GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

¿Ya lo hemos olvidado todo?

Durante el 'procés' se podría haber producido algún hecho aislado que desencadenase una espiral violenta

Una de las características de nuestra época es que la capacidad de almacenar recuerdos parece haberse atrofiado por completo, de modo que cada vez nos cuesta más recordar hechos que vivimos hace apenas un año o incluso mucho menos. Lo estuve pensando al ver algunas sesiones del juicio contra los acusados del procés, cuando Junqueras y Turull repetían una y otra vez que todo el proceso fue pacífico y que nunca hubo el menor riesgo de que se produjera un enfrentamiento violento. Es más, tal como discurrieron los hechos -decían los dos-, nunca se habría podido producir ni un solo hecho violento. Y hablaban en serio.

Es asombroso. Cualquiera que estuviera al corriente de lo que ocurrió en octubre del 2017 en Cataluña sabe que en cualquier momento podría haberse producido un hecho aislado que desencadenase una espiral de acciones y reacciones violentas. No hay que olvidar que la Policía autonómica catalana estaba compuesta por 17.000 hombres armados. Y hubo roces con los guardias civiles, escaramuzas, concentraciones frente a los hoteles donde se alojaban los guardias y campañas orquestadas de insultos y de amedrentamiento. La tensión se podía cortar con un cuchillo, como dicen las malas novelas. Cualquiera que tenga amigos en Cataluña sabe que todo el mundo se temía lo peor. Cualquiera que conozca lo que pasó sabe que las cosas se podrían haber puesto muy feas a causa de una pelea, un insulto o un incidente cualquiera. Repito que había 17.000 mossos d'esquadra armados. Y enfrente, unos dos mil policías y guardias civiles que se sentían acosados y perseguidos. Por suerte no pasó nada, pero podría haber pasado: un tiro, un herido, un muerto. Y después, ¿qué?

El 1 marzo de 1992, en Sarajevo, un mafiosillo que pertenecía a la comunidad bosnia y se dedicaba a las apuestas clandestinas tiroteó a los asistentes a una boda serbia. La comunidad serbia de la ciudad empezó a montar barricadas en sus barrios. Un mes más tarde, la ciudad estaba rodeada por las milicias serbias y antiguas unidades del ejército yugoslavo. El asedio de Sarajevo duró cuatro años y en los combates murieron 10.000 soldados y cinco mil civiles. Por aquellas mismas fechas hubo más de cien mil muertos en la guerra de Bosnia, alrededor de Sarajevo, casi todos civiles. ¿Y para qué? Para nada. Absolutamente para nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios