Granada CF-Atlético de Madrid Aquel empate que dio una permanencia en Primera División al Granada CF

  • En la última jornada de la temporada 2014-2015, los rojiblancos y el Atlético de Madrid empataron a cero en un duelo sin ocasiones que permitió a los de Sandoval seguir en Primera

Los jugadores del Granada CF celebraron junto a la afición la permanencia. Los jugadores del Granada CF celebraron junto a la afición la permanencia.

Los jugadores del Granada CF celebraron junto a la afición la permanencia. / Efe

El 23 de mayo de 2015 pasó a la historia del Granada CF como uno de los días en el que los rojiblancos lograron la permanencia en Primera División. En dicha fecha, el Nuevo Estadio de Los Cármenes recibía al Atlético de Madrid, en una jornada de horarios unificados al ser la última de la competición y en la que ambos contendientes podían lograr sus objetivos de la temporada en caso de empatar y que se dieran determinados resultados en otros campos.

Al conjunto colchonero le valía el empate para clasificarse para la Champions League como tercer clasificado y no tener que jugar la ronda previa. Al Granada CF, por su parte, igualar le servía para quedarse en Primera dependiendo de lo que sucediera en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, Ipurua o el Camp Nou. Y, de hecho, durante casi media hora estuvo descendido. Los distintos movimientos en el marcador de los partidos entre Almería y Valencia, Eibar-Córdoba y Barcelona-Deportivo le fue sacando y metiendo de los puestos de descenso. 

Media hora en descenso

Mientras tanto, y en una jornada de transistores, sobre el césped de la instalación del Zaidín no pasó nada, absolutamente nada. Ni los de Sandoval ni los de Simeone se acercaron prácticamente con peligro a la portería de Roberto y Oblak. Firmaron un pacto de no agresión que quedó reflejado en un reportaje del programa El Día Después en el que, en un momento del partido, Rochina fue a lanzar una falta peligrosa e Iturra le dijo: “Pregúntate si quieres jugar el año que viene en Segunda”. El talentoso jugador valenciano llegó a preguntarle a Diego Mainz, que era el capitán, si le pegaba fuera. Y, como no podía ser de otra forma, el balón se fue por encima del larguero. El duelo terminó, por supuesto, en empate a cero.

Los jugadores rojiblancos celebraron en el vestuario la permanencia. Los jugadores rojiblancos celebraron en el vestuario la permanencia.

Los jugadores rojiblancos celebraron en el vestuario la permanencia. / Álex Cámara

Los números de aquel choque lo reflejan todo. Dos llegadas al área del Granada CF por una de los madrileños, con dos disparos a portería por ambos bandos pero cero entre los tres palos por parte de los locales y uno por los visitantes. Evidentemente, los porteros no tuvieron que emplearse a fondo, interviniendo Roberto en una ocasión y Oblak en dos, pero sin esforzarse en exceso.

El pacto

El pacto al que llegaron ambos equipos estaba claro…supuestamente. Aunque, en esto del fútbol, donde se niega siempre la mayor, esas cosas según dicen muchos, no pasan. Habrá que ‘creérselo’.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios