Actual

"No se puede cambiar el lenguaje de la Constitución en función del hembrismo"

  • El historiador Fernando García de Cortázar echa leña al fuego del debate sobre el lenguaje "inclusivo"

  • Pérez-Reverte da su "palabra" de que se irá de la RAE si prospera la petición de la vicepresidenta

El historiador Fernando García de Cortázar. El historiador Fernando García de Cortázar.

El historiador Fernando García de Cortázar. / antonio pizarro

Al historiador Fernando García de Cortázar le parece una "perfecta barbaridad" la propuesta de cambiar el lenguaje en la Constitución para que sea "inclusivo". Esta medida, afirmó ayer el también novelista en un curso de verano de El Escorial (Madrid), responde a un "hembrismo que traspasa todas las líneas rojas".

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, anunció el pasado martes que ha encargado a la Real Academia Española (RAE) un estudio para "adecuar" la Constitución al llamado lenguaje "inclusivo". El argumento de la política cordobesa es que "tenemos una Constitución en masculino", realizada por "ministros y diputados" -mayormente varones, se entiende- y "que se corresponde a la realidad de hace 40 años". "Hablar en masculino", abundó la vicepresidenta, traslada al cerebro solamente "imágenes masculinas".

El anuncio ha causado una notable polvareda, con el ya consabido carrusel inmediato de fervorosas adhesiones y nerviosos manoteos para expresar el rechazo. También ayer, uno de los académicos más mediáticos de la institución, Arturo Pérez-Reverte, dijo que abandonará la RAE si prospera esa modificación promovida desde instancias gubernamentales. "Tiene usted mi palabra", contestó el popular novelista en Twitter a un usuario que pronosticaba su "sonoro portazo".

No perdió tiempo en contestarle Clara Serra, una diputada autonómica de Madrid de Podemos, partido muy propenso a estas esgrimas digitales. "De los 46 académicos que tiene la RAE, sólo ocho son mujeres. Por eso queremos agradecer al compañero Reverte que esté dispuesto a dar un paso a un lado. Seguro que se ha dado cuenta de que faltan muchas mujeres en la RAE y que algunas de las miles de lingüistas de este país puede ocupar su lugar", escribió sarcásticamente, también en la ruidosa red social.

Mientras tanto, la RAE ha recibido ya la petición formal para elaborar ese informe sobre la posible "adecuación" de la Carta Magna a estos "aspectos lingüísticos". El director de la institución, Darío Villanueva, afirmó que el documento no estará listo al menos hasta octubre y será "un trabajo riguroso, serio y despolitizado". "Estoy convencido de que no habrá ninguna directriz [política]. Ellos piden un informe, y nosotros contestamos conforme lo que a la Academia le parezca que tenga que ser desde el punto de vista lingüístico y gramatical", añadió Villanueva antes de confirmar que la RAE comenzará a "trabajar inmediatamente" en ello y, previsiblemente, creará una comisión para analizar esta cuestión. No obstante, matizó, la "última decisión" sobre dicho informe sobre la corrección política de la Constitución le corresponderá al pleno de la Academia, que es donde se debatirá el documento tras su salida de la comisión.

García de Cortázar, en su intervención en El Escorial, echó algo más de leña al fuego de este debate al afirmar que "no se puede cambiar el idioma en función de ese hembrismo". A juicio del historiador, "se están traspasando todas las líneas rojas" y, a este paso, añadió, "no podremos estudiar a Galdós por machista". Lo que debe hacer la RAE, opinó García de Cortázar, es pronunciarse "con rectitud y con amplitud", ya que a su juicio "el lenguaje actual ya es inclusivo, pues incluye a ambos géneros". "Claro que hay que reparar ciertas injusticias respecto a la mujer -concluyó-, pero no a través del lenguaje".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios