Sucesos

"La alcaldesa no la quería, iba fuera de la lista": el marido de la concejal de Maracena secuestrada achaca el suceso a "problemas de trabajo"

"La alcaldesa no la quería, iba fuera de la lista": el marido de la concejal de Maracena secuestrada achaca el suceso a "problemas de trabajo"

"La alcaldesa no la quería, iba fuera de la lista": el marido de la concejal de Maracena secuestrada achaca el suceso a "problemas de trabajo" / G. H.

Vanessa Romero entró en 2019 en el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Maracena, encabezado entonces por Noel López (actual secretario general del PSOE andaluz), primero como concejala de Presidencia, posteriormente en Urbanismo y ahora finalmente como responsable del área de Agenda 2030, una nueva cartera creada en junio. Entre medias también ha ejercido en varias ocasiones como alcaldesa en funciones. En total, cuatro años de gestión pública, con un perfil bajo, que ahora ha saltado a primera plana nacional después del intento de secuestro que sufrió el pasado martes por parte de la pareja de Berta Linares, actual regidora del municipio metropolitano en sustitución de López, que dejó el bastón de mando para irse a Sevilla a dirigir el equipo de Juan Espadas. 

Ese perfil bajo, sin embargo, no ha evitado que se ganara el cariño y el afecto del resto del Consistorio. Desde el Partido Popular, principal grupo de la oposición, destacan el buen trabajo de Romero, de la que dicen que es "la concejal con la que mejor trato" tienen, según cuenta a este periódico Julio Pérez, actual candidato a la Alcaldía por el grupo azul. 

Aunque Pérez reconoce que había buen entendimiento a nivel individual y de partido con el equipo de Gobierno, puntualiza la especial facilidad de trabajo con la responsable de Agenda 2030, de la que dice que era "una buena concejal y una mejor persona". 

Pese a todo, ese buen entendimiento parece que no se producía de puertas para dentro. Una vez conocida la noticia del secuestro, entre los vecinos de Maracena comenzó a cobrar fuerza el comentario que apuntaba a una enemistad entre la alcaldesa y la edil, incluso en un primer momento hubo quien barajó la posibilidad de un móvil amoroso, algo inmediatamente descartado por la Guardia Civil una vez tomaron declaración a la víctima. 

Esa mala relación entre alcaldesa y concejal es también sostenida por Luis Sánchez, pareja de esta última, quien cuenta a este periódico que entre ambas había "problemas de trabajo" y que la relación solo era "cordial". A modo de ejemplo, Sánchez relata que su relación se limitaba a saludarse, sin establecer ningún tipo de vínculo más allá, una situación curiosa teniendo en cuenta que el equipo de Gobierno está formado por solo once concejales, incluyendo a Linares y Romero. 

Aunque el marido de la víctima se muestra cauto e insiste no se entera "mucho" de lo que ocurre en el Ayuntamiento, ya que trabaja "fuera", también pone énfasis en que ambas mujeres "no se llevan bien", e incluso se muestra tajante al afirmar que la alcaldesa "no quería" a Romero como compañera de trabajo, así que de cara a las próximas elecciones "iba fuera de las listas", según explica a este periódico. 

La propia concejal que fue secuestrada durante unas horas por la pareja de la alcaldesa apuntó ante la Guardia Civil a la posibilidad de que el hecho de que dispusiera de información comprometida contra la regidora sobre la gestión municipal estuviera detrás de lo ocurrido.

Según han informado a Efe fuentes próximas a la investigación, la edil trasladó esa sospecha a los agentes durante la declaración que prestó ayer ante la Guardia Civil, encargada de la investigación del caso.

El temor a que hiciera pública esa información podría estar detrás del secuestro del que fue víctima por unas horas, según su testimonio.

Prestando declaración hasta las 22:00 horas

Sánchez explica que su esposa actualmente "está bastante mal", pero en casa, y que fue atendida en un primer momento por un equipo de psicólogos. Una vez salió del hospital del PTS, siempre según la versión del marido, estuvo prestando declaración en la Comandancia de la Guardia Civil de Almanjáyar "hasta las 21:00 o 22:00 de la noche". 

Sería en ese lugar donde, según han apuntado algunas fuentes, tendría intención de exponer un caso de corrupción que afectaría al Ayuntamiento maracenero y que sería el motivo que habría llevado al que era pareja de la alcaldesa a cometer el intento de secuestro. 

Esta versión fue rechazada por Linares en la rueda de prensa que concedió la mañana del martes y en la que ha asegurado que en el tiempo que lleva en el Ayuntamiento, "es demostrable" que "nunca ha habido nada" ni ningún "escándalo", ni que tampoco se esté "urdiendo nada". Todo ha estado, ha proseguido, "auditado" por órganos como el Tribunal de Cuentas o la Airef, y "nunca" ha habido expedientes con informes en contra de interventor, secretario o técnicos.

También declina esta hipótesis el marido de la víctima quien, pese a no mostrarse decidido, considera que su mujer no iba a realizar ningún tipo de denuncia ante el Instituto Armado e insiste en no saber qué tenía "ese hombre" contra la concejal. 

Sobre el posible caso de corrupción también se ha pronunciado el PP local. En un comunicado, el grupo ha pedido la comparecencia, en un pleno extraordinario, de la alcaldesa para que "se disipe cualquier duda sobre un presunto móvil de denuncia de corrupción en el Consistorio"

Tranquilidad a pie de calle

Frente a los tejemanejes en el Ayuntamiento, Maracena vivía con tranquilidad. Mientras la alcaldesa comparecía en el interior del Consistorio, el resto de vecinos realizaba su vida normal, sin verse apenas afectado por el suceso. 

La mayoría de vecinos consultados por este periódico reconocen haberse enterado de lo sucedido a primera hora de la mañana, algo entendible pues el tema ha abierto todos los informativos matinales. Quienes sí se fueron a dormir con esa información cuentan que lo ocurrido no perturbó la vida del municipio metropolitano, algo también entendible, pues el secuestrador trasladó a Romero hasta Armilla, un municipio que aún este miércoles vive alterado por lo sucedido.

Pero volviendo a Maracena, este miércoles apenas se diferenciaba de cualquier otro día de la semana. "Me he enterado esta mañana viendo la tele, la verdad es no sabía nada", cuenta Inés López, sentada en una terraza de un bar, aprovechando los primeros rayos de sol de febrero. 

A pocos metros, un grupo de amigos comenta el tema. Como muchos vecinos, apuntan a la idea de un distanciamiento entre Linares y Romero, aunque aseguran que son "cosas que se dicen en el pueblo" y nadie se atreve a confirmar al 100% que hubiese algún tipo de enfrentamiento. "La verdad es que era una mujer muy discreta, fíjate que yo ni siquiera sabía que tenía novio", cuenta, casi a modo de explicación, María, sobre la alcaldesa. "Ella tiene dos hijos pero estaba divorciada", le toma la vez Jesús, también en el grupo de amigos. 

En relación a la otra parte, a la concejal, era casi un clamor quienes pedían que todo se quedase en un susto y que Romero se recuperase pronto. "Lo habrá tenido que pasar fatal, espero que no sea nada grave", explicaba Carmen Rodríguez, a las puertas del Consistorio. Como muchos, alertados por la cantidad de medios de comunicación que se acercaron a cubrir la rueda de prensa de la alcaldesa, se acercaron a la calle Fundación Rojas, donde se encuentra el edificio consistorial, preocupados por la situación de la concejal. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios