Crítica de Cine cine

Solidaridad (coreana) del taxi

Una imagen de la película que dirige Jang Hoon. Una imagen de la película que dirige Jang Hoon.

Una imagen de la película que dirige Jang Hoon. / g.h.

Más allá de nuestro querido y siempre fiable Hong Sang-soo y a la espera de lo nuevo (Burning) de Lee Chang-Dong, la llama de aquel cine surcoreano que prendiera fuerte a comienzos de siglo empieza a apagarse entre blockbusters de género más o menos logrados (Tren a Busan, La villana, Psichokinesis) que suelen llevar más ruido que nueces en su envoltorio de lujo para el consumo interno y la ocasional exportación internacional.

Con el rostro del popular Song Kang-ho (Memories of murder, The Host, El imperio de las sombras) al frente, A taxi driver llega ahora para rememorar un episodio de la historia reciente coreana y reivindicar a sus héroes anónimos en un formato de drama de acción (bélica) que no termina de coger cuerpo y sustancia en su voluntad de denuncia y memoria patriótica.

Estamos en 1980 y en la ciudad de Gwangju se viven revueltas estudiantiles violentamente reprimidas por el ejército. En mitad de aquel caos, un simpático taxista en apuros llevará desde Seúl a un reportero alemán al epicentro de la acción para ser testigo directo de lo que los medios y el gobierno niegan. A taxi driver aspira así a ser la historia de una paulatina toma de conciencia, pero lo hace tirando de los peores recursos del melodrama y la ampulosidad, a lo que se suma el (involuntario) perfil cómico de un protagonista al que cuesta siempre creerse en mitad de esa sobredimensionada vorágine de injusticia, violencia y persecución (de fogueo).

Por si las fallas de verosimilitud y la desproporción no fueran pocas, la escalada de solidaridad entre los colegas del gremio taxista y el retrato simplista y maniqueo tanto del periodismo como de las fuerzas y mandos militares, terminan por convertir la película de Jang Hoon en un esquemático y vano intento de unir política, drama personal y espectáculo sin convencer en ninguno de los frentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios