La lluvia impidió completar el pretexto del Festival

El centenario de ‘El sombrero de tres picos’ era insuficiente razón para minimizar el ciclo sinfónico, con Eschenbach y Heras-Casado, aunque haya que destacar el regreso de la ópera con ‘Las bodas de Fígaro’ y el ciclo de danza con el Ballet Mariinsky.
Un solitario Berlioz, un gran Monteverdi y una sensitiva Maria Joao Pires, junto con la apuesta flamenca y un FEX digno, definen la edición. .