Sevilla-Granada CF|La Pizarra

Las bandas deciden

  • El conjunto rojiblanco entiende tarde que los carriles sevillistas son vitales

Lucas Ocampos controla el cuero ante Gonalons Lucas Ocampos controla el cuero ante Gonalons

Lucas Ocampos controla el cuero ante Gonalons / Antonio Pizarro

El Granada pasó por debajo del futbolín en el Sánchez-Pizjuán. El conjunto rojiblanco se pareció muy poco en los primeros 45' a lo que acostumbra a mostrar sobre el verde. Pues el plan de Lopetegui superó con creces al de Diego Martínez. Las bandas, como no podía ser de otra manera, fueron el caudal del fútbol ofensivo hispalense. El cambio de esquema con dos carrileros ayudó mucho al Granada en el segundo acto, pero ya fue demasiado tarde para rascar algo positivo.

Vallejo debutó con la camiseta rojiblanca Vallejo debutó con la camiseta rojiblanca

Vallejo debutó con la camiseta rojiblanca

Cemento en la medular

Diego Martínez apostó por alinear a Gonalons, Yan Eteki y Yangel Herrera en la sala de máquinas rojiblanca para fortalecer su centro del campo. El esquema de partida para los rojiblancos fue un 4-1-4-1 con Roberto Soldado como punta de lanza flanqueado por Machís y Puertas.

Sangría en la izquierda 

La sociedad que forman Lucas Ocampos y Jesús Navas es de las más productivas de la Liga Santander, pero parece que el Granada no le dio mucha importancia en el tramo inicial de partido. El argentino estrelló un balón en el poste nada más arrancar la contienda. El de Los Palacios tuvo todo el tiempo del mundo para poner el centro del primer gol. Neva y Machís no supieron parar a la dupla sevillista.

La producción ofensiva

Reconoció Diego Martínez tras el partido ante el Barcelona en el Camp Nou que su equipo no había rendido arriba, algo que volvió a suceder en Nervión. La precipitación volvió a verse en algunas acciones, mientras que Vaclík no realizó una sola parada en la primera parte. Cuatro llegadas al área protagonizó el Granada en los primeros 45’. Sólo un penalti regalado por Diego Carlos acercó el gol visitante, pero hasta la suerte dio la espalda.

Roberto Soldado intenta llegar a un balón Roberto Soldado intenta llegar a un balón

Roberto Soldado intenta llegar a un balón / Efe (Sevilla)

El filón de Machís

Darwin Machís arrancó el partido en la banda izquierda, donde se vio superado a la hora de tapar las subidas de Jesús Navas. Con 1-0 en el marcador, Diego Martínez decidió cambiarlo de banda y situar a Antonio Puertas en la derecha. El remedio fue peor que la enfermedad, pues la acción del 2-0 nació de una pérdida del venezolano en el centro del campo. Si algo quedó claro en la primera mitad es que el Granada no supo proteger sus alas.

Reacción rojiblanca con cambio de esquema

Durante el tiempo de descanso, Diego Martínez decidió hacer una modificación en su esquema. El entrenador gallego introdujo a Foulquier en lugar de Yan Eteki para conformar una defensa de tres centrales con dos carrileros a la altura de la medular formada por Gonalons y Yangel Herrera. Arriba quedaron Machís, Puertas y Soldado.

El cambio surtió el efecto deseado, pues el bloque rojiblanco comenzó a defenderse con más comodidad. Foulquier abanderó la reacción en la pizarra con una buena actuación defensiva y algunas arrancadas marca de la casa. El Sevilla dio un paso atrás y el Granada empezó a contar más llegadas al área hispalense. La pena para los rojiblancos era verse ya con la losa del 2-0 en el electrónico.

Lopetegui responde con la misma moneda

Durante muchos minutos del segundo acto Julen Lopetegui se desgañitó en la banda para ordenar a sus pupilos, pero a falta de veinte minutos por el final terminó optando por reforzar su retaguardia con un efectivo más. El técnico sevillista retiró del verde al goleador Nolito para dar entrada a Jules Koundé. El fichaje más caro de la historia del Sevilla se ubicó como tercer central junto a Sergi Gómez y Diego Carlos para cerrar con más tranquilidad el partido, pues un tanto del Granada habría trasladado los nervios a la parroquia del Pizjuán.

Sin pólvora en el banquillo 

Con el choque cuesta arriba y los carrileros, Foulquier y Neva, mandando balones al área, se echó en falta un delantero en el banquillo para buscar más mordiente. Soldado se movió sin pausa para dar soluciones a sus compañeros, pero añoró la compañía de un Carlos Fernández castigado por la claúsula del miedo, por la cual había forzado en el Camp Nou su quinta amarilla.

Con el mercado a punto de cerrarse, parece más que necesario que la dirección deportiva rojiblanca cierre la contratación de otro ariete, y más teniendo en cuenta la suerte que está teniendo el vestuario con las lesiones.

Debut de Vallejo

El tramo final de partido dejó el anecdótico debut de Jesús Vallejo, que ya tendrá oportunidad de demostrar si merece los minutos que busca en el Granada. El zaguero cedido por el Real Madrid entró al terreno de juego en el 86’ en sustitución de un renqueante Domingos Duarte. Se situó en el eje de la defensa entre Víctor Díaz y Martínez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios