Actual

El disco de Loquillo grabado en el Palacio de Deportes de Granada llega hoy a las tiendas

"Ya tengo un nuevo disco acabado y estoy histérico por grabar". Así arranca Loquillo una entrevista que en realidad debería servir para promocionar El Creyente, el doble álbum grabado en vivo el pasado febrero en Granada ante 7.000 fans y que llega hoy a las tiendas. Pero es que este barcelonés de 53 años, nacido como José Manuel Sanz, no sabe parar y siempre está pensando en el siguiente proyecto. "En la gente de mi generación hay un punto de inflexión entre los que se quedan en akelarres revivalistas y los que hemos sabido hacer la travesía del desierto y reinventarnos. Esto sólo se hace con trabajo, pero en la música española hay mucho gandul que no trabaja, no investiga, no hace canciones, que hace un disco cada dos años", plantea.

Así, Loquillo no duda en situarse junto a Alaska como "los dos únicos artistas de una generación que ha sabido reinventarse y hacer proyectos cada año". "Cuando he visto que una época se terminaba, he sido el primero en cortar. Si no vives al día, si no estás acostumbrado a trabajar, no lo ves. Y aquí lo que ocurre es que mucha gente vive de lo que fue. Muchos de ellos podrían dar mucha música pero se han quedado ahí", resalta.

Por último, sobre las razones que le llevaron a grabar el disco en el Palacio de Deportes, Loquillo afirma que "Granada es una ciudad imprescindible para entender la historia del rock de este país".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios