Mikel Izal | Vocalista y compositor de Izal "El éxito te lo tienes que encontrar y el fracaso viene si tiene que venir"

  • La banda de pop rock actuará esta noche en el Palacio de Deportes donde mañana harán doblete antes de disfrutar de un descanso por tiempo indefinido

“El éxito te lo tienes que encontrar y el fracaso viene si tiene que venir" “El éxito te lo tienes que encontrar y el fracaso viene si tiene que venir"

“El éxito te lo tienes que encontrar y el fracaso viene si tiene que venir"

–En diez años han pasado de tocar en salas pequeñas a llenar dos veces el Palacio de Deportes. ¿Para asimilar tanto éxito se necesita la autoterapia?

–Eso es fácil de asimilar, sobre todo cuando tienes claros todos los pasos que has dado para llegar hasta aquí. Han sido diez años de trabajo en los que nada ha sucedido de la noche a la mañana. Lo hemos vivido de una forma muy natural porque la cosa ha ido creciendo poco a poco por el boca a boca. Es más para estar orgullosos que para tener que digerir nada. Cuando había que digerir las cosas era en los primeros años cuando los ingresos eran menores que los gastos y la apuesta era todo el rato a ciegas y continuamente temeraria.

–Pocos se pueden permitir ahora tocar dos días seguidos en un pabellón así en Granada.

–La palabra es milagro. Y más por la forma que hemos nacido y crecido, a través de redes sociales, Youtube, Spotify y personas que hablaban de nosotros a tres personas. Que vivamos unos tiempos en los que la gente comparte tanta música sin necesidad de pasar por los grandes escaparates mediáticos, esa conexión público-banda, ese boca a boca de redes sociales ha generado lo que hemos vivido en estos dos o tres últimos años, con noches increíbles en pabellones y duplicando. Es un milagro.

–¿Cuando uno está arriba teme que vengan tiempos más oscuros?

–Sí, pero no se planifican ni el éxito ni el fracaso.El éxito te lo tienes que encontrar a base de currártelo mucho y el fracaso viene si tiene que venir. Para nosotros el fracaso sería no ser felices en los escenarios haciendo lo que nos gusta. Si hay que volver a salas más pequeñas se volverá. Si nos apetece seguir haciendo música, seguiremos.

"Para nosotros el fracaso sería no ser felices en los escenarios haciendo lo que nos gusta”

–Para medir esa evolución basta seguir su recorrido por las salas de conciertos de esta ciudad, porque hace no mucho estaba en la Tertulia como cantautor.

–Sí, en la Tertulia toqué para tres personas no hace tanto tiempo: para una amiga mía que me acompañó desde Madrid; para Lara Bello que es una artista granadina maravillosa que me acogió en su casa; y también había una guiri que se había perdido y estaba sentada en la cuarta fila. Imagínate el camino para pasar de eso a 10.000 almas, que es lo que vamos a ver este fin de semana en Granada.

–Decía Raquel Welch que la belleza es una mezcla de egoísmo, constancia y fuerza de voluntad. ¿El éxito también?

–Tiene muchísimos factores. A mí me gusta la frase de que el éxito te pille trabajando y eso nosotros lo hemos cumplido a rajatabla. Pueden sucederte desgracias o todo lo contrario. A veces suceden cosas importantes el día que tienen que suceder pero eso pasa porque te has movido mucho.

–Ella imagino que metía el egoísmo en la fórmula en referencia a las veces que se antepone el objetivo personal por encima de otras cosas. ¿Ese éxito ha conllevado muchas renuncias personales?

–Muchas cuando decidimos dejar todo por apostar por este proyecto. Por ejemplo, si llego a ser más empático o a darle más importancia a los sentimientos de mis padres –que estaban asustadísimos hace diez años– no habría seguido este camino. Pero más que egoísmo es creer en ti o creer en tu sueño hasta el punto de intentarlo, que es lo que hicimos los cinco componentes de Izal.

–Fue una apuesta muy personal por Izal porque tuvieron que empezar con crowfunding en los primeros discos...

–¡Pues nada menos que la mitad de nuestra discografía ha sido financiada por la gente que nos seguía! Sinceramente, éramos cinco mileuristas que decidimos poner lo poco que teníamos al servicio del proyecto. Y digo lo poco incluyendo también el tiempo, no sólo la cuestión económica. Que, por cierto, corrió a cuenta de unos pocos seguidores porque nuestro primer disco, Magia y efectos especiales, creo que fueron ciento y pocas personas las que juntaron el hombro. Y casi igual en Agujeros de gusano, porque todavía no estábamos en la situación económica de poder financiar un disco nosotros mismos. Por eso siempre nos referimos al público para darles las gracias: son los responsables de que el proyecto siguiera caminando.

–En ese sentido, Izal es ya un grupo de nueva era generación que ha nacido con las redes sociales, los directos y crowfunding. ¿Cómo ven la diferencia con músicos que empezaron antes con discográficas?

–Es que a decir verdad nunca hemos conocido esa fórmula ni hemos estado cerca de ella. Mentiría si pusiera a comparar nuestra historia y nuestra forma de crecimiento con la de otros compañeros.

–¿Pero no intercambian impresiones cuando coinciden, por ejemplo, en festivales?

–Nos hemos relacionado casi siempre con gente que ha movido su proyecto de una forma parecida y cuando coincides con los otros grupos de otros tiempos no te paras a hablar de la gestión. Además, todo es lícito: estamos enamorados de nuestra forma de haber nacido y crecido pero no podemos demonizar otras fórmulas de gestión. Una multinacional lo que hace es poner a tu disposición unos medios de los que nosotros nunca disfrutamos pero no te los pone gratis: te va a pedir un trozo del pastel muy grande y nosotros eso nos lo hemos saltado. El pastel en nuestro caso se queda para los que lo hemos cocinado.

"Estamos enamorados de nuestra forma de haber nacido y crecido pero no hay que demonizar otras formas de gestión”

–No se sienten cómodos cuando los clasifican como grupo indie. ¿Cómo se catalogarían en una tienda de discos?

–Si hay que hablar de algo para situarse, nosotros somos un grupo de rock en español y a veces se nos van unas canciones hacia el rock más ligero y otras a lo más agresivo, pero lo indie nunca lo hemos visto como un género musical. Cuando nos lo dicen creo que se refieren más a esa autogestión y esa independencia absoluta en la gestión y en lo artístico.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios