Raquel Villegas | Escritora novel “Esta novela busca ser una llamada de atención sobre el trastorno histriónico”

  • Raquel Villegas presenta su primer libro, ‘No olvides mirar las nubes’, en el que plasma la realidad de las personas con trastorno histriónico de la personalidad y sus familiares

Convivir con personas que padecen cualquier tipo de enfermedad mental no es tarea fácil, más bien es una lucha diaria en el entorno más cercano y una batalla mayor en el exterior donde la falta de conocimiento hace más complicado detectarlo. Raquel Villegas (1983) no es psicóloga ni escritora –hasta ahora–; es una mujer valiente que ha convivido con una persona con trastorno histriónico de la personalidad y ha padecido sus consecuencias. También es la autora de No olvides mirar las nubes, una novela que como ella misma indica no busca convertirse en un superventas si no que su principal propósito es alzar la voz y llamar la atención sobre, precisamente una enfermedad mental con un 2% de prevalencia en la sociedad, y que es prácticamente desconocida.

"Es un problema que necesitaría más inversión, investigación. Éste no cuenta con ningún test"

Villegas decidió escribir esta historia este verano y hace unos meses que vio la luz. “La idea principal es hacer este trastorno de la personalidad más visible”, apunta y hace referencia a personajes como el de Estela Reynols en la serie televisiva La que se avecina, o el de Scarlett O’Hara en Lo que el Viento se llevó. Ahora también Beca, el personaje creado por Raquel Villegas en No olvides mirar las nubes, es una chica que sufre trastorno histriónico y a la que su hermana, Delia, una recién titulada en Psicología, busca ayuda para que algún especialista la diagnostique.

“Este trastorno afecta mucho a las personas que conviven con quienes la padecen, el día a día se hace muy complicado, son personas que presentan excesiva emotividad, tienen que ser el centro de atención, se incomodan si no lo son y les dan ataques de ira, tienen un comportamiento seductor, son manipuladores e incapaces de hacer introspección, no tienen capacidad de administrarse, pueden llevar a una familia a la ruina”, relata Villegas.

“Existe una frontera entre el trastorno y el que le gusta hacerse notar, que a veces no es fácil de detectar”, explica.

Según el DSM-5 –el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales–, dice que se trata de un “patrón dominante de emotividad excesiva y de búsqueda de atención, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cinco (o más) de los hechos siguientes: Se siente incómodo en situaciones en las que no es el centro de atención. La interacción con los demás se caracteriza con frecuencia por un comportamiento sexualmente seductor o provocativo inapropiado. Presenta cambios rápidos y expresión plana de las emociones. Utiliza constantemente el aspecto físico para atraer la atención. Tiene un estilo de hablar que se basa excesivamente en las impresiones y que carece de detalles. Muestra autodramatización, teatralidad y expresión exagerada de la emoción. También es sugestionable (es decir, fácilmente influenciable por los demás o por las circunstancias) y considera que las relaciones son más estrechas de lo que son en realidad”.

Raquel Villegas señala que este es “un problema que necesita más inversión, que se investigue más, porque al contrario de otros trastornos no hay un test que lo detecte, como ocurre con el trastorno bipolar”. “Es importante visitar a especialistas de salud mental cuando comenzamos a ver cosas extrañas. Quienes padecen este trastorno son brillantes a la hora de manipular e inventar enfermedades”.

La novela No olvides mirar las nubes reflexiona también sobre la pausa, la desconexión. La obra es una autoedición, que “me ha servido para convertir una experiencia negativa en algo positivo a la vez que en un desahogo”. La novela puede encontrarse en la Cafetería Israki (Calle Duquesa, 31, Granada), Amazon por 12,50 euros o en ebook en Kindle (9,99 euros).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios