Crisis del Covid-19

El coronavirus arrasa con la cultura en Granada: consecuencias económicas nefastas y adiós a grandes citas

  • Museos, salas, teatros, auditorios y cines dejan de programar en unas de las épocas más fructíferas para el sector

La violinista granadina María Dueñas no tocará en el Falla después de la cancelación del concierto. La violinista granadina María Dueñas no tocará en el Falla después de la cancelación del concierto.

La violinista granadina María Dueñas no tocará en el Falla después de la cancelación del concierto. / G. J.

Hasta hace tres días, la ciudad de la Alhambra era una de las pocas provincias libre de coronavirus en toda España. "¡Qué poco dura la alegría en casa del pobre!", dice el refrán. La situación ha cambiado radicalmente en cuestión de 72 horas. La cultura ha echado el cierre. Museos, salas de conciertos, auditorios, teatros, cines, librerías, bibliotecas y otros espacios similares han parado su actividad en una de las épocas más productivas para el sector (de primavera en adelante).

La crisis sanitaria derivará en una recesión sin precedentes y tendrá consecuencias económicas nefastas para el sector en la provincia. Ruina es la palabra más utilizada por los promotores culturales para describir la situación. También privará a los granadinos de grandes conciertos, obras de teatro magníficas, exposiciones de primer nivel, estrenos de cine muy esperados, presentaciones de libros relevantes e interesantes actividades culturales.

Los granadinos se perderán los directos de Amaro Ferreiro; los Aslándticos; Bronquio (Noodle Music Box); Apartamentos Acapulco; Trepàt; Haze; la famosa trapera Bad Gyal; Mártires del Compás; Los de Marras; y Diego del Morao; o el ciclo Serpiente Negra. La actuación de Lunay, famoso por colaborar con Bad Bunny, en el Granada Reggaeton tampoco se podrá ver. Entre los conciertos que peligran si no se ataja esta crisis hasta junio están los de Estopa, Loquillo y David Bisbal. Sin olvidar el Festival de Tango.

Grandes citas literarias como la Feria del Libro y el Día de la Poesía se posponen hasta después de verano. La ganadora del Premio Planeta y el finalista, Ana Merino y Manuel Vilas, habían confirmado su asistencia junto a John Kenyon, Luis Muñoz y Horacio Castellanos. Por otra parte, la mayoría de libreros optó por cerrar sus establecimientos desde ayer.

El aplazamiento del FicZone ha supuesto un duro golpe para las más de 20.000 personas que cada año asisten a la feria. El actor americano Doug Jones (Hellboy, El Laberinto del Fauno, Star Trek Discovery) y el director japonés Shinichiro Watanabe (Cowboy Bebop, Samurai Champloo) eran algunos de los grandes protagonistas.

El cierre de teatros deja a los granadinos sin magníficas producciones como La abducción, El Nombre y Las canciones; monólogos como el de Faemino y Cansado; el Festival de Teatro para la Infancia y el Festival de Improvisación.

El cierre del Centro Guerrero durante 15 días impedirá al público ver su última exposición, ya que el 22 de marzo acaba. Solovki reúne fotografías de Juan Manuel Castro Prieto y Rafael Trapiello sobre la isla Solovkí, primer gulag de la historia convertido en gélido paraíso. Si los museos continúan clausurados, los usuarios tampoco podrán visitar El cuerpo en la mirada, la nueva muestra de Ángeles Agrela en el Centro CajaGranada que reflexiona sobre papel de la mujer en la historia y su representación en el arte.

Tampoco se podrán ver estrenos como La canción de los nombres olvidados y la nueva película del japonés Takashi Miike en los cines, cerrados hasta nuevo aviso como medida de prevención del virus. "Hace dos días no había casos de coronavirus en la ciudad. El miércoles fue bien. Vinieron casi 200 espectadores. Percibí algo de preocupación, pero nada grave. El jueves empezó a precipitarse la cosa con el cierre de colegios y universidades. Ayer, la respuesta del público fue contundente", relata Juan Torres-Molina, el gerente del Madrigal, que a esta hora está "cerrado a cal y canto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios