Actual

Mickey Rourke espera su redención

  • El intérprete vuelve a las pantallas con 'El luchador', una película de superación personal sobre lucha libre que guarda relación con su vida y por la que está nominado al Oscar como Mejor Actor

Un castigado Mickey Rourke protagoniza en El luchador, una de esas resurrecciones que tanto agradan en Hollywood. Su dramático papel de Randy Robinson, un luchador que afronta su declive profesional, ha situado al intérprete de El corazón del ángel como favorito a la estatuilla al mejor actor en los Oscar del próximo domingo.

En su beneficio tiene haber sido distinguido ya con el Globo de Oro y el Bafta; en su contra está que el galardón del Sindicato de Actores se le escapara -fue a parar a manos de Sean Penn- y esa impresión que proyecta de no haberse reformado del todo: fragmentos de sus discursos de agradecimiento en los galardones han sido censurados en televisión por la sonora vulgaridad de algunos términos, él no ha tenido reparo en fotografiarse en las galas bebiendo champán directamente de la botella y, además, ha provocado un altercado en un aeropuerto londinense por llevar en su equipaje 36 kilos de zapatos.

El protagonista de Nueve semanas y media encarna a un hombre en horas bajas que se dedica a combatir en circuitos de tercera categoría y que apenas puede pagar el alquiler de su piso. Finalmente Randy se ve obligado a jubilarse por completo tras un combate que será particularmente cruento. Este drama sobre la autosuperación devuelve a Rourke a las pantallas y también a los cuadriláteros, lugar que ocupó a principios de los años noventa, cuando decidió dejar el cine por su deporte favorito. Éste fue el comienzo de la decadencia del actor. Sin demasiado éxito, Rourke terminó retirándose de los cuadriláteros cuatro años después. Para reducir las secuelas en su rostro necesitó un buen número de operaciones de cirugía plástica.

Rourke no es el único que ostenta ahora un inesperado prestigio: El luchador ha supuesto un impulso también para el director Darren Aronofsky, vapuleado por su filme anterior, La fuente de la vida, y que parece haber recuperado el pulso con esta cinta, ganadora del León de Oro en el Festival de Venecia.

Marisa Tomei, en una espléndida madurez que ya exhibía en Antes que el diablo sepa que has muerto, presta su físico en El luchador a una stripper con la que el protagonista combatirá su soledad, un papel por el que es candidata al Oscar a la mejor actriz secundaria. La joven Evan Rachel Wood completa el reparto como la hija de Rourke.

El luchador llega hoy a los cines de todo el país para repartir golpes de taquilla entre contrincantes como el thrillerPush, la musical Cadilla Records y la española Hoy no se fía, mañana sí.

Push

El filme habla de experimentos reales llevados a cabo por distintos gobiernos para crear ejércitos formados por agentes con poderes paranormales, hechos que sirvieron de inspiración al realizador Paul McGuigan para crear el thriller de acción ambientado en el mundo del espionaje psíquico Push. Dakota Fanning, Camilla Belle, Chris Evans y Djimon Hounsou son en esta cinta jóvenes con poderes telequinéticos y habilidades clarividentes que se esconden de una agencia gubernamental clandestina que trata de capturarlos para utilizarlos en su propio beneficio.

Hoy no se fía, mañana sí

El realizador navarro Francisco Avizanda debuta en el largometraje de ficción con Hoy no se fía, mañana sí, cinta que aborda la extensa red de espías que tejió el servicio secreto de la dictadura franquista con el fin de controlar a aquellos que se oponían al régimen. El filme, que toma el título de los carteles que colgaban los comerciantes en las tiendas de ultramarinos, narra la historia de Gilda -interpretada por Carolina Bona-, huérfana de padre y madre y mecanógrafa de guiones de radio, que no encuentra otra salida que convertirse en informadora.

Cadillac Records

Sexo, violencia, competencia y rock'n'roll son los ingredientes de Cadillac Records, cinta ambientada en los años 50 en Chicago que cuenta el surgimiento del legendario sello de rhythm & blues Chess Records y de sus artistas, con excitantes y turbulentas vidas. La película, escrita y dirigida por Darnell Martin, cuenta con Adrien Brody como Leonard Chess, Jeffrey Wright en el papel de Muddy Waters, Columbus Short como Little Walter, Mos Def como Chuck Berry y Beyoncé dando vida a Etta James.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios