Granada CF-Nástic | La Pizarra Cuando los planes salen bien

  • Martínez cubre la baja de Montoro con Azeez, repite dibujo y el equipo funciona a la perfección

El Granada sentenció en el primer tiempo El Granada sentenció en el primer tiempo

El Granada sentenció en el primer tiempo / Carlos Gil (Granada)

Raro es el partido en que un entrenador no se estruja la cabeza a la hora de configurar la alineación titular. Cuando tiene toda la plantilla a su disposición porque debe elegir entre varios jugadores, cuando tiene ausencias de hombres importantes porque se le pide acierto al optar por un sustituto u otro, cuando las cosas no van bien porque son necesarios cambios y no es fácil saber qué hay que tocar.

Seguro que el principal quebradero de coco para Diego Martínez, técnico del Granada, de cara al partido ante el Nástic era cómo reaccionar ante la baja de Montoro. Tras dos empates y dos derrotas en los cuatro partidos jugados hasta esta jornada sin el centrocampista, el objetivo era claro: buscar la fórmula para ganar sin Montoro. No ocultó el preparador el viernes en rueda de prensa que era “un reto” para los suyos.

Lo previsible

Martínez no experimentó y optó por la opción esperada, con Ramón Azeez ocupando el sitio del ausente. La otra variación en el once titular respecto al anterior partido en Lugo fue el regreso de Fede Vico, ausente en el Anxo Carro por sanción.

Al final se recuperó Antonio Puertas tras estar entre algodones toda la semana y formó en un extremo, con Vadillo en el otro, lo que mandó al banquillo muchas semanas después a Dani Ojeda. Arriba el elegido volvió a ser Rodri en detrimento de Adrián Ramos.

Antonio Puertas se recuperó para ser titular Antonio Puertas se recuperó para ser titular

Antonio Puertas se recuperó para ser titular / Carlos Gil (Granada)

Los dibujos

Formó el Granada con su habitual 1-4-2-3-1, mientras que el Nástic se decantó por el 1-4-4-2 en vez de una defensa de tres y dos carrileros, fórmula que había usado en otros encuentros.

Un enorme San Emeterio, que además asistió a Rodri en el 2-0, ensombreció un poco la presencia de Azeez, ya que fue el cántabro quien llevó junto a Fede Vico, activo y muy dinámico, el peso del equipo en ataque y el que más destacó, como es habitual, en labores de recuperación, con un tremendo recorrido.

En largo y en corto

Alternó bien el Granada los balones en largo con los ataques con más toque en corto, aunque el desequilibrio llegaba cuando el esférico pasaba por Vadillo y cuando estaba parado.

Los dos goles rojiblancos del primer tiempo se gestaron en acciones de estrategia, ambas botadas por un Vadillo que fue una pesadilla para la zaga tarraconense durante todo el tiempo que estuvo en el terreno de juego.

Se cambia el mono

La segunda parte fue diferente, lo que hizo que el encuentro requiriera de otras cosas. El Nástic, con todo casi perdido tanto en el choque como en el campeonato, tuvo más balón y trató, sin conseguirlo, de poner en aprietos a Rui Silva. El Granada tenía menos posesión pero no estaba incómodo, lo que hizo que el entrenador tardara en realizar su primera sustitución a diferencia del rival, que metió pronto a Uche para juntar a tres puntas en el campo.

Primer cambio

Fue Alberto Martín, elogiado en rueda de prensa por Diego Martínez, el elegido para entrar por Antonio Puertas, lo que no modificó el dibujo del Granada pero sí colocó a Azeez por delante del doble pivote, que pasó a formar el jugador recién entrado junto a San Emeterio. Tuvo más control del choque el Granada con este cambio.

El Nástic, que no creo peligro pero se acercaba al área rival, dejó de llegar.

Adrián Ramos al campo

El de ayer, independiente del gol, pudo ser el partido más completo de Rodri como rojiblanco. El atacante aguantó sobre el campo muchos minutos pero el tremendo desgaste hizo que Martínez le relevara por Adrián Ramos cuando quedaba poco menos de un cuarto de hora para el final.

El colombiano se mostró activo, aunque las ocasiones de gol de los rojiblancos escasearon en el segundo tiempo. Los laterales apenas subieron y el triángulo de la medular robaba pero creaba poco. Tampoco era necesario pisar el acelerador.

Ojeda casi marca

Entró Dani Ojeda por Vadillo y, pese a estar poco tiempo en el campo, fue el que más se acercó al 3-0. Con él en un lado y Fede Vico en el otro, aunque con libertad casi total de movimientos ambos, acabó el Granada con dos extremos diferentes a los que iniciaron el choque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios