GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Ojo de pez

Pablo Bujalance

pbujalance@malagahoy.es

Nación olvidada

Si realmente esto lo paga Madrid, habría que elevar allí una queja y denunciar que los servicios funcionan fatal

Será que uno es muy retorcido, pero no deja de mosquearme que sólo un día después de que Pablo Iglesias se refiriera a Andalucía como "una nación olvidada", saliera Cifuentes a decir que los madrileños pagan 3.000 millones de euros "para que los andaluces tengan sanidad y educación". Entre esto y Dolors Bassa quejándose de que Andalucía deja pasar impunemente a los niños que van a Barcelona a esnifar pegamento, ya me dirán ustedes: hacía falta el comodín del público y lo están pidiendo a raudales. A lo mejor alguien podría preguntar cuánto han dejado de percibir los andaluces para que los madrileños tengan la capital permanentemente levantada y gasten millonadas a la basura a cuenta del relaxing cup of café con leche y otras chuflas, pero vaya, igual tampoco es plan (Susana Díaz, que es así de flamenca, puso precio a tan jugosa cabeza: 109 euros por habitante es lo que deja de percibir Andalucía respecto a Madrid por obra y gracia del sistema de financiación autonómico). Aunque si realmente esto lo paga Madrid, habría que elevar allí una queja y denunciar que los servicios funcionan fatal, que en la sanidad no hay quien llegue vivo al final de una lista de espera y que en los colegios del interior los niños van a clase con mantas porque no hay para pagar la calefacción. Si van a convidar ustedes, háganlo bien.

Cada cual, en fin, se complica la vida como puede. Lo bonito de escuchar a Cifuentes fue corroborar el papelón que le cayó al PP andaluz a costa del desahogo de la considerada vanguardia en materia social del partido a nivel nacional. Lejos quedaban los días en que Cifuentes se hacía fotos con una camiseta del Málaga entre Moreno Bonilla y Elías Bendodo. Lo único que pudieron hacer es lo que hicieron: echar balones fuera. Carmen Crespo recordó que el sistema de financiación es fruto del pacto que alcanzaron Zapatero y los nacionalistas catalanes, y razón no le falta (el reparto de la tarta es tan proporcional como la fórmula de representación parlamentaria en el Congreso), pero si tan claro lo tienen convendría apuntar las razones por las que Rajoy y Montoro han decidido darle el visto bueno todos estos años, que no han sido pocos. Pero yo creo que el quid es otro: Cifuentes pudo haber mentado a los gallegos, a los aragoneses, a los cántabros o a los manchegos, pero acordarse de los andaluces cuando de solidaridad territorial se trata aporta un notable plus de legitimidad. Siempre hay alguien a tiro de quien estar hasta el gorro.

Perdonen ustedes tanta demagogia. Queda mucho mejor lo de la nación olvidada. A ver para qué nos quieren recordar ahora.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios