a sus jugadores en todo el encuentro, aunque se cebó con el colegiado por anular tres tantos, bien anulados por cierto, por fueras de juego señalados por sus asistentes. El primero llegó en el minuto 13 tras centro de Vadillo y remate de Germán. El segundo justo antes del descanso en una falta botada por Aguirre que prolongó Martínez y Rodri alojó en la red también en posición antirreglamentaria. Fue ya en el segundo acto cuando llegó la tercera acción polémica tras centro de Vico que Puertas remató, Juan Carlos rechazó y de nuevo Germán fusiló al guardameta soriano pero ilegalmente. Ni el VAR lo habría hecho mejor. Fueron las ocasiones más claras en todo el choque junto a un remate de cabeza Germán que se marchó fuera. Demasiado poco para lo que se suele ver en Los Cármenes últimamente.

Dos disparos entre los tres palos fue el bagaje ofensivo de los rojiblancos

La entrada de Ramos por un desacertado Rodri no cambió nada. El colombiano al menos supo jugar de espaldas y desahogar pero poco más, siendo lo más destacado un remate suyo muy forzado de cabeza al segundo palo a centro de Vico (66').

Expulsión

El choque pudo cambiar con la expulsión de Yeboah, que vio dos cartulinas amarillas en apenas diez minutos. Quedaba tiempo para ir a por el partido. Pero si poca verticalidad se tuvo con igualdad de efectivos, menos se tuvo con uno más. Faltó paciencia y mover al rival de un lado a otro. José Antonio refrescó la medular en busca de cambios de orientación, una de sus especialidades, pero el cordobés no estuvo acertado tampoco.

El centrocampista argentino Nico Aguirre es presionado por Kako. El centrocampista argentino Nico Aguirre es presionado por Kako.

El centrocampista argentino Nico Aguirre es presionado por Kako. / Álex Cámara (Granada)

Había que darle amplitud al campo y los laterales eran prácticamente extremos pero faltaba esa circulación necesaria para crear espacios por la falta de ritmo en las acciones de los locales. De hecho, en los últimos 20 minutos los acercamientos al área de Juan Carlos brillaron por su ausencia, ayudado también por el oficio de los jugadores del Numancia que pararon el choque cuantas veces quisieron con ayuda del colegiado.

Desde el banquillo rojiblanco se decidió que Germán acompañara a Ramos en punta de lanza, pero tampoco se jugó para que el central gaditano pudiera rematar en el área, sino todo lo contrario. La afición se fue a casa con un sabor amargo, pero en ningún momento tuvo un reproche a su equipo. Incluso trató de levantar a sus jugadores con ánimos desde la grada aunque no sirvió para nada. Al menos se sigue invicto en casa, se dejó por séptima vez la portería a cero y se sigue líder. Y es que el que no se consuela es porque no quiere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios