Actual

Vanesa Martín derrite el frío polar de Granada

  • La malagueña llena un Palacio de Deportes emocionado por escucharla en el estreno de su disco ‘Todas las mujeres que habitan en mí’

Vanesa Martín, durante su actuación. Vanesa Martín, durante su actuación.

Vanesa Martín, durante su actuación. / Álex Cámara

Vanesa Martín se presta al espectáculo. Al de su música –en primer lugar– y al que se arremolina cuando el extremo de su pie amaga con pisar el escenario. Sucedió a las 22 horas y aunque no es algo que soprenda a la malagueña tampoco torea con ese cansancio de gira los cariños del público. Ella es de la que sabe encajar las caricias.Como se decía, el efecto Vanesa Martín en su mil por mil sucedió a las 22 horas aunque comenzó bastante antes.

Las colas del público que pocos pasos más adelante cuajaban el Palacio de Deportes de Granada, que desde hace días luce un ‘todo vendido’, eran el epílogo de una novela romántica. Pero no renuncien tan rápido de un género porque todo está en cómo se escriba, hasta una crónica de sucesos. El diablo está en los detalles y de esos tuvo anoche Vanesa Martín a raudales.

La malagueña felicitó a Santa Cecilia, patrona de la música con un repertorio que disparaba en todas direcciones: quienes se agarran a la nostalgia de los primeros discos tuvieron su dosis de metralla sonora con Aún no te has ido o Arráncame. Esas balas –y otras muchas en un set list sin ambages– no encontraron resistencia. Las incondicionales de Martín –anoche se dio una amplísima mayoría de mujeres y los coros lo atestiguaron– llegaron con espíritu maratoniano y a quemarropa para darle la bienvenida de nuevo a la cantautora.

El flamenco, químico indisoluble de la carrera de Martín se instauró en las versiones más calladas e íntimas, un derroche de seducción que ella no tuvo ‘piedad’ en despeglar con sus más aférrimas en esas ocasiones y otras tantas.

Vanesa Martín llegaba a Granada como quien visita un lugar donde se ha sido feliz. Agradecida e incólume tras la gira, sabe que el territorio la acompaña y que en esta provincia –llegaron desde muchas otras zonas– guarda unos cuantos cientos de fans que la siguen desde aquel Agua producida por Carlos Jean.

Anoche, Todas las mujeres que habitan en mí, su último disco reclamó para sí un hueco amplio en el edén de la música española. Se dice reclamar porque la cantautora no ha escatimado en esfuerzos desde sus comienzos en desplegarse en salas como el Búho Real de Madrid cuando de a poquito susurraba que podría expandirse hasta llenar palacios de deportes de toda España.

La cantante se reencontró con sus seguidores en los escenarios después de un tiempo de descanso tras Munay Vivo, una exitosa gira de la que pudieron disfrutar más de 200.000 personas el año pasado y de la que ahora aparece más que repuesta: recargada. Su sexto álbum de estudio, ha logrado colocarse en las primeras posiciones de las listas de España, una carrera en la que la malagueña ha trabajado con tesón canción a canción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios