Patricia Ramírez, psicóloga “Este montaje es una obra de teatro de autoayuda”

  • La popular divulgadora recala este fin de semana en el Palacio de Congresos con su última obra ‘La ansiedad no mata, pero fatiga’

“Este montaje es una obra de teatro de autoayuda”

“Este montaje es una obra de teatro de autoayuda”

–Llega mañana al Palacio de Congresos de Granada con La ansiedad no mata, pero fatiga. ¿Es la enfermedad mental más extendida de nuestro tiempo?

–Desde hace más de 15 años. Pero es que ahora gente que nunca había tenido ansiedad la ha empezado a padecer.

–Pero dadas las circunstancias de escenario de película de ciencia ficción será hasta algo más lógico que patológico.

–Sí, la ansiedad es una respuesta a una situación de amenaza y por supuesto que hemos vivido una situación de amenaza al contagio, con la muerte todo el día en contacto.

–¿Qué desata en esta obra de teatro la ansiedad de su compañero en escena, Rafael Blanca?

–Vamos a tocar un poco los estresores comunes de todo el mundo: las relaciones sociales con gente tóxica, la pérdida de empleo, los síntomas de un ataque de pánico, la conciliación, la sobrecarga de trabajo, la obligación reciente de llevar una vida saludable, meditar y hacer deporte...

–¿Cuál es el detonante de los conflictos del protagonista?

–Él ha hecho un curso para dejar de ser ‘heterobásico’: quiere ser un hombre más feminista, comprometido y presente. Cuando da el cambio su jefe lo despide del trabajo porque dice que no quiere mariconadas, un tío así. A partir de ahí el va contado todo los estresores que va encontrando con los cambios que están surgiendo en su vida. Ahí las mujeres empatizan mucho con él.

–¿Por qué más el público femenino?

–Porque él dice que se ve agobiado con la casa, con los niños, buscando un nuevo trabajo... Es un hombre pero que simboliza muchas cosas de las mujeres, esa sensación de “no llego a nada” porque tienes veinte frentes a la vez.

"El protagonista hace un curso para dejar de ser ‘heterobásico’: quiere ser un hombre más feminista”

–La obra surge paralela en el tiempo al libro Somos fuerza, publicado en Grijalbo en el que habla de su experiencia personal de la pandemia.

–Sí, aunque son dos cosas distintas. Mis editores pensaron que era un momento complicado y yo estaba divulgando en redes sociales cosas muy bonitas durante el confinamiento y que sería chulo que llegara a todo el mundo. Por otro lado, durante el confinamiento hablando de lo que podíamos hacer para llegar a más gente surgió esta obra con Rafa, que además de actor es director y ya me había dirigido en Diez maneras de cargarte tu relación de pareja, aunque en ese caso era una conferencia teatralizada.

–¿Es una forma de llevar a las tablas la autoayuda?

–Exactamente. Tiene un humor muy blanco muy suave pera que la gente se identifique y pueda ponerle solución a problemas que está viviendo. La gente saldrá haciendes reído pero con un montón de herramientas para aprender a manejar sus emociones y ansiedad. Este montaje es una obra de teatro de autoayuda.

–El confinamiento ha causado muchas crisis económicas pero también sentimentales, porque no son pocas las parejas que han terminado en divorcio.

–O más unidas. Antes iban con mucha prisa y ahora han pensado que tienen que compartir más tiempo y hacer cosas juntos. Es cierto ha roto muchas parejas pero también ha propiciado justo lo contrario.

–También se ha publicado que tras el confinamiento también ha aumentado la venta de bicicletas y hay mucho gurú del fitness en casa. Como comentaba, ¿cree que se ha impuesto la tiranía de lo healthy y uno nunca es lo suficientemente sano? ¿Ahora todo el mundo es iroman?

–Exactamente. Yo creo que hay mucho márketing detrás de todo eso. Es cierto que cada vez que cada vez se investiga más y sabemos lo que es saludable y lo que no, pero no es menos cierto que hay que vender. Rafa en la obra comienza a hacer running y nosotros decimos que hay que tener mucho cuidado y asesorarse muy bien porque no podemos hacer de todo con cualquier edad, y más si no has hecho deporte en tu vida.

–¿Se ha vivido en la historia reciente una situación tan estresora como estas?

–Creo que en el terreno particular la gente sí ha vivido situaciones más estresoras, como puede ser una enfermedad terminal, la pérdida de un ser querido o un accidente. Pero en el ámbito mundial que todos hayamos vivido lo mismo yo creo que no. Eso nos ha permitido encontrar una serie de valores como el sentimiento de pertenencia, la empatía o la generosidad que nos han hecho darnos cuenta de muchas cosas.

–¿Es de las personas que piensa que saldremos mejorados en vez de traumatizados?

–No, yo pienso que sólo saldremos reforzados si elaboramos un plan para hacer un cambio. Simplemente por haber vivido la experiencia no haremos un cambio en tu vida. Pasados unos meses a la gente se le olvida y parece que está todo superado.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios