Julio Piñero / Deportes@granadahoy.com

Encuentros inesperados

Paco Sanz se sienta en el mismo palco que José Julián, habrá que esperar cuáles son ahora las consecuencias

TENGO que reconocer que me quedé muy sorprendido con algo que escuché ayer en el programa deportivo local de Onda Cero. Pedro Lara apuntó que Paco Sanz y varios directivos del Granada CF se habían sentado en el palco del Palacio de Deportes para presenciar el partido ante el DKV Joventut. Allí estuvieron junto a José Julián Romero. Mientras, a más de 100 kilómetros de distancia, Carlos Marsá se sentó al lado de Fernando Sanz, el hermano del presidente rojiblanco. Quién iba a pensar algo así hace unos meses. La de vueltas que da la vida en cuestión de horas. Digo yo que bien podían haberse juntado todos en el mismo sitio y algo en común se podría haber logrado. El deporte desune y más tarde une. Habrá que esperar un poco para comprobar las consecuencias.

Cabe interpretarlo como un acercamiento por parte de los dirigentes del Granada CF para buscar ayuda en los empresarios. Son muchos los pagos que hay que llevar a cabo de aquí hasta que concluya la temporada, y más si se asciende con la obligatoriedad añadida de convertirse en SAD. En ese momento se necesitará respaldo económico de muchos. El fútbol granadino está dividido en tres partes. Si dos se unen ahogarán al que se quede solo. Las cartas están sobre la mesa y en función de los intereses se irán moviendo en cuestión de tiempo. La competencia que se ha establecido con la irrupción del Granada 74 abre la posibilidad de unir a frentes que hasta ayer eran enemigos. Nunca es tarde si se logran poner de acuerdo.

De todos modos no cantemos victoria hasta que no veamos que se abre un camino común. Los empresarios granadinos con capacidad económica para soltar pasta en el deporte no pueden estar al margen si se quiere disponer de un proyecto ambicioso. Ellos tienen la llave y en el Granada CF es posible que se empiece a asimilar. Algo se puede estar gestando, pero como decía anteriormente, es mejor ser prudentes y esperar más acontecimientos para determinar con más exactitud por dónde van los tiros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios