Osasuna-Granada CF | Crónica y resultado

El Granada CF, con todo el derecho a soñar

  • El Granada CF se exhibe en El Sadar y comienza a mirar los puestos para jugar en Europa la próxima temporada al tener la permanencia en el bolsillo

Foulquier se estrenó como anotar al marcar el 0-3. Foulquier se estrenó como anotar al marcar el 0-3.

Foulquier se estrenó como anotar al marcar el 0-3. / Agencia LOF

A punto de cumplir 89 años, el Granada CF de esta temporada es ya un equipo para la historia. Eso dicen los datos estadísticos tras la disputa de las veinticinco primeras jornadas de competición. Pero más allá de eso, lo que están viviendo los más fieles de la entidad rojiblanca deben guardarlo en la retina y en su memoria porque nunca se sabe qué puede pasar en el futuro.

El conjunto de Diego Martínez dio otra nueva lección de trabajo, solidaridad, oficio y calidad. Y lo hizo en uno de los campos más complicados de todo el país. Porque ganar en El Sadar (0-3) no está al alcance de cualquiera. Fue a finales de noviembre cuando el Athletic Club rompió la racha de Osasuna de 31 encuentros sin perder de manera consecutiva como local. Los rojiblancos también lo lograron gracias a una primera mitad excelsa en la que desactivó por completo a los de Jagoba Arrasate, con todo lo que eso conlleva, para dar un paso casi definitivo hacia la permanencia.

Gran primer acto

Un primer acto completísimo que comenzó a encarrilarse a los cuatro minutos tras un error garrafal de Aridane, que dejó el cuero en bandeja a Soldado con su equipo saliendo, y que permitió a Machís fusilar a Sergio Herrera. No podían iniciar mejor el choque los visitantes, que con un 3-4-3 con Víctor Díaz como central, vivieron plácidamente sin que su rival apenas le generara peligro. Y eso que Osasuna es un equipo rocoso, que nunca se da por vencido y que, aunque no tenga un juego especialmente vistoso, siempre crea ocasiones aunque sólo sea a base de colgar balones al área.

Sin embargo, enfrente los rojillos tuvieron a un grupo de trabajadores que apenas dejaron una línea de pase clara, que salieron con claridad al ataque cada vez que tuvieron ocasión y que frenaron los puntos fuertes de su rival. Uno de ellos suelen ser las incorporaciones al ataque de Pervis Estupiñán. El ex rojiblanco está siendo una de las sensaciones de la temporada en el cuadro navarro. Diego Martínez lo sabía y tapó sus incursiones con Dimitri Foulquier. Que no sólo fue una pegatina para el ecuatoriano sino que encima aportó mucho en ataque.

Momento en el que Darwin Machís anotó el primer tanto rojiblanco. Momento en el que Darwin Machís anotó el primer tanto rojiblanco.

Momento en el que Darwin Machís anotó el primer tanto rojiblanco. / Agencia LOF

Los de Arrasate se encontraron en todo momento incomodísimos sobre el verde gracias a las ayudas y el orden de los rojiblancos, que además sabían frenar los ataques de su rival tirando de oficio. Los tímidos acercamientos de Osasuna en la primera media hora de partido consistieron en dos disparos desde la frontal de Íñigo López y Robert Ibáñez, al margen del tanto anulado a Enric Gallego por claro fuera de juego. El resto, fue interceptado bien por la tripleta de centrales que estuvieron a un nivel magnífico, o bien por la pareja de medios centros formada por Maxime Gonalons y Yangel Herrera, cada vez con más galones.

Los rojiblancos no pasaron apenas por apuros en uno de los campos más difíciles

El pivote venezolano realiza una labor esencial en la medular. Pero encima en El Sadar se destapó como asistente. Lo hizo en el 28' para habilitar a Machís buscando, con un pase en diagonal, la velocidad de su compatriota, que no desaprovechó el de Tucupita para hacer el 0-2. Darwin aprovechó la autopista que le brindó Nacho Vidal y Aridane. El imponente central canario realizó la pretemporada en la campaña 2015-2016 con el Granada CF, llegando a jugar algún que otro partido en el que se le vieron sus carencias con el balón en los pies. Y así lo demostró tanto en el primer gol de Machís como a lo largo de todo el choque.

Yangel asistente

Lejos de echarse atrás con una renta de dos tantos, el cuadro nazarí lo siguió intentando aprovechando las facilidades de su rival. Soldado pudo hacer el tercero pero tomó una mala decisión, tratando de recortar a su par en vez de chutar con la zurda. Pero no se echó en falta dicha acción pues antes del descanso, de nuevo Yangel Herrera se sacó de la chistera una gran asistencia para la incorporación de Foulquier, que batió a Sergio Herrera con un disparo cruzado. Un 0-3 que pocos esperaban pero que era más que merecido.

Así jugó el conjunto de Diego Martínez en El Sadar. Así jugó el conjunto de Diego Martínez en El Sadar.

Así jugó el conjunto de Diego Martínez en El Sadar. / Departamento de Infografía

Remontar dicha renta a un equipo como el Granada CF este curso es poco menos que un imposible. Siempre que se puso por delante ha sumado los tres puntos. Y es que la seriedad defensiva volvió a ser la marca de un equipo que no concedió nada a Osasuna. Es más, pudo ampliar su renta viendo las facilidades que daban atrás los pamploneses. Soldado tuvo el 0-4 en el 50' tras plantarse solo ante Sergio Herrera, pero su golpeo, con poco ángulo, lo rechazó el arquero local.

Pudieron ser más

Rui Silva era un espectador más y disfrutaba viendo jugar a sus compañeros y eso que Osasuna es el cuarto equipo de LaLiga Santander que más remates hace...hasta que se encontró con el muro rojiblanco. Aunque la ocasión más clara de todo el segundo acto la tuvo Puertas tras un saque de esquina que prolongó Gonalons, para que el almeriense fallara en línea de gol con todo a su favor. No remató con el pie y sí con la rodilla derecha por lo que el cuero se le fue arriba. Puertas sí que anotó a ocho minutos del final tras una gran pase de Fede Vico a Soldado que, según el VAR, estaba en fuera de juego y que cedió para que el 'diez' anotara a puerta vacía. Pero el tanto fue anulado.

La zaga no cometió ni un sólo error teniendo Rui Silva muy poco trabajo bajo el arco

En un último arreón, y con El Sadar animando a sus jugadores pese al 0-3, los de Arrasate gozaron de dos ocasiones en la recta final en las botas de Vidal y Enric Gallego. Un espejismo pues el choque estaba más que sentenciado. Se igualó, por diferencia de goles, el mayor triunfo de la historia en Primera División a domicilio. Pero, por encima de todo, realizó toda una exhibición en Pamplona dando un paso casi definitivo para la permanencia. Aunque, quizá, ya hay que mirar más hacia arriba porque el Granada CF se ha ganado el derecho a soñar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios