Autopista eléctrica

El proyecto de alta tensión por el Valle de Lecrín se topa con olivos centenarios

  • Al incipiente movimiento vecinal se une la candidatura a Patrimonio Mundial del paisaje olivarero por donde discurre la línea

Comentarios 1

El proyecto de Red Eléctrica Española (REE) de implantar una línea de alta tensión en el Valle de Lecrín se va a topar con varios inconvenientes. De un lado, la negativa de los vecinos de los municipios de la comarca. De otro, el proyecto de declaración como Patrimonio Mundial de la UNESCO del paisaje olivarero de la comarca.

De los últimos movimientos al respecto, el Ayuntamiento de Dúrcal aprobó recientemente una moción contra la instalación de estas torres eléctricas, al menos en su municipio tal y como están ahora planteadas. Por otro lado, la Plataforma Di No a las Torres, que se encuentra en fase embrionaria, empieza a ganar adeptos entre los vecinos del valle. “Nunca había visto tanta gente organizada en el Valle, y de ideologías tan diferentes”, afirmó a esta redacción Sandra, una vecina de la comarca muy implicada en el movimiento.

La semana pasada, Red Eléctrica Española (REE) rechazó todas las propuestas formuladas por vecinos y miembros de la plataforma, según los asistentes a la reunión informativa que mantuvieron los responsables de la operadora con varios de los representantes de los ayuntamientos de la comarca. Al acto, celebrado en la población de Albuñuelas, acudieron los alcaldes de esta localidad, además de los de Pinos del Valle, Dúrcal y El Valle, mientras que se reportó la no presencia de los de Villamena, que aúna los núcleos de Cozvíjar y Cónchar –el más afectado por ser el más cercano a la futura subestación de Saleres–, Padul y Nigüelas, cuya alcaldesa, Rita Rodríguez, es además la presidenta de la Mancomunidad del Valle de Lecrín.

Precisamente, la acción más relevante que pretenden llevar a cabo desde la plataforma atañe a la regidora de esta localidad. Di No a las Torres pretende que sea ella, con su cargo de presidenta de la Mancomunidad de municipios, quien convoque a todos los alcaldes a una nueva reunión para informarles, tanto a ellos como a los vecinos. Esa posibilidad va ganando cuerpo, según miembros de la plataforma. “Existe una gran desinformación a nivel oficial”, explican fuentes de la asociación.

La plataforma Di No a las Torres quiere que la Mancomunidad del Valle tome la iniciativa

También se pretende que sea a través de esta entente de municipios por donde se canalicen las principales alegaciones al proyecto de instalar una línea de alta tensión de 220 kilovoltios entre Órgiva y Saleres, pasando por Ízbor y El Valle, y que cambiará el paisaje de una zona que vive del turismo natural.

REE justificó su actuación en la zona prácticamente como inevitable para poder hacer circular con seguridad a toda la electricidad del eje Sur-Levante, creando así un anillo que envolvería Sierra Nevada con otra línea de 220 kV entre Benahadux, Huéneja y Las Gabias.

Una de las primeras reivindicaciones de la plataforma fue soterrar la red de alta tensión, propuesta rechazada por Red Eléctrica por las servidumbres de paso que generaría, algo que ya sucede con líneas tendidas en el aire. Por esta posibilidad es por la que pelearán en el Valle.

Otra propuesta fue actualizar la red ya existente entre Málaga y Granada, algo que también descartó la compañía por el “cambio de los focos de producción eléctrica”, por lo que ya “no interesa” esa actuación, según la promotora.

Vista del paisaje olivarero de Albuñuelas, que pretende ser declarado Patrimonio Mundial Vista del paisaje olivarero de Albuñuelas, que pretende ser declarado Patrimonio Mundial

Vista del paisaje olivarero de Albuñuelas, que pretende ser declarado Patrimonio Mundial / G. H.

Sin embargo, el principal haz de luz al que se aferran los vecinos contrarios a la instalación del tendido de alta tensión por el Valle de Lecrín es la candidatura a Patrimonio Mundial de los Paisajes del Olivar de la zona, donde se encuentran algunos de los ejemplares más altos de Europa (tras unos que se encuentran en Grecia). Esta candidatura, que también engloba enclaves olivareros de Jaén, Córdoba, Sevilla, Málaga y Cádiz pasó la primera criba en el mes de enero.

Fuentes de la plataforma consultadas por este diario afirman que el paisaje del Valle de Lecrín “está protegido”, tanto de “sitio histórico” como de “interés cultural”, figuras que protegen la ley de patrimonio andaluz. En la web de la candidatura de Los Paisajes del Olivar en Andalucía se justifica la inclusión del Valle de Lecrín dentro de su expediente por albergar el modelo nazarí para este cultivo, que modeló el paisaje del lugar mediante bancales para aprovechar el agua de Sierra Nevada.

Los motivos de REE no convencieron a los vecinos en la primera reunión

Otra de las características que hacen especial esta zona es la fisonomía de estos olivos, a los cuales se dejan crecer más de lo habitual para proteger de las heladas a los árboles de cítricos, principal sustento agrario del Valle. Dentro del paisaje se incluyen molinos como el de Mondújar, o la Almazara de las Laerillas, del siglo XV, situada en Nigüelas. Esta denominación supondría un impulso turístico muy importante para la comarca.

Los mapas de la candidatura delimitan este paisaje protegido los núcleos poblacionales de Albuñuelas, Cónchar, Cozvíjar, Dúrcal, Nigüelas, Lecrín, Restábal, Saleres, Melegís y Béznar. En varios de estos pueblos discurre la línea de 220 kV, incluida la subestación cercana a Cónchar.

Los defensores del Valle como espacio natural de estos árboles creen que REE puede estar acelerando el proceso de obras para instalar la red de alta tensión antes de que la UNESCO proteja la zona, lo que, a su juicio, podría impedir que el lugar vea alterado su paisaje con decenas de torres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios