Granada cf

Las constantes vitales fluctúan

  • Un equipo hecho para subir directamente no debería estar fuera de la zona de 'play off' tras 19 jornadas

  • Ya se ha dejado muchos puntos accesibles dentro y fuera

Antonio Puertas pisa la pelota para ver qué hace con ella ante el reusense Cámara. Antonio Puertas pisa la pelota para ver qué hace con ella ante el reusense Cámara.

Antonio Puertas pisa la pelota para ver qué hace con ella ante el reusense Cámara. / PEDRO SALADO / AGENCIA LOF

No ver al Granada CF en puestos de play off tras 19 jornadas, casi media Liga, no es el escenario que muchos esperaban. Siempre a tenor de la propia exigencia que se marcó el club, claro. Por muy igualada que sea la categoría, por muy bien que el equipo esté en casa. La dimensión del proyecto, la inyección económica que ha permitido jugar con ventaja a los rojiblancos sobre todos los rivales menos Osasuna y Sporting, y la calidad de la plantilla que maneja José Luis Oltra no puede permitirse el lujo de dejar pasar oportunidades. Como la de Reus. Por muy difícil que estuviera el campo y el rival fuera un frontón. Los accidentes, siempre permitidos en el fútbol y más en Segunda, a este Granada deben suponerle caerse alguna jornada de los tres primeros puestos, pero no de la promoción tras 19 partidos.

AY, LOS ACCIDENTES...

Incluso tras la derrota de Vallecas leí que esta había sido un accidente. El 0-0 de Reus también despertó alguna lectura en ese sentido. ¿Hasta cuándo van a tener bula los malos resultados del Granada? Admití como tales los empates en las cuatro primeras jornadas y hasta la derrota de Valladolid porque todo en este equipo era nuevo, pero una vez cogida la buena racha de octubre, con el manchurrón de Tarragona, todo tropiezo inesperado ya tenía un tufillo negativo. Por eso me pareció criticable la derrota contra el Sevilla Atlético, la de Vallecas y el empate del sábado en Reus. No pueden ser accidentes porque se perdieron puntos que no debieron perderse: unos por inutilidad ofensiva, otros por pardillos y los últimos por falta de ideas. Imaginen por un momento que Pedro no rescata al equipo del desastre que hubiera sido el empate frente al Almería. No son accidentes, son síntomas de que algo no funciona.

ENQUISTADO

El 'accidente' del día del Sevilla Atlético todavía pesa. Y mucho. Solo con esos tres puntos el Granada sería ahora tercero con 34, a uno del segundo y a dos del líder. O lo que es lo mismo, en la pomada, cerca de los que marcan el paso sin dejar que se escapen, que es lo que ahora invitan a pensar tanto Huesca y Cádiz con sus rachas. Después de tres partidos a domicilio para 'recuperar' aquella derrota, el equipo ha ido hacia atrás en juego y en cifras, con dos empates, una derrota y solo un gol a favor en 270 minutos. Está enquistado.

EXTRAMUROS

Entre otras cosas dar una imagen cada vez más opuesta en los partidos de local y de visitante. Parece que el calor de Los Cármenes hace sentirse al Granada en Primera División (hay público, cánticos, más de diez mil personas en cada encuentro...), mientras que lejos de casa el equipo se topa con la realidad de que están en Segunda, y aquí hay que trabajar más. Ir a Reus, con dos mil personas en la grada, no tiene glamour, por ejemplo. Todavía no sé qué pretende Oltra cuando va a otros campos. Ganar, ¿pero de qué forma? El equipo pierde la personalidad que tiene ante su público y eso lo han hecho desde un 'gallito' como el Rayo a un equipo de andar por casa como el Reus. El once no se impone en terreno hostil y cada semana está más lejos de hacerlo. Como ya se falle, como estuvo a punto contra el Almería, en casa, cuidado con las curvas.

DECEPCIÓN

Al Granada le faltan dos partidos para cerrar la primera vuelta y con los que puede arreglar bastante su situación: Sporting y Cádiz. Y luego la segunda rueda. Es decir, queda una vida. Pero con todavía dos duelos ante rivales directos y de los difíciles, contra todos los equipos asequibles el balance no le da para estar ni entre los seis primeros. Ahora es anecdótico, pero la proyección no invita al optimismo de seguir así las cosas. Hasta ahora el equipo rojiblanco ha pasado incluso más jornadas fuera del play off que dentro de él. No digamos ya del ascenso directo: solo dos semanas para un equipo que busca ascender directamente. El bagaje, tras cuatro meses, es pobre. Al menos queda todavía tiempo para arreglarlo. Cueste lo que cueste, señor Jiang.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios