Lapidario

Interrogantes como partidos

Esta noche se pegan los carteles. Una acción que no por ser más simbólica es menos anacrónica, como las jornadas de reflexiones y todas esas tradiciones un tanto desfasadas para estos tiempos. Cuando los candidatos empiecen a mojar las escobas en los cubos para llenar las calles con sus caras se dará el pistoletazo de salida oficial a una campaña de dos semanas en la que, a buen seguro, habrá pocos días de transición y muchos días de dardos envenenados. Sobre todo, en un escenario que es todavía más nuevo para los políticos municipalistas, que quizás estén menos acostumbrados a las minorías en el caso de Granada y a tener que buscar socios de gobierno, aunque los tres últimos años hayan sido una excepción y aquel famoso tripartito de Moratalla. Las del 26 de mayo son, sin duda, las elecciones municipales más abiertas de la historia de la democracia en Granada. La situación está tan fragmentada que los políticos prefieren mantenerse prudentes por el momento y no hablar mucho del tema pactos y centrarse en sus propuestas. Aunque, inevitablemente, llegará el momento. Que empiece el juego.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios