Historia musical de la provincia

Francisco Manuel Díaz: guitarrero y guitarrista de Granada, "en ese orden", y decano en el arte de ser lutier

  • Socio de la Peña La Platería, difunde y vela por la pureza del flamenco desde la Cuesta de Gómerez

  • El guitarrero decano en España recuerda las anécdotas vividas con grandes artistas como Enrique Morente o Chano Lobato 

Francisco Manuel Díaz, el lutier decano de España, en su tienda de la Cuesta de Gomérez de Granada. Francisco Manuel Díaz, el lutier decano de España, en su tienda de la Cuesta de Gomérez de Granada.

Francisco Manuel Díaz, el lutier decano de España, en su tienda de la Cuesta de Gomérez de Granada. / Jesús Jiménez/Photographerssports

Guitarrero y guitarrista. Así y en ese orden. Tiene 77 años, pero aún recibe a todo el que pasa por su tienda-taller en la Cuesta de Gomérez. Francisco Manuel Díaz es un abanderado del flamenco, un referente del arte de la guitarra -es el decano de los lutieres en España tras llevar más de 65 años fabricándolas- que inició su andadura en esta disciplina a los 13 años. Fue en el taller del maestro Eduardo Ferrer y más tarde en el Manuel de la Chica donde al aprender a construir guitarras también comenzó a tocarlas. La visita de profesionales a su estudio de trabajo le brindó la oportunidad de, además ser guitarrero, convertirse en guitarrista.

"Guitarrero y guitarrista, en ese orden. Primero guitarrero y luego guitarrista", aclara Díaz. Y es que el hecho de que Eduardo Ferrer buscase a un ayudante, y un vecino de este recomendase al joven como candidato para el puesto, le convirtió primero en creador y restaurador de instrumentos antiguos y modernos. Sería tiempo más tarde cuando "aprovechando la coyuntura de que tantos artistas acudían al taller, empecé a tocar la guitarra", declara.

Hoy en día, no se decanta por ninguna de las profesiones, pues, como explica el artista, "ambas me han dado una vida profesional que he ido conjugando según los tiempos y según el trabajo que me salía. Siempre he caminado y camino con las dos profesiones como bandera. Bien es cierto que mi punto de entrada en el mundo de la música fue como guitarrero, pero a las dos tengo mucho que agradecer".

Amistades y emotivos recuerdos

A lo largo de su trayectoria ha acompañado a figuras como Fosforito, Fernanda de Utrera, Chano Lobato y Enrique Morente, entre otros muchos. De igual forma, ha sido amigo del tocaor granadino Juan Habichuela y de compañeros de la talla de Paco de Lucía y Manolo Sanlúcar.

"Es difícil nombrar a todos. A algunos me dejaré en el tintero. La verdad es que no han sido pocas las colaboraciones", asegura Díaz. Amistades que surgieron, en su mayoría, entre los bastidores de festivales de flamenco y que llevaron a fusionar el arte de los artistas

A pesar de que Francisco Manuel Díaz bromea con que comienza a perder la memoria, conserva con cariño anécdotas vividas con estos colegas de oficio. Aún se ríe o, por el contrario, baja su tono de voz al relatarlas como le sucede cuando recuerda el entierro de Enrique Montoya el 28 de julio de 1993 en Utrera, Sevilla, donde el calor andaluz golpeó a todo el mundo del flamenco que de Montoya fue a despedirse.

La tienda-taller de Francisco Manuel Díaz. La tienda-taller de Francisco Manuel Díaz.

La tienda-taller de Francisco Manuel Díaz. / Jesús Jiménez/Photographerssports

Más alegres son las historias con Enrique Morente y Chano Lobato. La relación con este primero ya es de antaño, y es que ambos se criaron en el mismo barrio de Granada. Morente se fue unos años a Madrid cuando tan solo era un adolescente y no fue hasta su regreso cuando retomaron su amistad, aunque con más ganas que nunca. Es aquí cuando Díaz señala que él no pensó jamás en irse de Granada, pues "mi futuro estaba en esta ciudad. Tenía mi trabajo y mi vida y no sentía la necesidad de irme", continúa.

De Chano Lobato sólo dice maravillas. Cuenta con una sonrisa en la boca la actuación que ofrecieron en Bruselas. "Era 1985 y España acababa de entrar en el mercado común europeo. Se dispuso en Bruselas un despliegue de todo lo que España podía ofrecer a nivel europeo culturalmente hablando y evidentemente el flamenco estuvo presente. Me tocó a mí organizar esta parte. Allí expuse a una Andalucía representada por Carmen Linares, Pepe Naranjo y Chano Lobato entre otros. Chano me dijo: tú me tocas y yo canto. El público estaba eufórico. Había conexión cuando actuábamos juntos", relata. 

El flamenco, una música milenaria

"El flamenco ha estado en todas las culturas que han pisado este suelo (Andalucía)", determina Francisco Manuel Díaz. El artista lleva vinculado a este mundo desde los años 60 y su devoción continúa de manifiesto con las numerosas actuaciones que con Juan Pinilla ofrece. "Cuando él me pide que toque, yo toco. Para mí es un placer hacer música con este pedazo de artista", confiesa.

Integrante de este arte donde han cristalizado músicas legendarias de hebreos, persas y árabes, Díaz manifiesta que "el flamenco es la forma de ser, pensar y sentir del ser andaluz, musicalmente hablando", ya que "Andalucía es el crisol" de este género musical.

Francisco Manuel Díaz tiene muy claro que el flamenco perdurará a lo largo del tiempo, pues "no es arcaico, se mueve, pero dentro de unos cánones y unas líneas. Se tienen que hacer cosas nuevas, pero siempre sin salirse de esa línea musical", establece. "Por ejemplo, Enrique Morente hizo un flamenco muy propio, muy suyo, pero manteniendo los cánones musicales", continúa.

Respecto a la actualidad, Díaz confiesa que "hay gente muy válida que con ella se mantendrá este estilo, como Marina Heredia, Estrella Morente, Juan Pinilla e incluso Carmen Linares que sigue partiéndonos el corazón con sus cantes". Asegura que hay muchos artistas más, pero le es difícil mencionar a todos y pide perdón por ello.

Por el contrario, discrepa de todos aquellos artistas que "utilizan la palabra flamenco para vender". El virtuoso señala que "este término (flamenco) siempre ha sido muy comercial, pero si no sigue las directrices de este género, no lo catalogue como flamenco. Esto es una ruina para los que llevamos este arte latente".

El guitarrero y guitarrista vela por la pureza del flamenco, al igual que el resto de los integrantes de la Peña de La Platería. Situada en el barrio del Albaicín y constituida en 1949, es la decana de las peñas flamencas en el mundo. De ella son socios de honor personajes emblemáticos como Mario Maya, Manuel Cano Tamayo, Luis Rosales, "Mariquilla" y "La Yerbabuena", entre otros muchos artistas.

Francisco Manuel Díaz "mantiene el tipo", como él mismo dice, y sigue activo tanto como guitarrero y guitarrista. Ahora, trabaja de manera altruista, mientras toca los acordes para Juan Pinilla. Parece que su relación con el flamenco no entiende de edades y continuará hasta cuando él quiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios