Ahora que el Legado de Ángel Barrios ha vuelto a abrir sus puertas de nuevo, con la cuidada intervención y musealización del arquitecto Juan Domingo Santos, es justo recodar la figura de Ángela Barrios, una mujer excepcional.

Hija de Ángel Barrios, nacida en la Calle Real de la Alhambra en la casa familiar de Antonio Barrios, vivió una infancia teniendo como patio de juego la propia Alhambra, con Manuel de Falla de padrino y disfrutando de pequeña de las historias que le contaba Federico García Lorca. La familia Barrios vivió en la casa construida sobre los restos de los baños de la mezquita de la Alhambra de 1886 a 1934, hasta que Leopoldo Torres Balbás la compra para la Alhambra y rehabilitar los baños.

Ángela Barrios comenta: "Por eso, contemplar el entorno de la Alhambra, en el que habitó mi padre, me trae a la memoria una acuciante presencia hecha de música y agua; el "agua oculta" de Manuel Machado, gran amigo nuestro, rememora en mí el caño del pilar de nuestra casa en los baños árabes de la calle Real de la Alhambra, aquel que mi familia atenuaba para que fluyese con menos bravura y más empatía hacia las guitarras de mi padre y de mi abuelo".

El traslado de la familia a Madrid y que Ángel Barrios fuera quedándose ciego, junto a la difícil situación, hizo que Ángela decidiera dejar su brillante carrera de actriz para cuidar de la familia y entrando a trabajar en Radio Nacional de España, Radio Clásica, donde realizó una destacada labor.

Cuando falleció su padre, en 1964, Ángela Barrios decidió donar todo su legado. Comenta que: "Deben descansar y de nuevo ser compartidas como siempre fue en nuestra casa. Su piano y su guitarra, "alma en pena de todos los amores imposibles" para Lorca, sus libros salpicados de dedicatorias de grandes hombres, fotos, cuadros y objetos personales nos seguirán cantando y contando tantas historias como oído fino y atento tenga el visitante".

Esta donación se materializa en 1975, y es en 1978 cuando se abren las salas dedicadas a su legado, construidas por Francisco Prieto Moreno y con la museografía de Manuel Orozco Díaz, quién realizó la primera biografía de Ángel Barrios (1999). Posteriormente mencionar el catálogo de la exposición Ángel Barrios, creatividad en la Alhambra (2014), que tuve el honor de comisariar, así como la tesis doctoral y el libro de Ismael Ramos: Ángel Barrios y Granada. La estela de una época (2015).

Ángela Barrios ha sido Medalla de Oro al Mérito de la Ciudad de Granada en 2003, Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de Granada en 2007, y Medalla de Honor del Festival Internacional de Música y Danza de Granada en 2018. Gracias a su generosidad desinteresada podemos recuperar una parte importante de la Edad de Plata granadina.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios