Granada CF De la eclosión al ostracismo

  • Alejandro Pozo ha pasado de ser una pieza clave a ser utilizado únicamente como revulsivo

  • Sus características pueden ser muy útiles a los rojiblancos en el tramo final de la temporada

El jugador cedido por el Sevilla FC espera celebrar el ascenso con el Granada CF. El jugador cedido por el Sevilla FC espera celebrar el ascenso con el Granada CF.

El jugador cedido por el Sevilla FC espera celebrar el ascenso con el Granada CF. / Carlos Gil

Diego Martínez viene repitiendo en sus comparecencias ante los medios de comunicación que hay que aprovechar los momentos de forma de todos los jugadores a lo largo de la competición. Fases en las que un futbolista pasa de apenas jugar a ser importante o viceversa. Ejemplos hay esta temporada en el seno del Granada CF pero quizá hay uno que llama poderosamente la atención.

Se trata de Alejandro Pozo, un futbolista diferente con unas cualidades que escasean en la categoría y que no está al nivel que mostró en la primera vuelta del campeonato. Cierto es que a su favor juega el hecho de ser muy joven, pues en febrero cumplió 20 años y pese a ello cuenta ya con 96 partidos en sus espaldas en LaLiga 1|2|3.

De más a menos

Pozo se perdió las dos primeras jornadas, en concreto el primer encuentro ante el Elche debido a que aún no había sido fichado por los rojiblancos y el segundo, frente al Lugo, al no poder el club tramitar su licencia debido al límite salarial. Pero su integración fue muy rápida y con la llegada del mes de septiembre comenzó a jugar aunque no fue hasta la octava jornada cuando gozó de su primera titularidad, estrenándose dando una asistencia a Antonio Puertas ante el excluido Reus. No obstante, eso no le impidió anotar su primer gol como nazarí en el duelo ante el Extremadura en el Francisco de la Hera saliendo desde el banquillo.

El sevillano ha anotado cuatro goles en la presente temporada. El sevillano ha anotado cuatro goles en la presente temporada.

El sevillano ha anotado cuatro goles en la presente temporada. / Carlos Gil

Su mejor momento llegó entre la citada octava jornada y la decimotercera fecha, en las que fue titular en cinco de esas seis citas anotando dos goles que además sirvieron para sumar seis puntos ante Mallorca y Almería. ‘Gol partita’ que dicen en Italia. Una racha que el seleccionador español sub 21, Luis de la Fuente, no obvió, de ahí que fuera citado con ‘La Rojita’ para las citas internacionales ante Dinamarca y Francia, perdiéndose el choque en el Estadio de Gran Canaria ante la Unión Deportiva Las Palmas.

En la sub 21

De la Fuente ya lo conocía del combinado nacional sub 19 y le dio la oportunidad de debutar pese a que por edad aún tiene tiempo para hacerlo más adelante. Tras su periplo con España, Pozo siguió entrando en la dinámica del técnico rojiblanco, gozando en las siguientes doce citas de siete titularidades en las que anotó su último tanto en la presente campaña. Otro ‘gol partita’ ante el Nàstic de Tarragona. Pero poco a poco se fue apagando su chispa. En ese periodo lo más destacado en ataque que hizo fue ser objeto de un claro penalti ante el Extremadura que Isidro Díaz de Mera no quiso señalar pese a que la patada que recibió en la línea de fondo fue evidente pero cayó fuera del campo y la acción pasó desapercibida.

La lesión

Pero un golpe en el entrenamiento del 21 de febrero le generó problemas en el isquiosural de su pierna izquierda y desde entonces no ha sido el mismo. Una lesión que le impidió volver a la sub 21 en el duelo que disputó en Los Cármenes ante Rumanía el 21 de marzo. En LaLiga 1|2|3 se perdió cuatro partidos (Rayo Majadahonda, Real Zaragoza, Almería y Las Palmas) regresando en la jornada 32 ante el Numancia. Desde entonces, y siempre saliendo como revulsivo, apenas ha jugado 70 minutos en siete partidos, perdiéndose uno de ellos por acumulación de amonestaciones, ante el Nàstic, y otros tres en los que estuvo convocado pero no fue utilizado por Diego Martínez (ante el Málaga, Oviedo y Tenerife).

Frescura

Su frescura y velocidad se antoja fundamental en la recta final de la campaña y el técnico lo sabe. Las piernas comienzan a pesar y sus características son idóneas para romper defensas como ya ha demostrado sobre todo en los primeros cuatro meses de competición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios