Enmarañados en el verano

Por fuera, parece la estación del año más alegre. Pero, en realidad casi siempre acabamos enmarañados en el verano. Enredados en su insoportable calor, en la parálisis a la que tienen que enfrentarse quienes tienen que trabajar en estas fechas, en echar de menos las rutinas del otoño, el invierno y la primavera cuando los horarios llevan un ritmo que podría calificarse de más normal. Y luego están los que trabajan a pleno sol en verano sufriendo jornadas un tanto inhumanas y con la simple intención de ganarse el pan. ¡Vaya maraña de sociedad!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios