Provincia

Más de 400 empleados públicos sostienen los servicios sociales y residencias de Granada frente al coronavirus

  • La Diputación destaca el "esfuerzo y sacrificio" de todos los profesionales

Dos ancianas acompañadas de una trabajadora. Dos ancianas acompañadas de una trabajadora.

Dos ancianas acompañadas de una trabajadora. / J. Grosso/Diputación

Más de 400 empleados públicos son los encargados de sostener los servicios sociales y de asistencia que presta la Diputación de Granada en la provincia durante la crisis sanitaria del coronavirus y el estado de alerta.

Según ha informado la Diputación de Granada, se trata de profesionales que forman parte de las plantillas de las residencias de mayores La Milagrosa, en Armilla, y Rodríguez Penalva, en Huéscar, y del centro para personas con discapacidad Reina Sofía, en Armilla; y de los miembros de los equipos de Servicios Sociales Comunitarios de la provincia.

Hay que destacar que también son dependientes de la Diputación de Granada, los bomberos de la Agencia Provincial de Extinción de Incendios. En total son 63 bomberos en los cuatro parques repartidos por la provincia (Alhama, Iznalloz, Huéscar y Cádiar), que se mantienen plenamente operativos y que han incorporado un protocolo de emergencia para intervenciones en las que estuvieran involucradas personas afectadas por la Covid-19.

La diputada provincial de Centros Sociales, Adela Álvarez, ha señalado que en estos tres centros residenciales dependientes de la Diputación trabajan 232 personas, entre auxiliares y enfermeras: La Milagrosa (76 trabajadores), Rodríguez Penalva (65) y Reina Sofía (91).

Álvarez ha resaltado que todos y cada uno de estos hombres y mujeres están desarrollando "una labor extraordinaria en momentos muy duros que todos viven con inquietud". "Están dando lo mejor de sí", ha dicho, y ha subrayado que "es un orgullo contar con personal tan profesional y, a la vez, tan humano". La diputada ha agradecido "sinceramente" el "esfuerzo y el sacrificio que se está haciendo en los centros sociales por parte de todas".

Además, los Servicios Sociales Comunitarios, en sus 13 centros repartidos por la provincia, cuentan con 214 personas, que se encargan de dar asistencia a personas y familias con dificultades. Según la provincial diputada de Bienestar Social, Olvido de la Rosa, todo ese trabajo se sigue desarrollando "porque sigue siendo necesario". De los 214 profesionales que componen esos equipos, un 30 por ciento cumple con su función de forma presencial, y el resto trabaja y atiende a los usuarios de forma telemática.

Para la diputada, "es fundamental que estos momentos complicados se mantenga la red de protección social de las instituciones, y en este caso, de la Diputación de Granada, para atender a las personas más vulnerables en el conjunto de la provincia". Para ello, el área de Bienestar Social ha establecido un sistema de funcionamiento en el que se refuerza la atención telefónica y se reserva la atención presencial solo a casos urgentes e inaplazables.

Por su parte, el diputado provincial de Recursos Humanos, José García Giralte, ha querido dejar claro que todos los trabajadores de la institución, más de 1.700, están localizados y disponibles si son requeridos, y ha insistido en que la Diputación debe seguir prestando servicio a través de todas sus áreas.

Particularmente, se ha referido a la asistencia a los pequeños municipios, que siguen haciendo consultas, necesitan asesoramiento, y no disponen de recursos por sí solos. Por ello, se ha establecido un sistema de guardias y turnos rotatorios en la sede central de la institución y en otras sedes.

Actualmente, trabajan de forma presencial entre una y tres personas por servicio y el resto, cuando es posible, lo hace a través de teletrabajo. En este sentido, el área de Administración Electrónica, está trabajando para que se puede generalizar esta opción mientras se prolongue la alerta sanitaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios