En tránsito

'Valla' pasada

Hay un nexo causal entre los errores ortográficos y el comportamiento de esos cinco muchachotes en Pamplona

Con motivo del juicio por violación contra los cinco integrantes de "la manada" -así se hacían llamar ellos-, han salido a relucir algunos de los whatsapps que solían intercambiarse cuando salían a realizar sus cacerías de carne humana (siempre femenina, por cierto). Reproduzco algunos de esos mensajes: "Valla pasada. Son ellos tio. Valla pitote". Sí, ya sé que es muy frívolo fijarse en la horrible ortografía de estos mensajes, porque lo realmente terrible es lo que esos cinco andaluces le hicieron a una chica en un portal de Pamplona. Vale, de acuerdo. Pero me pregunto cómo es posible que no le demos importancia al gigantesco fracaso educativo que ponen de manifiesto esos mensajes. Estos hombres -o lo que sean- se han pasado como mínimo diez años en un centro educativo. Y, aun así, no saben escribir "vaya pasada". ¿Cómo es posible que hayamos degradado tanto nuestro sistema educativo? ¿Y qué está pasando con los miles de millones de dinero público que se destinan a la enseñanza pública?

Por supuesto que alguien me dirá que estas faltas de ortografía no son el problema, sino la conducta vergonzosa de estos cinco andaluces que se comportaron como bestias (a la espera de la sentencia, sólo el hecho de filmar lo que hicieron ya los define como bestias). Y alguien más me dirá que millones de nuestros conciudadanos escriben igual de mal y no por ello son delincuentes. Sí, vale. Pero alguien debería caer en la cuenta de que hay un nexo causal entre esos errores ortográficos y el comportamiento de esos cinco muchachotes. Porque hay un fallo muy grave en nuestro sistema educativo cuando unos jóvenes como los de la manada se comportan como se comportan. Y la conducta de estos cinco jóvenes no sólo demuestra que son muy brutos en su forma de entender la vida y la diversión y el sexo, sino que ni siquiera saben escribir de forma correcta. Y una cosa, me temo, precede a la otra. ¿Cómo van a saber comportarse como adultos si ni siquiera saben escribir como niños de diez años?

Los defensores del actual sistema educativo lo defienden de las críticas con el argumento de que no está concebido para formar en conocimientos sino en valores. Pues bien, el caso de la manada ha puesto en evidencia que nuestra escuela no es capaz de hacer ninguna de las dos cosas. Y eso es un desastre gigantesco del que nadie querrá responsabilizarse.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios