GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Escrúpulos y silencios

El extremo escrúpulo democrático se convierte en un arma en manos de los enemigos de la democracia

No se debe, no se puede decir. No conviene, no es oportuno decirlo. Porque se puede inflamar la xenofobia, arrojar sobre una comunidad entera la culpa de unos pocos y hacer el juego a la creciente extrema derecha europea. Pero es una realidad y cuando ésta se ignora se incurre en una defensa patológica de los valores democráticos que los hace más vulnerables frente a sus atacantes frontales -los terroristas- e institucionales -los partidos de extrema derecha-. Así este extremo escrúpulo democrático se convierte en una poderosa arma en manos de los enemigos de la democracia.

Aunque no se deba, ni pueda, ni convenga, ni sea oportuno decirlo, es necesario reconocer que en una parte considerable de la numerosa comunidad musulmana europea se da una aquiescencia pasiva con los terroristas que habla a través de su silencio y se manifiesta no manifestándose. Ya sabemos que la mayoría de los musulmanes europeos o residentes en Europa no son islamistas radicales: son tantos que si lo fueran ya estaríamos todos muertos o sometidos al fundamentalismo. Pero también sabemos que nunca se producen manifestaciones multitudinarias de musulmanes condenando estos crímenes. Se pide a los ciudadanos que diferencien entre musulmanes moderados e islamistas terroristas (y a veces, erróneamente, que lo hagan entre islamismo y terrorismo, como si no tuvieran nada que ver), pero no se considera correcto pedir a los musulmanes que condenen, denuncien y expulsen de sus comunidades a los fundamentalistas.

Es cierto que la Junta Islámica y la Comisión Islámica españolas han condenado el atentado de Londres. Pero también que incurren en el error de afirmar bienintencionadamente que "los terroristas que asesinan a seres humanos no tienen nada que ver con el islam". Por desgracia para nosotros y para ellos, porque fuera de Europa los islamistas moderados son sus víctimas más numerosas, no es así. El ex ministro socialista Jack Lang dijo tras el Bataclan: "Se trata de un ataque a nuestros valores. No sólo los de Francia, sino los de todos los países que comparten la fe en la democracia, la tolerancia y el valor del ser humano. Se trata de una embestida contra los valores de la Ilustración, contrarios a su visión totalitaria del mundo. Atacan a todo Occidente". Nada nuevo antes y después del siglo XVIII. Pongan nombres a estas fechas: 711, 722, 732, 1086, 1147, 1453, 1529, 1571, 1638, 1885 o 1915.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios