Alcorcón - Granada CF

Dignos y sin fortuna (1-0)

  • Los rojiblancos caen por la mínima en Santo Domingo y no pueden acceder al liderato

  • La expulsión de Víctor Díaz condiciona un duelo en el que los de Martínez merecen más

Adrián Ramos gana un balón por alto en área alfarera. Adrián Ramos gana un balón por alto en área alfarera.

Adrián Ramos gana un balón por alto en área alfarera. / Sergio Reyes

Hay derrotas y derrotas. Y la que ayer cosechó en Alcorcón el Granada CF es de esas que hacen sentir orgullosos a los seguidores rojiblancos por cómo sucedió y por la gran reacción que ofreció con uno menos tras ir por detrás en el marcador. Porque si algo está demostrando el conjunto de Diego Martínez hasta el momento es una personalidad que hace albergar esperanzas de cara al futuro. Las mejores imágenes del encuentro

Se cayó y no se pudo acceder al liderato tras la derrota del Málaga en Elche, una anécdota a estas alturas de temporada, pero se hizo con dignidad y mostrando a un equipo con muchas variantes, que buscó siempre el área rival pese a jugar 45 minutos con uno menos por la justa expulsión de Víctor Díaz.

Y eso que el arranque del encuentro no fue el mejor. Durante los primeros quince minutos los de Diego Martínez no fueron los de otras citas. Apenas enlazaron dos pases seguidos siendo el cuadro de Cristóbal Parralo el que dominaba, jugando casi siempre en campo rojiblanco aunque, eso sí, sin crear excesivo peligro. Pero poco a poco los visitantes se fueron soltando y con Montoro como brújula y repartiendo juego, Vadillo y Pozo fueron entrando en juego y cuando eso pasa es una buena noticia. Ramos gozó de la mejor ocasión de los rojiblancos tras un saque de esquina que remató de cabeza en el primer palo y Nono, por bando local, dio el susto con un disparo cruzado.

Sin embargo, el choque pudo cambiar en el minuto 22 cuando el ex jugador del Granada CF Eddy Silvestre pisó el pecho de Vadillo sin estar el balón en juego. Una acción difícil de ver puesto que el cuero estaba en una zona distinta a la que sucedió el pisotón pero que era roja directa. Pese a ello, los de Martínez comenzaron a lanzar contras peligrosas con Pozo como protagonista, que tuvo dos muy buenas en las que no tomó la mejor decisión ni mucho menos. Al menos se asustaba a un rival que en el primer tiempo únicamente lanzó una vez entre los tres palos, aunque eso sí, al larguero por medio de Dorca que se sacó un zurdazo desde la media luna que habría sido uno de los goles de la jornada en LaLiga 1|2|3. Y ahí se acabó todo el fútbol de la primera parte puesto que los últimos cinco minutos fue un constante roce entre jugadores.

Se esperaba una segunda mitad con un arranque distinto de los rojiblancos y así fue. Con más posesión, se tuvo el control y se jugó en campo rival pero llegó la primera de las acciones que marcó el choque. Fue la expulsión de Víctor Díaz, muy justa, al hacer una durísima entrada a Nono evitando una contra. El capitán señaló que se resbaló y su intención no era golpear pero el menudo jugador alfarero tuvo que ser atendido. Con uno menos, se reaccionó rápido desde el banquillo dando entrada a Quini en el lateral diestro siendo Vadillo, que estaba siendo el más desequilibrante, el sacrificado.

Aunque el punto de inflexión fue el penalti por manos de Álex Martínez que fue desequilibrado en el salto por el veterano Víctor Casadesús, tal y como reclamó el lateral sevillano. Penalti que Juan Muñoz no desaprovechó para poner por delante a los amarillos.

Quedaba más de media hora por delante y con los cambios que ordenó el míster, la reacción llegó, y de qué manera. Martínez situó defensa de tres centrales, uno de ellos Quini, sin carrileros específicos pero con dos puntas. Un paso adelante que no tuvo reflejó en el marcador pero sí sobre el terreno de juego pues desde entonces, el Granada CF llegó un total de ocho veces con relativa claridad por tres de su rival, que no supo aprovechar los espacios que dejaron atrás los granadinistas.

De todas ellas, la ocasión más clara llegó por medio de una contra tras saque de esquina en contra que Alejandro Pozo lideró para ceder a Rodri que no pudo batir a Dani Jiménez, que salió muy bien despejando el esférico (72'). Tanto que también pudo llegar en una jugada de estrategia tras un córner botado por Montoro que Martínez tocó para que Puertas, de cabeza, rematara pero el cuero se marchó junto al palo.

Con Ramos trabajando a destajo y desesperado con el colegiado ante el continuo braceo de Juan Muñoz o Casadesús, lo cierto es que el equipo estaba muy bien plantado y jugando en campo contrario pese a su inferioridad numérica. La entrada de Vico le dio otro aire a los rojiblancos, que lo intentaron por todos los medios pero no tuvieron la fortuna suficiente para sumar un punto que merecieron por propuesta y actitud.

En el tiempo de descuento, Ramos pudo haber logrado el botín que tanto se buscó tras un gran pase interior de Germán, pero su control se le fue un poco largo y Dani Jiménez estuvo muy rápido en su salida para evitar el tanto. Por su parte Vico, en la última acción del duelo y desde la frontal, lo intentó pero Jiménez, el Zamora de la categoría, demostró porqué tan sólo ha encajado tres goles en diez partidos. Fue el epílogo de un encuentro en el que se cayó con dignidad, que no es poco.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios