En tránsito

'Teruelización'

Un país 'teruelizado' es un país ingobernable. Un país 'teruelizado' es un país condenado a fracasar

Hay palabras que irrumpen de repente en el vocabulario general y que todos sabemos que van a tener éxito a pesar de que suenen muy raro. Una de esas palabras nuevas es teruelización, que ha descubierto el gran José Antonio Montano. Apunten la palabra porque la vamos a oír a menudo a partir de ahora, y probablemente se irá ramificando en los verbos correspondientes (teruelizar) y en sus adjetivos derivados (teruelizado, teruelizante, teruelizador").

¿Y qué significa teruelización? Pues muy sencillo: esta palabra fea y molesta y difícil de pronunciar se refiere a un movimiento político que tuvo su origen en la plataforma electoral Teruel Existe y que ahora se está extendiendo por todo el país en forma de pequeños partidos uniprovinciales que pretenden hacer valer su peso electoral con la excusa de reclamar un hospital para Villanueva del Conejar o un polideportivo para Castañedo das Tanxugueiras. En su día, Teruel Existe sacó un diputado que resultó crucial para la investidura de Pedro Sánchez, y estas candidaturas se proponen imitar el modelo chantajista de reclamar favores a cambio de esos escasos votos que lo deciden todo en un sistema tan fragmentario y caótico como el nuestro (por decisión, todo sea dicho, de Pedro Sánchez, ese gran hombre que pasará a la historia por el único logro de haber teruelizado España). Estas candidaturas han tenido éxito en Castilla y León. En Andalucía ya se anuncian candidaturas teruelizadas para Granada, Huelva y Jaén. La teruelización avanza imparable.

Hay gente que ve estas candidaturas con simpatía -"lo pequeño es hermoso"-, pero no conviene olvidar que estas plataformas electorales reproducen dos de los vicios más perjudiciales de la historia electoral hispánica: el caciquismo y el cantonalismo. Esas plataformas no tienen interés alguno en el bien común y sólo pretenden participar en una sórdida compraventa de favores a cambio de unos pocos votos. Un país teruelizado es un país ingobernable porque nadie puede hacer planes a largo plazo y todo se compra y todo se vende en una negociación agónica de última hora. Un país teruelizado es un país condenado a fracasar, pero éste es el modelo de país al que nos vemos abocados. Mal asunto. Esa mentalidad pequeña, tontorrona y caciquil nunca nos ha deparado nada bueno. Nunca.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios