Andalucía

Tres mil euros de multa al alcalde de Otura por faltas a la Guardia Civil

  • "Soy el alcalde y lo hago como me sale de los cojones", espetó Ignacio Fernández-Sanz a los agentes que le ordenaron que suspendiese una carrera de karts ilegal que él mismo había organizado.

Comentarios 39

División de opiniones hasta en los hechos. El caso es que la Guardia Civil ha impuesto al alcalde de Otura, Ignacio Fernández-Sanz, una sanción de 3.000 euros que el regidor anuncia que recurrirá por vía administrativa. Pero los hechos que motivaron dicha denuncia por parte del Instituto Armado son totalmente bipolares. Mientras El Plural afirmaba que la sanción estaba motivada por unos presuntos insultos, desde el Ayuntamiento de Otura se niega categóricamente esos exabruptos y justifican la multa en la "actitud chulesca y prepotente del guardia civil".

Para empezar, la acción se sitúa en la polémica urbanización Las Alondras, que tiene enfrentados a promotor y equipo de gobierno desde hace años. Por otro, el medio digital asegura que se celebraba "una carrera de karts", mientras que el Ayuntamiento defiende que era "un eslalon de coches clásicos" en el que no se podía superar la 30 kilómetros por hora, en el marco de las fiestas patronales del año pasado.

En la publicación digital se asegura que la actividad era "ilegal" y que "carecía de seguridad", mientras que desde el Consistorio se defiende que "estaba presente la Policía Local, Protección Civil de Otura acompañada con refuerzos de otros municipios, además de una ambulancia".

Elplural.com asegura que la Guardia Civil se personó por el "posible peligro" para los asistentes, mientras que el alcalde defiende que llegaron para "disolver" una concentración. El alcalde intervino para explicar "que aquello no era una manifestación". Entonces llegó lo que, según el medio, motivó la sanción, ya que el alcalde espetó que "lo hago como me sale de los cojones".

Desde el Consistorio defienden que "más de trescientas personas fueron testigos de lo que sucedió", mientras que criticaron "la actitud chulesca y prepotente del miembro de la Guardia Civil que ha interpuesto la denuncia". Además, las mismas fuentes aseguraron que los agentes dejaron que se siguiera disputando la prueba una vez multaron a Fernández-Sanz.

"Si la Guardia Civil hubiera detectado peligro alguno, en ningún caso hubiera permitido que se realizase la prueba, tal y como ocurrió", aseguraron desde el Consistorio otureño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios