En el auditorio Manuel de Falla

La guinda a la temporada de la Orquesta Ciudad de Granada más atípica de su historia

  • Promesas de la batuta como Tabita Berglund y Nuno Coelho, conciertos familiares con magia y un réquiem despiden la programación de la formación en un año condicionado por la pandemia

Primer concierto de la OCG de la temporada en el auditorio Manuel de Falla Primer concierto de la OCG de la temporada en el auditorio Manuel de Falla

Primer concierto de la OCG de la temporada en el auditorio Manuel de Falla / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

Desde cancelar conciertos a retransmitir alguno de manera online, la OCG se ha mantenido firme en su cometido durante la temporada más atípica de su historia. La pandemia ha cambiado sus horarios y sus dinámicas. La mascarilla y el gel hidroalcohólico se han convertido en uno más de la familia. El Covid-19 también ha mermado su aforo (por eso, ahora dan tres recitales a la semana en vez de uno), pero no sus ganas de seguir adelante con el proyecto. Incluso iniciaron el 2021 con mal pie: aplazaron varios directos por un positivo en la plantilla. Sin embargo, la orquesta ha aguantado la embestida del coronavirus con mucha valentía y profesionalidad. La guinda al pastel de la presente temporada la ponen dos nuevas promesas de la batuta; los divertidos conciertos familiares; y un réquiem a cargo de su director artístico, Lucas Macías, para liberar y reconfortar al público.

La directora noruega Tabita Berglund protagonizará el primer programa de la última fase de la temporada (9 de abril y 10 de abril). Ella será la responsable, por primera vez al frente de la OCG, de trasladar la épica de la Séptima sinfonía de Beethoven, "uno de los productos más felices de mis débiles fuerzas", en palabras del propio compositor. La segunda obra del recital será Concierto para piano y orquesta núm. 2 de Chopin, música brillante, virtuosa, de gran riqueza ornamental, cuando "la invención llegó a su piano, repentina, completa, sublime" (Aurore Dupin), y que en la interpretación del canario Iván Martín como solista disfrutará el público, junto a la sencillez de la escritura orquestal, del preciosismo y sutilezas de la pianística.

Berglund atesora gran experiencia como violonchelista. De hecho, de decantó por la dirección de manera "casi accidental", reconoce en una entrevista con La Vanguardia, después de 10 años trabajando como violonchelista. La directora, cuyo maestro es Truls Mork, ha formado parte de varias orquestas como las Filarmónicas de Oslo y Bergen. Antes, se hizo famosa en su país al participar en el programa de televisión Talent Norge y tras ganar el premio Neeme Järvi en 2018, decidió descantarse por la batuta. Desde entonces, ha conducido algunas de las mejores orquestas escandinavas y formaciones de Alemania, Gran Bretaña, Japón o España (como la Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya).

La directora noruega Tabita Berglund, en una imagen La directora noruega Tabita Berglund, en una imagen

La directora noruega Tabita Berglund, en una imagen / G. H.

Diversión y risas para la familia

La OCG recuperará el Concierto para clown y orquesta con el que celebró los 25 años de su nacimiento. La idea original del espectáculo parte del clown Lolo Fernández y su dirección musical corre a cargo de Salvador Vázquez. Este viaje musical lleno de humor se podrá ver el 17 de abril a las 12:00 en el auditorio Manuel de Falla. Un mes después, el 15 de mayo, se llevará a escena el segundo de los dos conciertos familiares. ¡Voilà: Música! se trata de una obra para toda la familia donde se fusiona el mundo de la música con la fantasía de la magia. La orquesta, bajo la dirección de Lorenzo Ferrándiz, y Quiquemago, en su triple faceta de narrador, violinista y mago, mostrarán lo unidas que están música y magia, dos artes que compositores como Mozart, Grieg o Berlioz entrelazaban en sus creaciones.

El programa Cuentos, versiones y misterios estará protagonizado por Sergey Malo, artista residente en la OCG durante la actual temporada. El Concierto para violín en La menor, op. 129 de Schumann que escuchará el público el 23 y 24 de abril es una versión del propio Malov del Concierto para violoncello con el mismo opus. La orquesta también interpretará la obertura de La bella Melusina de Mendelssohn, inspirada en una criatura fantástica, combinación de mujer, agua y misterio; y Música para cuerda, percusión y celesta de Bartók, un encargo del director Paul Sacher para celebrar el décimo aniversario de la Orquesta de Cámara de Basilea. Más de 40 años después, Kubrick utilizaría fragmentos de la obra en El resplandor, logrando momentos de gran tensión.

La formación también será dirigida por otro joven prometedor dentro del panorama sinfónico europeo, el director portugués Nuno Coelho. Ganador del Concurso Internacional de Dirección de Cadaqués en 2017, el artista se pondrá al frente de la orquesta granadina por primera vez el 7 y 8 de mayo. El músico presentará un programa con dos mundos muy diferentes y alejados en tiempo y forma: el personal lenguaje de Ligeti en su Ramifications, con un sonido más transparente y relajado que obras anteriores, en contraste con las Sinfonías 88 y 103 de Haydn.

Quiquemago durante un momento del espectáculo '¡Voilà: Música!' Quiquemago durante un momento del espectáculo '¡Voilà: Música!'

Quiquemago durante un momento del espectáculo '¡Voilà: Música!' / G. H.

El broche de oro a la temporada lo pondrá Lucas Macías el 21 y 22 de mayo. La emocionante Fanfarria para el hombre común del compositor estadounidense Aaron Copland, compuesta cuando aún faltaba un año para que la Segunda Guerra Mundial concluyera, inicia el último recital de abono de la temporada. Un clásico contemporáneo al que se suma la Sinfonía núm. 1 de Prokofiev, otro de los paradigmas constructivos del siglo XX, en esta mirada a los clásicos como absoluta fuente de inspiración.

Un Réquiem como feliz liberación

Por último, se interpretará el Réquiem de Fauré con Natalia Labourdette como soprano, Gianfranco Montresor como barítono y el coro de la OCG, dirigido por Héctor E. Márquez. Una feliz liberación (como el propio nombre del programa), una clara declaración de intenciones, que espera la OCG que por estas fechas haya alejado al público de la experiencia dolorosa que se ha vivido estos meses. Un sobrecogedor réquiem que liberará y reconfortará a los asistentes en la temporada más atípica de la orquesta granadina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios