Línea de alta tensión

Autorizan las obras para ampliar la subestación de Caparacena para el eje norte de Granada

  • La actuación prepara el complejo para gestionar la energía de la línea con Baza y La Ribina

Imagen de interruptores eléctricos en la subestación de Caparacena Imagen de interruptores eléctricos en la subestación de Caparacena

Imagen de interruptores eléctricos en la subestación de Caparacena / G. H.

En su día fue calificado como el primer gran paso para el inicio de la construcción de la línea eléctrica de alta tensión Caparacena-Baza-La Ribina. Ahora se puede empezar a materializar. El Gobierno acaba de concederle a Red Eléctrica de España la autorización para empezar las obras de ampliación de la subestación de Caparacena, encaminada a asumir, transformar y evacuar la energía generada y transportada por la nueva autopista de 400 kilovoltios.

Los plazos administrativos del proyecto han durado prácticamente año y medio, desde que la Subdelegación del Gobierno en Granada recibiera la solicitud de la operadora del sistema eléctrico nacional para que se le concedieran los permisos, hasta ahora. En concreto, el proceso se ha resuelto por la vía rápida con la concesión simultánea tanto de la autorización administrativa previa como de la definitiva de construcción, según figura en la publicación de ayer del Boletín Oficial del Estado.

Las obras para ampliar esta instalación, sin embargo, no serán las primeras de la línea de alta tensión, que ya en algunos municipios de Los Montes y el norte de la provincia (comarca de Baza) han visto cómo se movían las primeras tierras y se iniciaba la colocación de los postes que sostendrán las torres eléctricas, algunas de decenas de metros de altura sobre el suelo. El pasado mes de agosto se firmaron las últimas actas de expropiación de terrenos y antes se había declarado este eje eléctrico de Interés General, lo que aseguraba su construcción. Fue apenas una semana después de esta certificación cuando se inició este expediente.

La obra instalará tres interruptores, uno central y dos de salida, en una de las calles del complejo

En concreto, la actuación en la actual subestación eléctrica de Caparacena, situada en las afueras del anejo de Atarfe, a los pies de Sierra Elvira, no requerirá de una ampliación del perímetro de la misma, ya que en el interior existe espacio suficiente para colocar la maquinaria necesaria para la recepción y evacuación de la energía transportada.

Así, se procederá a instalar tres nuevos interruptores en la calle 4 del complejo, uno central y otros de salida hacia Baza, para una tensión nominal de 400 kilovoltios, capacitados para soportar una tensión máxima de 420. Se trata de una instalación convencional exterior con tecnología de tierra AIS, y cuyo presupuesto aproximado de obras es de 1.341.665 euros.

La función de esta ampliación de la capacidad de la subestación del municipio atarfeño es "permitir la evacuación de la energía generada en instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables", según recoge el proyecto. En la zona norte de la provincia de Granada ya hay planes para instalar parques eólicos.

Contra esta resolución del BOE, que agota la vía administrativa, al menos cabe la interposición de recurso de alzada a partir de hoy. Este es el método que están utilizando los vecinos de las urbanizaciones de las afueras de Albolote para paralizar la otra línea de alta tensión que se pretende construir en la provincia, y que también forma parte de la planificación nacional de energía, la Benahadux-Saleres-El Fargue, que se encuentra paralizada en el tramo que discurre por el valle de Lecrín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios