La crónica | Recreativo Granada - El Ejido 2012 El perdón condena al 'Recre'

  • Los de David Tenorio, con un jugador menos durante 17 minutos por expulsión de Neva, dejan escapar vivo a un rival directo por la salvación. Todo sigue igual: en promoción de descenso.

Juancho dispuso de dos claras ocasiones de gol ante Aulestia. Juancho dispuso de dos claras ocasiones de gol ante Aulestia.

Juancho dispuso de dos claras ocasiones de gol ante Aulestia. / Álex Cámara

Punto insuficiente para un Recreativo Granada que perdonó en la segunda mitad claras ocasiones para quedarse con los tres puntos y salir de la posición de descenso a Tercera División, pese a jugar 17 minutos con un jugador menos por expulsión de Neva (doble amarilla). Juancho pudo sacar a los de David Tenorio de la agonía, pero, con todo a favor y Aulestia casi batido, le lanzó a los pies su disparo en el área pequeña en la ocasión más clara del partido. En una segunda, otro lanzamiento en un mano a mano ante el meta ejidense el balón acabó besando la red de la portería, pero por el lateral, lo que dejó a los jugadores del primer filial lamentándose.

David Tenorio se estrenó como entrenador del ‘Recre’ en casa con las ideas claras, aprovechando a todas las piezas que recuperaba de cara a su primera final por la salvación. Tratando de exponer un sistema muy parecido al desarrollado como ayudante de Diego Martínez en el primer equipo, Juancho y Jean Carlos acompañaron a Rubén Sánchez en ataque, contando con la llegada desde segunda línea de un Nacho Buil que ha recuperado la importancia perdida en el filial tras un gran arranque de temporada y un abandono de funciones hasta hace sólo unas jornadas.

Pese a las intenciones ofensivas marcadas en el sistema, fue el Ejido 2012 el que dominó los primeros minutos, buscando meter al filial en su propia área para meterle el miedo en el cuerpo. De ahí que las primeras ocasiones fueran visitantes. Garrido tuvo que despejar un córner botado en el primer minuto de choque. La contestación llegó en el 6’ de la misma forma, pero Rubén Sánchez no encontró remate ante los agarrones de la defensa visitante. El colegiado, habitualmente sin mucha presión en un campo tranquilo como el de la Ciudad Deportiva del Granada CF, tuvo ésta vez que aguantar los constantes insultos de la afición almeriense, ya fuera en decisiones a favor o en contra de su equipo.

Ambos equipos desarrollaron un trabajo muy físico, tratando de hacerse con el control del juego, sabedores de las necesidades de ambos en la clasificación. Fueron los almerienses los que lograron hacerse poco a poco con el control y las ocasiones. Kiu tuvo la más clara antes del cuarto de hora, pero Lejárraga mandó a córner un mano a mano con el coreano, el mejor por ímpetu para los visitantes.

Con mucha falta de juego por parte rojiblanca, pese a la presencia de calidad en el centro del campo con Andrés García y Yael, el paso del ecuador del primer acto cambió el escenario del partido. A la media hora, en una acción personal de Garrido, que terminó con una pérdida de balón en el centro del campo, el propio central recuperó, pasó a Jean Carlos en banda derecha, quien centró al punto de penalti para Rubén Sánchez rematara a la red. El delantero levantó del suelo varios metros y superó a su marcador sin problemas, mostrando ser un ‘9’ con muchas posibilidades futuras.

Los visitantes no tardaron en contestar y en la siguiente acción Sebban, desde la frontal del área, se sacó un disparo con rosca que acabó en la escuadra de la meta de Lejárraga. Una gran contestación al golazo del filial para dejar, hasta ese momento, el resultado más justo. De ahí al descanso fueron los locales quienes trataron de achuchar, pero apenas llevaron peligro a la meta de Aulestia, quien pasó desapercibido durante los primeros 45 minutos. Los visitantes se encerraron pidiendo prácticamente el pitido final para salir hacia vestuarios.

La salida del medio tiempo no varió el guión con dos equipos muy físicos, a lo que se unió la lluvia que durante el primer cuarto de hora de la segunda mitad acompañó a los jugadores. En tres minutos el colegiado mostró dos amarillas, una de ellas a Neva que se convertiría en clave para el desarrollo del choque. El lateral, muy superado por la verticalidad de Kiu, se ganó la segunda en el 66’ (diez minutos más tarde de la primera) al dar un golpe al extremo asiático en un salto por un balón al espacio.

Tenorio movió el banquillo y retiró a Rubén Sánchez del campo para dar entrada a Morillo, dejando a Juancho como referencia y reforzando el centro del campo. Lo más llamativo es que el filial pareció espabilar al verse con un jugador menos sobre el campo. El Ejido apenas apretaba y no supo leer la posibilidad de ganar más espacios al estar con un jugador más sobre el césped. En el 75’ llegó la segunda mala noticia para el banquillo rojiblanco al caer lesionado Yael y tener que hacer el segundo cambio del partido. Las ocasiones comenzaron a llegar para los locales: en el 58’ Juancho tuvo la primera clara al plantarse solo ante Aulestia, pero mandar su disparo al lateral de la red. En el 75’, la más clara, al mandar a los pies del meta ejidense un disparo con el resto de la portería libre (imagen principal de la página).

Los nervios comenzaron a apropiarse de los jugadores visitantes, sabedores de que los locales, con un jugador menos, dominaban las ocasiones y buena parte del fútbol. Tras varias acciones polémicas en las que el colegiado tuvo que mostrar distintas amarillas, Tomás vio en menos de un minuto dos cartulinas. Una por una entrada a Jean Carlos, por la que el ‘Recre’ dispuso de una falta lateral, y la segunda por dirigirse al colegiado Guzmán Mansilla no de la mejor forma.

El choque entró en minutos de nervios y protestas. Los rojiblancos pidieron penalti (84’) por una posible mano en el área a un disparo de Fran Serrano, quien acabó de ‘9’. En el 88’ Samu Corral vio la segunda amarilla al protestar una falta señalada en ataque sobre Garrido. Sin más tiempo ni ocasiones hasta el 95’, el choque murió con dos equipos que siguen en la misma situación en la que empezaron la jornada: en grave peligro. Seis partidos por delante para tratar de evitarlo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios