Actual

Los hermanos Baschet traen a Granada música para los sentidos

  • El proyecto propone talleres y conciertos con instrumentos de cristal dirigidos a los más pequeños con el objetivo de estimular a través de la estética y el sonido

Se escuchan, se sienten y se ven. Son los instrumentos de cristal de los hermanos Baschet, el resultado de una investigación sobre las posibilidades del sonido. Los catalanes François y Bernard, un escultor y un ingeniero, desde los años cincuenta se han dedicado a un trabajo musical que tiene como objetivo la creación de objetos estéticos que tengan una potencia sonora que sirva como instrumento interactivo con el público. El Proyecto Baschet ha llevado talleres y exposiciones dirigidas a niños entre 3 y 14 años, y especialmente a discapacitados, a Francia, Alemania y Estados Unidos, obteniendo resultados positivos en la educación sensorial y perceptiva de los pequeños. Por primera vez, los hermanos Baschard plantean traer su metodo a España, y es Granada su ciudad de partida.

La Asociación de la Prensa acogió ayer la presentación del proyecto con la intervención de Andreu Ubach, director artístico y pedagógico del proyecto, que además interpretó junto al músico catalán Josep Maria Merceguer una serie de sonidos con instrumentos de cristal. Asimismo se proyectó un video sobre la evolución de los Instrumentos Baschet.

El planteamiento de la iniciativa consiste en la organización y desarrollo de actividades, talleres y exposiciones en centros, como los que se han acogido estos días en modo de presentación, como el taller dirigido a los alumnos de los Salesianos, o el que tendrá lugar hoy a las 11.00 horas en Aspace con niños de parálisis cerebral. Los talleres infantiles son itinerantes pensados para grupos de 30 alumnos en los que los pequeños participan tocando el instrumentarium de Baschet, una colección de 14 estructuras sonoras de percusión, cuerda y cristal que han dado lugar a una nueva familia instrumental. Sus sonidos están basados en la vibración de unas varillas de cristal y su amplificación a través de placas metálicas.

El proyecto incluye, además, conciertos con actuaciones de solistas o grupos de cristal Baschet, con instrumentos tradicionales; y exposiciones de las esculturas sonoras que se pueden tocar, ya que este es su propósito debido que sin la interacción con el público estas no hacen su función; o el caso de las esculturas monumentales, como las fuentes sonoras, en las que la acción del público es sustituida por la del viento o el agua. Las figuras son muestra del objetivo artístico del proyecto, que les ha llevado a exponer en museos como el CaixaForum de Madrid, el MoMa de Nueva York y el Guggenheim de Bilbao.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios